A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Breves apuntes sobre Sitges 2018 Programa Vivir Rodando 102: Cómo acabar con la contracultura Programa Vivir Rodando 101: Oscars 2018 Programa Vivir Rodando 100: Jacques Vallée / Encuentros en la tercera fase
0

Sencillez inconformista




 Open Windows
(Open Windows)

Una película de Nacho Vigalondo | España | 100 minutos

Intérpretes: Elijah Wood, Sasha Grey, Neil Maskell, Adam Quintero, Ivan Gonzalez, Jaime Olias

Cines: (Alicante) Cines Panoramis | Kinépolis Alicante Plaza Mar 2 | Aana San Juan | Ábaco San Vicente || (Madrid) Acteón | Artesiete Alcalá Full HD | Cinesa La Gavia 3D | Cinesa Las Rosas 3D | Cinesa Manoteras 3D | Cinesa Méndez Álvaro 3D | Cinesa Principe Pío 3D | Cinesa Proyecciones 3D | Dreams Palacio de Hielo | Princesa (V.O.S.) | Yelmo Cines Islazul 3D | Yelmo Cines Plenilunio 3D || (Barcelona) Arenas Multicines | Cinesa Diagonal 3D | Cinesa Diagonal Mar 18 3D | Cinesa Heron City 3D | Cinesa La Maquinista | Cinesa Maremagnum | Glòries Multicines | Renoir Floridablanca (V.O.S.) | Yelmo Cines Icaria 3D (V.O.S.)   

©EOneFilms
Las últimas películas de James Gray y Nacho Vigalondo han llegado con una semana de diferencia a la cartelera española. Y es curioso porque son dos cineastas que aunque a priori no tienen nada que ver si que comparten algo en común: sus largometrajes más complejas de lo que parecen y no dejan de ser retos para el espectador. La otra coincidencia es que esos retos no han calado en una mayoría del público haciendo que muchas de las películas de Gray y Vigalondo hayan tenido problemas de taquilla. Quizá por eso es lógico que después de una película tan reivindicable (el tiempo me dará la razón) como Extraterrestre Nacho Vigalondo haya optado por una película de género aparentemente sencilla. Open Windows es un emocionante thriller de personajes marcados (el héroe inesperado, la chica en peligro y el villano) con en el que cualquier director podría haber cubierto el expediente. Nacho Vigalondo podría haberse conformado con hacer una película terrenal resolviéndola fácilmente con su pericia técnica. Pero afortunadamente para nosotros el director cantabro convierte su película sencilla con chica en peligro en una compleja virguería donde los reflejos del espectador son casi tan importantes como los de los personajes.


Si Brian De Palma consiguió hacer películas personales mirando a Alfred Hitchcock aquí en un juego de muñecas rusas Nacho Vigalondo mira a un De Palma 2.0 que a su vez seguia mirando a Hitchcock. Open Windows está narrada a través de las múltiples ventanas de la pantalla de un ordenador, de un móvil, de una cámara de seguridad... dejando que el espectador se deje llevar por múltiples detalles o pistas (algunas falsas). Eso hace que Open Windows se deje llevar por un falso caos. Falso porque Nacho Vigalondo controla toda esa aparente confusión para que la narración llena de giros increíbles nunca se salga de madre. Por eso el espectador cree que ante tantas ventanas (caminos) es libre pero en realidad está siendo llevado de la mano por el director. Dado lo bien narrada que está en Open Windows es tan importante el Vigalondo escritor como el Vigalondo director. Por la cantidad de texturas que tiene Open Windows es difícil describir alguna de sus estupendas escenas: una Sasha Grey escapando del maletero con su imagen deformado o una nueva forma de crear finales aparentemente apacibles. O una escena aparentemente inofensiva pero de gran fuerza como Elijah Wood conduciendo al son de la mítica Ghost Rider de Suicide. Para los que llegaron tarde a Los Cronocrimenes o les aburrió Extraterrestre Nacho Vigalondo ha rodado una película aparentemente más accesible con persecuciones, alguna explosión y una chica guapa (Sasha Grey es un acierto de casting). Eso sí, lo ha hecho a su manera. Quizás la única posible. Una película que no se conforma con su sencillez sino que va más allá. En realidad como toda la filmografía de Vigalondo, que siempre anda buscando campos minados, Open Windows no hace otra cosa que remarcar la autoría de su director. Ahora la pelota está en el tejado de una mayoría del público español intentar conectar con su cine.

su ensamblaje de sencillez argumental y complejidad física
: creer que sólo es un prodigio técnico


● Entusiasta refutación del cine (Luis Martínez | El Mundo)

En efecto, 'Open windows' no es exactamente una película; es, más bien, una película que se devora a sí misma con la misma certeza con la que la ecuación de Dirac (otro añadido del físico) dio con la lejana posibilidad de la antigravedad. Es, para entendernos, una antipelícula. Y como dice el paliza de mi amigo, lo que provoca al tocar la retina es una gozosa transformación de la mirada
● La pantalla indiscreta  (José Arce | La Butaca)

 Enfocada desde los ojos atentos y morbosos que nos impone y brinda la tecnología actual, la odisea de uno de los antihéroes definitivos del cine reciente apunta muy alto desde su arranque, pero su milimétrico cálculo técnico hace que el desarrollo de la historia alterne momentos de gran dinamismo y emoción con un cuerpo central que a veces sufre en su ritmo. Sobran piruetas, pero en conjunto atrapa
● La ventana indispuesta (Javier Ocaña | El País)

Lo que nos lleva a un divertimento que aguanta la metralla mientras no se agota la paciencia del espectador por seguir la trama, en principio jugosa, al final más débil, conforme el rizo corre el riesgo de convertirse en embrollo después de tantos giros
















0 comentarios: