Programa Vivir Rodando 95: Selfie Programa Vivir Rodando 94: John Keel / Mothman, la última profecía Programa Vivir Rodando 93: Sueños eléctricos. Cine y cultura rock « Las de salas de cine clásicas son un patrimonio que debería cuidarse» (Raúl Cornejo, Alicante Plaza) Programa Vivir Rodando 92: El cine Alcázar de Elche. Arquitectura y vida de las salas cinematográficas
  • INICIO
  • VIVIR RODANDO ES...
  • ► PODCAST VIVIR RODANDO (2008-2017)
  • LO MEJOR (2007-2016)
  • HISTÓRICO
      2016 

      Película 

      Carol / The Duke of Burgundy

      Interpretaciones

      Adam Driver (Paterson)
      Lorena Iglesias (Esa sensación)

      Encuesta anual

      Los odiosos ocho

      2015 

      Película 

      It Follows

      Interpretaciones

      Ramón Barea (Negociador)
      Essie Davis (Babadook)

      Encuesta anual

      Del revés (Inside Out)

      2014 

      Película 

      Sólo los amantes sobreviven

      Interpretaciones

      Leonardo DiCaprio (El lobo de Wall Street)
      Emmanuelle Seigner(La Venus de las pieles)

      Encuesta anual

      El gran hotel Budapest

      2013 

      Película 

      La cabaña en el bosque

      Interpretaciones

      Philip Seymour Hoffman (The Master)
      Adèle Exarchopoulos (La vida de Adèle)

      Encuesta anual

      Django desencadenado

      2012 

      Película 

      Moonrise Kingdom

      Interpretaciones

      George Clooney (Los descendientes)
      Rooney Mara (Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres)

      Encuesta anual

      Moonrise Kingdom

      2011

      Película 

      Drive

      Interpretaciones

      Ryan Gosling (Drive)
      Natalie Portman (Cisne negro)

      Encuesta anual

      Midnight in Paris

      2010

      Película 

      La red social

      Interpretaciones

      Joaquin Phoenix (Two lovers)
      Emma Stone (Rumores y mentiras)

      Encuesta anual

      Origen

      2009

      Película 

      La clase

      Interpretaciones

      Frank Langella (El desafío. Frost contra Nixon)
      Charlotte Gainsbourg (Anticristo)

      Encuesta anual

      El curioso caso de Benjamin Button
      Déjame entrar
      Los mundos de Coraline
      El secreto de sus ojos

      2009

      Película 

      Tropic Thunder

      2008

      Película 

      Zodiac
  • TWITTER | FACEBOOK | RSS | ITUNES
  • CONTACTO
  • LISTAS
  • ► PROGRAMA VIVIR RODANDO 95: SELFIE
  • RESUMEN 2016
  • EVENTO: CICLO MARCO BELLOCCHIO (JUNIO-JULIO / FILMOTECA ESPAÑOLA)
3

Los monstruos recuperados



Super 8 
(J.J. Abrams 2011)

Es curioso que la gran película de este verano y que puede ser una de las más taquilleras del año tenga una de las caligrafías más clásicas vistas en el cine de Estados Unidos de los últimos años. Es obvio que sus referentes claros es un tipo de cine hecho en los 80 pero donde uno debería fijarse es en el impulsor de esas películas, Steven Spielberg. Como le puede pasar a J.J. Abrams, Spielberg ha sufrido las etiquetas de director “comercial” y “vendido al público” cuando es uno de los directores con más gusto por el clasicismo en su cine. Pues J.J. Abrams se ha empapado de toda esta sabiduría de “lo clásico” para su película.

Al revés de lo que uno podía pensar Super 8 no es una película tan dinámica ni juvenil. Para encontrar esas virtudes debemos mirar atrás y fijarnos en la estupenda Star Trek. Abrams entiende con inteligencia que Super 8 debe tener la virtud de la nostalgia y utiliza con habilidad la épica emocional para construir una obra más sobria y oscura de lo que parece. Con menos humor de lo habitual Super 8 tiene las virtudes del buen cine de toda la vida y Abrams cuenta una historia aparentemente aparatosa con trazos de director que sabe lo que se hace y entiende que el cine va más allá de lo que se esta viendo en pantalla. Eso si como hacia su maestro Spielberg, Abrams sabe como lucirse como gran director virtuoso en las secuencias de acción como el accidente de tren o cuando nos muestra la morada del monstruo. Pero esas demostraciones de poder no chocan con todo el sentido (y sensibilidad) que el director demuestra dejándose cualquier alarde megolamaníaco para otro director con más hambre de taquilla. Cierto que ahí están adolescentes norteamericanos en bicicletas, un Michael Giacchino como sustituto de John Williams, un extraterrestre perdido en el planeta Tierra y todos los referentes conocidos. Pero también queda un director que sigue amando el arte de hacer cine y que sólo está empezando. Que dure la cosa.

Lo mejor: su clasicismo

Lo peor: le faltan veinte minutos

. Deleitoso juguete cinéfilo (Jordi Batlle Caminal, La Vanguardia)

Es fascinante ver cómo los universos de los dos autores se funden con armonía: la extrañeza habitual en Abrams cruzada con la infancia de Los goonies

. Escaneando a todo color (José Arce, La Butaca)

Cine de verano, de palomitas, para ver en compañía, pero que no pasará más allá. Nada que reprochar en el intento, pero su fugacidad como escaneado a todo color de la obra de Spielberg es demasiado evidente

. Volviendo a querer ser un Goonie (Bea Varela, Trailers y estrenos)

La primera hora de la película es fantástica, la mezcla de ciencia ficción con historia de aventuras y amistad funciona a la perfección, te mete de lleno en la historia, te recreas en los recuerdos y sientes interés por lo que te están contando y por cómo te lo están contando, todo ello ayudado de un apartado técnico impecable, con unas escenas de acción muy bien logradas (sustos incluidos) y la música del compositor de cabecera de J.J. Abrams, Michael Giacchino, acompañando maravillosamente
0

Tensión entre superpotencias apta para todos los públicos



El caso Farewell 
(Christian Carion 2009)

El caso Farewell parece una película de otra época. Enmarcada en la tradición de películas de espías europea el film está realizado con la sobriedad y eficacia que este tipo de historias tienen. Para bien y para mal El caso Farewell se aleja de cualquier fuego de artificio y se limita a contar en dos o tres trazos el conflicto entre los bloques occidental y comunista. A través de un caso real uno intuye la tensión, paranoia y violencia que se respiró en esos años donde la información era un valor más preciado que cualquier tipo de bomba..

El problema de El caso Farewell es que una virtud como la sobriedad se acaba convirtiendo en un problema. Al final la película tiene cierto tufillo a telefilm de lujo que trata con demasiada frialdad un tema de importancia tan grande. Por eso la aparición de personajes históricos como Ronald Reagan o François Mitterrand parecen ser unos muñecos lujosos que nunca se convierten en personas de verdad. Y en esa tesitura se encuentra El caso Farewell que logra acercar un pedazo de historia a todos los públicos pero que no rasca más allá de la superficie. Afortunadamente el personaje de un acertado Emir Kusturica logra insuflarle algo de vida y humanidad a una entretenida película realizada con una profesionalidad intachable.

Lo mejor: el personaje de Emir Kusturica

Lo peor: el momento Queen

. El drama humano tras los terremotos políticos (Beatriz Maldivia, Blog de cine)

‘El caso Farewell’ no es una película perfecta ni cuenta con ningún aspecto concreto llevado a cabo de manera grandiosa. Pero tiene la virtud de sostener la curiosidad durante sus casi dos horas de duración. Con algún momento especialmente logrado y unas interpretaciones sentidas y auténticas, funciona como drama y como recuerdo de una época que parece más pasada de lo que es

. La sutileza del espía (Javier Ocaña, El País)

Con un ritmo mucho más calmoso del habitual, la película está infinitamente mejor dirigida que escrita

. Espías como nosotros (Sergi Sánchez, La Razón)

Las escenas de tensión se reducen a lo mínimo y el espionaje se desnuda de su aparato místico, dando espacio para que la vulnerabilidad de los protagonistas conquiste el ánimo del espectador
0

Peligro, Hillary Swank estrena



La víctima perfecta 
(Antti Jokinen 2011)

Dentro de unos años la carrera de Hillary Swank será estudiada por universidades de todo el mundo. Tras dos papeles potentísimos y multipremiados (Boys don’t cry y Million Dollar Baby) Swank se encaminó por una carrera extraña trufada de películas que no son ni buenas ni malas sino simplemente invisibles. Nunca sabremos si la culpa de este camino es de su agente, Hollywood, el mercado o la propia Swank. Con lo cual a estas alturas Hillary Swank no deja de ser un enigma que nos impide poder clasificarla en ningún sitio en la actualidad (o la historia) del séptimo arte. Y La victima perfecta no parecia una película que resucitará la carrera comatosa de la actriz.

Con el típico material de derribo de psicópata acosador La víctima perfecta cumple con la previsibilidad que nos temíamos al ver su trailer. Y quizá conociendo esos problemas su director le pone más empeño que nunca. Porque La víctima perfecta puede ser acusada de previsible pero nunca de cutre o barata. Antti Jokinen cuida la producción de la película haciendo un montaje preciso y respetando el cine de genero (y el cine en general) como lo que es, arte. Para ello cuenta con la imprescindible ayuda de la gran fotografía de Guillermo Navarro. Gracias al cuidado y mimo de sus aspectos técnicos La victima perfecta acaba colando con una agradable inquietud. Si a eso le sumamos un par de detalles de erotismo malsano (una pena que la película no vaya por ahí), alguna referencia de pasada al giallo, sus ganas de ir al grano (por fortuna no hay epilogo moralizante) y un dúo protagonista bastante sólido uno no acaba con la sensación de tomadura de pelo que se esperaba.

Lo mejor: la fotografía de Guillermo Navarro

Lo peor: demasiado previsible


La Swank sostiene prácticamente toda la película, tan sola como el miedo al aislamiento que nos quieren transmitir (chicas, vivir sola es peligroso, ¡venga ya!) y regalándonos algunos desnudos elegantes, pero gratuitos

. Mirando por un agujerito en la pared (Carlos Colón, Diario de Sevilla)

Hilary Swank está bien, en todos los sentidos. Jeffrey Dan Morgan hace correctamente de doble de Bardem. Aparece unos minutos Christopher Lee, lo que siempre se agradece, porque esta película forma parte de un proyecto de recuperación de la productora Hammer, que tan buenos ratos nos hizo pasar en cines de barrio y de verano con sus vampiros, momias y doctores majaretas

. Otro perturbado en Nueva York  (Pablo Orihuel, La noche americana)

Es sólo una película más, que caerá en el montón de los olvidados, esas películas que no tuvieron la grandeza de, al menos, intentar hacer historia, aunque sea con la excusa más tonta