Programa Vivir Rodando 95: Selfie Programa Vivir Rodando 94: John Keel / Mothman, la última profecía Programa Vivir Rodando 93: Sueños eléctricos. Cine y cultura rock « Las de salas de cine clásicas son un patrimonio que debería cuidarse» (Raúl Cornejo, Alicante Plaza) Programa Vivir Rodando 92: El cine Alcázar de Elche. Arquitectura y vida de las salas cinematográficas
  • INICIO
  • VIVIR RODANDO ES...
  • ► PODCAST VIVIR RODANDO (2008-2017)
  • LO MEJOR (2007-2016)
  • HISTÓRICO
      2016 

      Película 

      Carol / The Duke of Burgundy

      Interpretaciones

      Adam Driver (Paterson)
      Lorena Iglesias (Esa sensación)

      Encuesta anual

      Los odiosos ocho

      2015 

      Película 

      It Follows

      Interpretaciones

      Ramón Barea (Negociador)
      Essie Davis (Babadook)

      Encuesta anual

      Del revés (Inside Out)

      2014 

      Película 

      Sólo los amantes sobreviven

      Interpretaciones

      Leonardo DiCaprio (El lobo de Wall Street)
      Emmanuelle Seigner(La Venus de las pieles)

      Encuesta anual

      El gran hotel Budapest

      2013 

      Película 

      La cabaña en el bosque

      Interpretaciones

      Philip Seymour Hoffman (The Master)
      Adèle Exarchopoulos (La vida de Adèle)

      Encuesta anual

      Django desencadenado

      2012 

      Película 

      Moonrise Kingdom

      Interpretaciones

      George Clooney (Los descendientes)
      Rooney Mara (Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres)

      Encuesta anual

      Moonrise Kingdom

      2011

      Película 

      Drive

      Interpretaciones

      Ryan Gosling (Drive)
      Natalie Portman (Cisne negro)

      Encuesta anual

      Midnight in Paris

      2010

      Película 

      La red social

      Interpretaciones

      Joaquin Phoenix (Two lovers)
      Emma Stone (Rumores y mentiras)

      Encuesta anual

      Origen

      2009

      Película 

      La clase

      Interpretaciones

      Frank Langella (El desafío. Frost contra Nixon)
      Charlotte Gainsbourg (Anticristo)

      Encuesta anual

      El curioso caso de Benjamin Button
      Déjame entrar
      Los mundos de Coraline
      El secreto de sus ojos

      2009

      Película 

      Tropic Thunder

      2008

      Película 

      Zodiac
  • TWITTER | FACEBOOK | RSS | ITUNES
  • CONTACTO
  • LISTAS
  • ► PROGRAMA VIVIR RODANDO 95: SELFIE
  • RESUMEN 2016
  • EVENTO: CICLO MARCO BELLOCCHIO (JUNIO-JULIO / FILMOTECA ESPAÑOLA)
0

La tragedia de ser uno mismo






Holy Motors
(Leos Carax 2012)

Entre el interesante cartel de la sección oficial de la última edición del Festival de Cannes sobresalía el "regreso" (Pola X es de 1999) a la dirección de largometrajes del personalísimo Léos Carax. Desde Francia llegaban algunos mensajes de desconcierto respecto a la película, algunos incluso llegando a la burla, aunque también unos pocos entusiastas reconocían que el film era algo especial. Así es como Holy Motors fue creando una leyenda de película que había que ver para amarla u odiarla. El descaro de Carax fue castigado en Cannes (curiosamente como su compañera de limusina Cosmopolis) al irse casi de vacío en los premios. Tuvo que venir meses después el Festival de Sitges a “rescatarla”. Ya en un hábitat más natural Sitges se rindió a Carax y la colmó de premios y aplausos. Incluso los más reticentes que la vieron en el festival admitían que era una película que “había que ver”. Y así nos llega Holy Motors, tras un exitoso pase por la iniciativa Oculto, con sólo quince copias repartidas por España, sólo en VOS (algo que es de agradecer), habiendo sido Trending Topic en Twitter y con un aura misteriosa como si fuera una fruta prohibida. Y ya sólo por eso hay que agradecer su existencia. En un 2012 triste y funerario aparece un film que ya provoca al espectador antes de entrar en la sala. Una vida que el mundo, y en especial España, necesita.



En realidad Holy Motors es una película sencilla. Un hombre (extraordinario Denis Lavant) recorre Paris en una limusina interpretando a varios personajes (en realidad varias vidas) durante su viaje. Con una original pero sencilla linea argumental a Carax le basta para crear una película con múltiples capas y niveles a las que el espectador debe llegar. Como se deja caer en Holy Motors se actúa y se crea para el espectador, los mismos que abren la película (o sea nosotros mismos), aunque esté ausente. Entre los muchos frentes que abre la película de Leos Carax habla sobre la condena de ser uno mismo y como alguien sólo encuentra sentido a su existencia siendo otro. Eso si de forma eventual para que esa nueva piel no se nos quede pegada demasiado tiempo. También hace una radiografía mucho más certera que cualquier película “realista” sobre el ser humano moderno cada menos humano y sin ningún sitio fijo a donde moverse. En esto entronca con su “hermana de Cannes” Cosmopolis sobre su radiografía del ser humano ermitaño y encerrado en su limusina mientras el mundo se extingue a su alrededor como ya indicaba Noel Ceballos en El emperador de los helados. Cualquier espectador puede sacar mil temas sobre el mundo e incluso de su futuro de pesadilla en Holy Motors (esa conversación entre limusinas). Pero algo grandioso en la película de Carax es que el contenido y el continente van tan pegados que uno no puede dejar de reflexionar sobre ella sin hablar de sus poderosas imágenes.

Holy Motors regala al espectador poder tener unas sensaciones en el cine a las que generalmente no está acostumbrados. El film de Carax, al igual que otras obras grandes como Mullholand Drive  de David Lynch o El árbol de la vida de Terrence Malick, nos transporta a través de sus poderosas imágenes a un estado cuasi hipnótico donde sólo te importa a que siguiente vida (o sensación) te va a llevar el film. Emoción en la despedida de un moribundo, miedo en un asesinato en una fabrica, amor en el hermoso encuentro entre Denis Lavant y Kylie Minogue, repulsión en las alcantarillas parisinas... Al acabar la película y despertar del sueño entra la reflexión sobre el ser humano, el arte, la vida... pero mientras tanto no perdemos ojo de que imagen nos va a regalar Carax. Porque pocas veces hemos visto a un Paris tan diferente, hermoso y nocturno como en Holy Motors. Hermosa y triste, bella y violenta, como Oscar (Denis Lavant) la película tiene tantas vidas e historias que hace que sea imposible definirla. . Decir que es una gran película (que lo es) sería ser muy simplista. Mejor quedarse con que Holy Motors es necesaria. Por muchas razones pero una de ellas sería para agitar al espectador en una época tan gris y hacer que despierte. Eso si después del fascinante sueño de Holy Motors.

Lo mejor: Denis Lavant, el entreacto de los acordeones, Kylie Minogue...

Lo peor: la incomprensión que sufrió en el Festival de Cannes

OPINIONES

> Hora de despertar (Jordi Costa, El País)

Holy motors, película inagotable y mutante, capaz de trascender su aparente pesimismo en el fértil renacimiento de un cineasta inspirador, es un espectáculo ideal para sobreexcitar todas las zonas erógenas del espectador


 > Holy Motors, ¿la mejor película del año? (Desirée de Fez, PlayGround)

Carax convierte cada una de esas encarnaciones en un fragmento fascinante de una extraña cronología del amor, el horror, la vida y la muerte. Imprevisibles, algunos indescifrables, llenos de imágenes y símbolos a prueba de interpretaciones profundas o epidérmicas, los episodios que se corresponden a las distintas identidades del protagonista (el padre comprensivo, el asesino a sueldo o el desagradable Señor Mierda, personaje recuperado del capítulo de Carax para la película colectiva “Tokyo!”, 2008) se enmarcan en géneros distintos, de la ensoñación abstracta al horror, el thriller psicótico o la comedia negra

> Poesía con camisa de fuerza (Sergi Sánchez, La Razón)

Lo cierto es que «Holy Motors» sólo pertenece al futuro, a una posteridad que nunca pretende buscar: Carax es un poeta con camisa de fuerza que filma porque, ¿cómo resistirse a la autoridad si no? ¿Cómo respirar? ¿Cómo existir?







 -------------------
Holy Motors
2012 Francia 105 min.
Director : Leos Carax
Guión: Leos Carax
Interprétes: Denis Lavant, Edith Scob, Kylie Minogue, Michel Piccoli, Eva Mendes, Jean-François Balmer, Big John, François Rimbau, Karl Hoffmeister
Festival de Sitges 2012: Mejor película, Mejor director, Premio de la Crítica, Méliès de Plata
http://holymotorsfilm.com/

0 comentarios: