Programa Vivir Rodando 92: El cine Alcázar de Elche. Arquitectura y vida de las salas cinematográficas Programa Vivir Rodando 91: Oscars 2017 (II) Programa Vivir Rodando 90: Oscars 2017 (I) Lo mejor de 2016 (IV): Películas Lo mejor de 2016 (III): Interpretaciones
  • INICIO
  • VIVIR RODANDO ES...
  • ► PODCAST VIVIR RODANDO (2008-2017)
  • LO MEJOR (2007-2016)
  • HISTÓRICO
      2016 

      Película 

      Carol / The Duke of Burgundy

      Interpretaciones

      Adam Driver (Paterson)
      Lorena Iglesias (Esa sensación)

      Encuesta anual

      Los odiosos ocho

      2015 

      Película 

      It Follows

      Interpretaciones

      Ramón Barea (Negociador)
      Essie Davis (Babadook)

      Encuesta anual

      Del revés (Inside Out)

      2014 

      Película 

      Sólo los amantes sobreviven

      Interpretaciones

      Leonardo DiCaprio (El lobo de Wall Street)
      Emmanuelle Seigner(La Venus de las pieles)

      Encuesta anual

      El gran hotel Budapest

      2013 

      Película 

      La cabaña en el bosque

      Interpretaciones

      Philip Seymour Hoffman (The Master)
      Adèle Exarchopoulos (La vida de Adèle)

      Encuesta anual

      Django desencadenado

      2012 

      Película 

      Moonrise Kingdom

      Interpretaciones

      George Clooney (Los descendientes)
      Rooney Mara (Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres)

      Encuesta anual

      Moonrise Kingdom

      2011

      Película 

      Drive

      Interpretaciones

      Ryan Gosling (Drive)
      Natalie Portman (Cisne negro)

      Encuesta anual

      Midnight in Paris

      2010

      Película 

      La red social

      Interpretaciones

      Joaquin Phoenix (Two lovers)
      Emma Stone (Rumores y mentiras)

      Encuesta anual

      Origen

      2009

      Película 

      La clase

      Interpretaciones

      Frank Langella (El desafío. Frost contra Nixon)
      Charlotte Gainsbourg (Anticristo)

      Encuesta anual

      El curioso caso de Benjamin Button
      Déjame entrar
      Los mundos de Coraline
      El secreto de sus ojos

      2009

      Película 

      Tropic Thunder

      2008

      Película 

      Zodiac
  • TWITTER | FACEBOOK | RSS | ITUNES
  • CONTACTO
  • LISTAS
  • ► PROGRAMA VR 92: EL CINE ALCÁZAR DE ELCHE. ARQUITECTURA Y VIDA DE LAS SALAS CINEMATOGRÁFICAS
  • RESUMEN 2016
  • EVENTO: CRAFT FILM FESTIVAL (7-9 ABRIL / BARCELONA)
0

Más de lo mismo ¿Por qué no?

- Resacón 2 ¡Ahora en Tailandia ! - (Todd Phillips, 2011)


Primero confirmar lo que todos sospechan. Sí, Resacón 2 ¡Ahora en Tailandia! es prácticamente idéntica que su antecesora. Es más algunas de sus secuencias pueden estar copiadas al milímetro de Resacón en Las Vegas. Después de esa afirmación uno puede montar en cólera y despotricar sobre la maquinaria inhumana de Hollywood que sólo se dedica a producir películas como si fuera una fábrica de churros. La otra opción es dejarse uno de filosofar y apuntarse a la fiesta. Todd Phillips sabedor de la obligación de hacer una continuidad tras el megaexito de la primera parte opta por el camino más inteligente, coger todas las virturdes de esta y sobredimensionarlas. Y la cosa funciona bastante bien.

 Resacón 2 ¡Ahora en Tailandia! ya no es un descubrimiento ni una sorpresa pero tiene la virtud de ser como una explosión de humor sucio con un excepcional sentido del ritmo. Si obviamos un epilogo y un prologo que no aportar mucho la parte central de la película de Todd Phillips no se corta un pelo en su búsqueda de un humor tan caótico como efectivo dejando momentos tan surrealistas como la canción que canta Ed Helms o impactantes como la conversación con una prostituta en el puticlub. El resto ya lo sabemos Zach Galifianakis se merienda las escenas, Ken Jeong se luce, Ed Helms demuestra lo buen actor cómico que es, Bradley Cooper cumple, el soso Justin Bartha por suerte no tiene mucho protagonismo y encima ¡sale un mono que fuma!. Todo ello entre secuencias quizá no tan brillantes como la primera pero no por ello menos disfrutables. Porque la lógica de Phillips tiene su sentido. Sí uno se rió con Resacón en Las Vegas, ¿por qué no hacerlo con una película parecida o igual?

Lo mejor: las fotos finales

Lo peor: obviamente el efecto sorpresa ha desaparecido

. Provocadora insistencia (Ezequiel Boetti, Noticine)

"Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!" apunta directo al tuétano de la idiosincrasia norteamericana muñida de una incorrección subyacente impactante, que pone patas arriba todo lo modélico

. Borrachera clónica (María Guerra, La script)

¿Funciona Resacón 2? Solo para los entregados a la causa. Funciona para aquellos que estén dispuestos a olvidar las sorpresas, los giros y los retruécanos disparatados de su hermana mayor. Eso ya es bastante, porque Phillips quiso ampliar el fenómeno con Salidos de cuentas con Galifianakis y Robert Downing Junior, y no consiguió arrancar más de dos risas al respetable

. Ha vuelto a suceder... (Jesús Benabat, El cine que vivimos peligrosamente)

Resacón 2 es un despropósito mayúsculo que amenaza con reeditarse indefinidamente mientras los beneficios sigan abultando los fondos de su productora, tal y como está ocurriendo desde su esperado estreno a escala internaciona
0

Infiel e insustancial

- Sólo una noche - (Massy Tadjedin, 2010)


La infidelidad ha sido uno de los temas favoritos del cine durante toda su historia e incluso algunos autores como Woody Allen o Ingmar Bergman han logrado hacer auténticas tesis sobre ella. Ahora Massy Tadjedin intenta profundizar en Sólo una noche sobre las dudas de un matrimonio con respecto al compromiso y la fidelidad llegando a plantear el sentido que tiene la unión matrimonial. Y hay que reconocer que la idea promete y está bien planteada al desarrollar esas dudas a través de una relación en paralelo de cada uno de los miembros de la pareja. El problema es que Tadjedin acierta en su planteamiento pero falla por completo al alimentarlo de unos personajes con los que sentir algún tipo de empatía. Porque los personajes de Sólo una noche parecen maniquíes cortados por un patrón donde sus supuestos problemas parecen chiquilladas impropias de unos personajes supuestamente inteligentes.

Lo que en un principio parece un cuarteto potente se desintegra poco a poco como un azucarillo. Sam Worthington no da visos de ser la estrella que viene aportando una cara de palo permanente a un personaje en supuesta lucha contra su conciencia. Así como no son muy bien recibidos ciertos tics de Keyra Knightley cuyas dudas a veces son demasiado cercanas a cierto pijismo superficial. Más culpa tiene la directora de no saber sacar partido a Eva Mendes o de retratar al principio a Guillaume Canet como el típico amante francés de salón. Aunque el principal problema es la poca humanidad que muestran unos personajes salidos de algún relato cool en alguna revista neoyorquina y cuyas cuitas acaban no importando nada. Cierto es que cuando Tadjedin quiere dejar de lucirse con una impostada profundidad surgen algunos buenos momentos como la última parte de la relación entre Knightley y Canet donde los personajes de postal se vuelven reales y humanos. Porque la verdad es que antes no importaba mucho lo que les pasara.

Lo mejor: los momentos finales entre Keyra Knightley y Guillaume Canet

Lo peor: su impostada profundidad de clase alta

. La tentación (Beatriz Maldivia, Blog de cine)

Tadjedin consigue que ‘Sólo una noche (Last Night)’ tenga un aspecto elegante y aparente, gracias a la oscura fotografía, a la elección de las localizaciones o decorados y a sus decisiones de realización. Es decir, la cineasta demuestra un pulcro gusto estético a la hora de poner en imágenes estos diálogos

. Pretencioso aburrimiento (Miguel Ángel Tejero, La noche americana)

El principal problema, de los muchos que asolan la película, es lo poco interesante de sus personajes. No sabemos mucho de ellos y no terminan de desarrollarse a lo largo de los 90 minutos de metraje, a pesar de en algunos casos no paran de hablar


El problema de Sólo una noche es la pareja Worthington-Mendes, que no transmite ese deseo por lo prohibido. Al contrario, la química Knightley-Canet es brutal (tal vez por lo que guarda de amor imposible)
0

Darín contra todo

- Un cuento chino - (Sebastián Borensztein, 2011)


Hay actores cuyo principal mérito no es sólo ser buen actor sino tener un carisma que arrastra al espectador hacia su interpretación. Y ese carisma va más allá de cualquier técnica interpretativa o de la calidad de los trabajos en los que participa sino que es algo innato que se lleva en la sangre. Es obvio que uno de estos ejemplos en el panorama actual es Ricardo Darín. Porque si un actor que no forma parte del star system hollywoodiense atrae e hipnotiza al público español ya sea ahciendo cine, teatro o una simple entrevista es que tiene algo especial. Por eso Un cuento chino es la clase de película donde si el actor protagonista no fuera el que es la película no existiria.

Sencilla comedia dramática, Un cuento chino no enamora ya que bajo su ligereza no hay mucho más donde se pueda rascar. Cierto es que, al revés que otras del mismo corte, Sebastián Borensztein no desespera alargando ciertas situaciones sentimentaloides por otra parte previsibles (la ruptura de la vitrina de la madre). En su falta de pretensiones está lo mejor y lo peor de la película. Porque suena forzado el intento de lograr vinculos de sufrimiento y perdidas entre los dos personajes protagonistas. También se podría decir que el personaje hosco, maniático, con heridas del pasado pero buena personaje es un personaje bombón para Darín. En realidad el actor argentino tiene el talento suficiente para esquivar los maniqueísmos del personajes convirtiéndolo en alguien real. En Un cuento chino vemos el porqué un actor es una estrella, cuando supera todos los obstáculos que tiene. Incluidos los de su propia película.

Lo mejor: la capacidad de Darín para sostener prácticamente solo la película 

Lo peor: la película no da para mucho más

. Lo que cayó del cielo (José Arce, La Butaca)

No se olvida la autocrítica social e institucional intrínseca a buena parte de la cinematografía argentina, de manera que lo simbólico y lo material conviven con naturalidad en este cuento presidido por un Darín capaz de arrancar carcajadas con su férrea claridad y de aportar carácter a un papel con un fondo y un pasado más interesantes a medida que se desarrolla

. ¿Os gusta Ricardo Darín? (Sergi Sánchez, Canal TCM)

Se ha hablado de Amélie como modelo, sobre todo por los desvíos surrealistas que a veces amenizan la trama. Lamentablemente a Borenzstein le falta la imaginación de Jean-Pierre Jeunet. Sólo Darín hace posible que la película se aguante con una cierta dignidad. La dignidad de los que se saben imprescindibles

. Un cuento argentino (Martín Ipa, La mirada encendida)
Película de voluntad aleccionadora, portadora de un “mensaje” de alcance existencial, Un cuento chino comienza a fallar a medida que se intenta tomar en serio a sí misma: el humor discreto del inicio (que intenta evitar la ridiculización grosera del personaje chino, aunque sea retratado como un niño) virará, hacia el último tercio, en un tono denso y culposo, que debe recurrir a la Guerra de Malvinas para justificarse a sí misma y al personaje
0

Armas imaginativas y encalladas

- Micmacs - (Jean Pierre Jeunet, 2009)


Tras el fenómeno social Amélie y el intento de gran producción de Largo domingo de noviazgo hacia tiempo que no sabíamos nada de Jean Pierre Jeunet. Algo completamente normal ya que dos proyectos tan grandes y ambiciosos hicieron mella en una especie de sello Jeunet que pudieron rozar su agotamiento. Casi siete años después de Largo domingo de noviazgo (estrenada con dos años de retraso en España) llega un Jeunet con ganas de reencontrarse a si mismo y quizá bajando el listón. Con Micmacs nos encontramos con el genio gótico afrancesado de Jeunet regalándonos unas imágenes que en Europa (quizá) sólo el puede lograr. Hay tenemos los inventos del personaje de Michel Crémadés, esos tejados parisinos nocturnos o la casa reciclada de los protagonistas para comprobar que el Jeunet de Delicatessen todavía sigue vivo y merece la pena ver sus trabajos. El problema es que Micmacs coge algunos vicios del Jeunet más previsible.

Esta historia de tráfico de armas, minas antipersonas y venganzas es contada como una especie de cuento ameliniano donde el tono no es siempre acertado (las minas antipersona en el partido de fútbol). Al final la narración de la historia se vuelve atropellada y previsible impidiendo que ni empaticemos del todo con el chapliniano Danny Boon ni odiemos a unos maniqueos André Dussollier Nicolas Marié. Micmacs permite a Jeunet ejercitar su arte sin pensar mucho en lograr un conjunto que realmente encandile al espectador aunque uno pueda alucinar con gran parte de la inventiva del director francés. Por eso Micmacs da que pensar sobre el posible encallamiento de Jeunet. 

Lo mejor: el talento creativo de Jeunet

Lo peor: lo previsible que se convierte la historia en manos de Jeunet

. Otra delicatessen de Jean Pierre Jeunet (Beatriz Maldivia, Blog de cine)

Jeunet, como habitualmente, hace triunfar el encanto del diferente. Para ello, les otorga el protagonismo a los perdedores y va más allá, hasta permiterles ganar. Sabemos que no es más que ficción, pero nos estimula y libera

. El cortometrajista Jeunet (Javier Ocaña, El País)

Una obra en la que continúan esos socavones narrativos en los que suele caer su cine, y en la que el carácter inaudito ha perdido impacto. Quedan, eso sí, sus maravillosas píldoras, lo que hace que de nuevo nos preguntemos si Jeunet no es más que un maravilloso cortometrajista al que las distancias largas se le atragantan

. Una bala en la frente (Xavier Vidal, Cinoscar & Rarities)

Jeunet demuestra una vez más su condición de niño prodigio con una película que entra por la vista y en sus adentros es una crítica a todos los señores de la guerra que se enriquecen a costa de la muerte de inocentes
0

El tren de la bruja

- Insidious - (James Wan, 2010)


Ocho meses después de la finalización del último Festival de Sitges comprobamos que muchas de las películas que se pudieron ver en el certamen se han estrenado tarde y mal o directamente no han llegado a España. Con lo cual el cine de terror (o fantástico) sigue vendiéndose como algo para especialistas o un sector muy especifico del consumidor del cine. Y en estas llega una nueva película de James Wan (presentada con buenas críticas en Sitges), creador de Saw y en parte precursor de que el torture porn llegue a las pantallas de todo el mundo (si la censura lo permite). Pues resulta que la Insidious de Wan es todo lo contrario a lo esperado y lo que nos llega es un acto de amor mostrando un terror de artificios pero que acaba desprendiendo una naturalidad envidiable.

Insidious es una película de casa(s) encantada(s), fantasmas, ruidos y sombras donde nada se esconde. Wan convierte Insidious en un espectáculo de magia donde se pueden ver los trucos. Porque la película no deja de ser una historia para recordar cómo se sentía uno al ver su primera película de horror y te traslada a un mundo de terrores infantiles donde pasarlo mal era sinónimo de pasarlo bien. Insidious tiene un aroma de una hermosa ingenuidad donde un espectador “serio” puede pensar que el film siempre está al borde del ridículo más espantoso. Pero si uno quiere pensar en cuando era niño y miraba debajo de la cama o en las armarios para ver si había monstruos, puede dejarse transportar por Wan a un mundo de terror sin vergüenza donde por fin conoceremos al hombre del saco. Pero el gran triunfo de Insidious es que bajo su manto de clasicismo da más miedo que otra películas supuestamente rompedoras.

Lo mejor: el viaje de Patrick Wilson

Lo peor: a veces le falta calma a la narración de la historia

. Corrientes circulares del terror posmoderno (Sergio F. Pinilla, Cinemanía)

En Insidious se percibe la influencia de las plataformas Playstation o XBox en el diseño de los personajes, los escenarios y hasta en el argumento. Esto no resta méritos a una factura técnica impecable, a un diseño de producción que al principio nos convence de que, efectivamente, estamos asistiendo a un nuevo renacimiento del género de terror

. James Wan busca el norte (Gerard Fossas Noguera, Butaca preferente)

Insidious es una película bipolar  en la que se refleja lo mejor y lo peor que puede ofrecer su director, un hombre que deambula por el amplio lecho que hay entre la eterna promesa y el fiasco. De todas formas, el filme no aburre a pesar de que al cabo de una hora empieza a desinflarse progresivamente hasta dejar la irremediable sensación de que James Wan no ha tenido éxito esta vez, pero que quizá haya encontrado el rumbo para volver a ser “el director de Saw”

. Terror bien logrado al estilo de la vieja escuela (Rodrigo Chavero, El espectador avezado)

Me atrevo a decir que "Insidious" es una película para cualquier tipo de público. Es inteligente, cuidada y lógica en su progresiva secuencia, por lo que califica para espectadores que no son adictos al género
1

Asesina química

- Hanna - (Joe Wright, 2011)


Tras su éxito con adaptaciones literarias (Orgullo y prejuicio, Expiación) y su traspiés telefimero (El solista), Joe Wright afrontaba un proyecto clave en su carrera. Hanna era la película que muchos esperaban para ver si colocaban a Wright como un director a seguir o como simplemente como uno más. Y lo que ha hecho el bueno de Joe Wright es algo valiente que muchos no se atreverían, descolocar al personal. Hanna ya tiene un argumento de derribo con esa historia de niña asesina suelta por Europa que algún que otro director se hubiera querido tomar en serio. Wright entiende que Hanna es la oportunidad de soltarse la melena y olvidar el que dirán.

Hanna se olvida (parcialmente) de Bourne. Es cierto que la película de Wright tiene ese tono oscuro y conspiranoico, esa coreografías de acción (la pelea en el metro de Bana) de la saga protagonizada por Matt Damon pero quitándole cualquier rasgo de solemnidad. Planificada al milímetro Hanna es una alucinada película sobre niños soldado, variaciones genéticas, malos que rozan la caricatura (magníficos Cate Blanchett y Tom Hollander) y una aire a aventura de acción a lo europea que atrae por su rotundidad formal. Wright también demuestra ser un tipo listo al desparramar lo justo y siempre colocarse al límite del (posible) rechazo logrando así momentos de extraordinaria belleza como su bucólico inicio que relata la vida de Eric Bana y Sairose Ronan o el cadáver colgado en esa casa salida de la mente de unos hermanos Grimm del siglo XXI. Hasta las encias sangrantes de Blanchett tienen un perversa atracción. Lo que no es una duda para defensores y detractores de Hanna es la constatación del talento de Saoirse Ronan que sostiene la película con una entereza que sólo tienen las más grandes.

Lo mejor: Sairose Ronan

Lo peor: cierto desaprovechamiento de los miembros de la familia

. Violencia de 'rave-party' (Jordi Costa, El País)

Bajo la sombra, fastidiosamente alargada, de Jason Bourne, Hanna se afirma como crepuscular cuento de hadas y encuentra su perfecto símbolo en el ruinoso parque de atracciones que acoge el clímax final

.La educación no lo es todo en Hanna (Luis M. Álvarez, Extracine)

Destacar el estilo visual abordado por Joe Wright que si bien aprovecha todos los recursos audiovisuales que tiene a su alcance, lo hace con discreción, acelerando el ritmo en los momentos de acción, pero no perdiendo nunca de vista el objetivo de la historia que nos está contando

Specific details aside, much of “Hanna” feels, for better or worse, like the sort of thing that usually involves Angelina Jolie or Milla Jovovich.  And while you’d expect someone with the pedigree of Wright to do something special with it, perhaps the genre itself resists him, no matter how he tries to gussy up his technique.  These sorts of fantasies can only get so arty before they get mired in the dispiriting reality of what they are, after all
0

Comedia sin humor

- ¡Qué dilema! - (Ron Howard, 2011)


Ron Howard se ha convertido en un perfecto sicario de Brian Grazer. Cuando Grazer huele sangre (taquilla, dinero...) manda a que el bueno de Howard haga un trabajo pulcro, aseado y sin testigos. Y no importa que sea un thriller, un biopic o una comedia, el objetivo final es el mismo, sacarle el dinero al personal a cambio de unas dosis de entretenimiento. Y un artesano que sabe del oficio como Ron Howard hace el trabajo lo mejor que puede asumiendo que nunca llegará a tocar una posible autoría. Ahora al bueno de Gazer se le puso que lo que la taquilla necesitaba era una comedia muy USA como es ¡Qué dilema! Y uno se puede sorprender que a Howard le apetecería dirigir una película con esa  pinta de comedia menor tras probar el sabor de la gloria critica (El desafío.Frost contra Nixon) y del éxito masivo (Ángeles y demonios / El código Da Vinci).

En ¡Qué dilema! se nota que Howard no sabe muy bien que hacer con el material y dirige de forma anticlimatica una comedia cuyo mayor pecado es precisamente su falta de humor. Howard se despista no sabiendo si quiere hacer una comedia de enredos o de personajes quizá asumiendo que con su flojísima trama no puede conseguir más que un capítulo de sitcom (mala) alargado. Al final todo es forzado en la película, sensación a la que ayudan unos poco inspirados Vince Vaughn y Kevin James que, no nos engañemos, están el la parte baja del ranking de cómicos USA. Siendo tan innecesariamente larga uno busca en ¡Qué dilema! motivos a los que agarrarse como la siempre serena Jennifer Connelly, el estlo lenguaraz de Queen Latifah o el personaje de Channing Tatum, el único que intenta desmarcarse (algo) del hastío general. Pero no es suficiente. ¡Qué dilema! es tan menor y le acompaña una moralina reaccionaria bastante absurda que te acabas preguntando del porqué de su existencia.

Lo mejor: la presencia serena de Jennifer Connelly

Lo peor: es una comedia...que no es divertida

. Terapia entre amigos (Gerardo Médina Pérez, Cinéfagos Anónimos)

No faltan momentos graciosos –la escena de la paliza con el amante, la inesperada terapia de grupo, y sobre todo el discurso sobre la sinceridad del protagonista-, pero la sensación es que podría haberse sacado mucho más de este cóctel de amistades infieles pero inquebrantables, al que finalmente le sobran cerca de veinte minutos, especialmente en el comienzo

. Ellas contra ellos (Carlos Alonso, Espectadores.net)

Se nos presenta una comedia dirigida por Ron Howard con la premisa de que su éxito lo sostiene con un reparto gracioso y unos protagonistas muy solventes  en esa fórmula que intenta narrar las situaciones dramáticas con un tono humorístico generalizado

. Hay más intensidad en el título que en la película (Javier Ruiz de Arcaute, Las horas perdidas)

El resultado es una película sosa, algo aburrida, donde destaca únicamente el momento en el que Vince Vaughn suelta un discursito totalmente inoportuno y la toma con la prima segunda de su chica. No es una película a evitar, tampoco se trata de ningún engendro, simplemente va a medio gas y no culmina lo que pretende, que es divertir y hacer reír al espectador
0

Los 50 mejores discos de la década (2000-2010) según QPH?

Hace muchos meses el creador del programa de música QPH?, Fernando Miró, lanzó a unos cuantos un reto: elegir los cincuenta mejores discos de la pasada década (2000-2010). Para ello convenció a unos cuantos miembros de programas diferentes para colaborar en esa búsqueda. Rafa Simons (co-presentador de QPH?), Ángeles Gómez (creadora de Feedback y El Espacio), Eduard Aguilar (creador de Tinta Sonora), José Carlos Lledó y Patricio Vidal (creadores de El bueno, el feo y el malo), Raúl Cornejo (creador de Vivir Rodando, un servidor) y el propio Fernando nos sumergimos en nuestros recuerdos y momentos musicales favoritos para elaborar una lista ni mejor ni peor pero muy única. Esos meses maravillosos de votaciones (y sacrificios) han dado pie a cinco programas donde se han analizado estos cincuenta discos y una lista para la historia. Estos son los programas y la lista. Espero que disfrutéis escuchándolos como nosotros haciéndola.

Programas QPH? (Lo mejor de la década / 2000 -2010) - Pincha y escucha o descarga






* 50 MEJORES DISCOS DE LA DÉCADA SEGÚN QPH? (2000-2010) 

1. Kid A (Radiohead)
2. Yankee Hotel Foxtrot (Wilco)
3. Funeral (Arcade Fire)
4. Illinois (Sufjan Stevens)
5. Moldy Peaches (Moldy Peaches)
6. Merryweather Post pavillion (Animal Collective)
7. Is this it (The Strokes)
8. Relathionship of Command (At the Drive in)
9. The ghost of fashion (Clem Snide)
10. Figure 8 (Elliott Smith) 
11. Let it come down (Spiritualized)
12. Things we lost in the fire (Low)
13. And then nothing turn inside itself out (Yo la tengo)
14. Abbatoir Blues/Lyre of Orpheus (Nick Cave and the bad seeds)
15. The good, the bad and the Queen (The good, the bad and the Queen)