A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Lo mejor de 2018 (I): Momentos Programa Vivir Rodando 104: José Luis Garci Programa Vivir Rodando 103: Sitges 2018 Programa Vivir Rodando 102: Cómo acabar con la contracultura
0

Tintín para todos



Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio 
(Steven Spielberg 2011)

En estos años se han hecho adaptaciones de cómic al cine de todo tipo pero siempre había un personaje que infundía el mayor de los respetos cuando se hablaba de su paso al cine. Tintín es ese cómic europeo, aventurero, periodístico y algo intelectual al que muchos no sabían cómo hacer que su adaptación gustara a los tintonófilos de pro y a los que siempre han mirado con distancia (y no nos engañemos cierto recelo) al personaje creado con Hergé. Por eso nada más finalizar la visión de Las aventuras Tintín: El secreto del Unicornio hay que felicitar a Steven Spielberg (y al equipo formado por Peter Jackson, Steven Moffat, Edgar Wright, Joe Cornish....) al haber realizado una adaptación fiel y respetuosa al mundo de Tintin elevándolo a un espectáculo aventurero y juvenil de ritmo endiablado.

En Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio Haddock es Haddock y Milú es Milú. Al revés de lo que suele pasar en las adaptaciones en la película estos personajes no son aproximaciones de estas figuras popular sino que saben recoger el alma de estos y mostrarlos en pantalla. Spielberg no ha sacrificado nada de su genio espectacular (el tremendo plano secuencia en la persecución, Haddock recordando la historia de la batalla de navíos....) y lo ha sabido sumar al clasicismo aventurero que habia en Tintin. Spielberg ha sido más Spielberg que nunca pero sin visos de egocentrismo quizá sabiendo que tocaba material sensible. Los que tuvieran los cuchillos preparados tendrán que guardárselos porque en Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio están la Castafiore, Rackham el Rojo, El secreto del Unicornio, Hernández y Fernández...perfectamente acoplados con el ritmo y sentido de una película de Steven Spielberg. Todo un ejemplo de que la unión hace la fuerza.

Lo mejor: la unión de los mundos de Spielberg y Hergé

Lo peor:  estaría bien un poco de calma en algunos momentos

. No mires a los ojos de Tintín (Salvador Llompart, La Vanguardia)

Este Tintín es una buena película de entretenimiento, capaz de atrapar el espíritu de las aventuras del famoso personaje como hasta ahora nunca se había hecho en cine. Pero que, desgraciadamente, en esa captura (de movimiento), pierde buena parte de su efectividad a través de los ojos vacíos de sus personajes

. Trepidante interpretación del cómic (David Genovés, The cinéfagos)

Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio se desarrolla de una manera, cuanto menos, peculiar. Varias han sido las veces durante la película en las que mi sensación ha sido la de encontrarme delante de un videojuego. La estructura colabora a ello desde el inicio, pero es que las escenas de acción multiplican ese efecto conforme avanza el metraje dejando una sensación final todavía mayor en este sentido. Quede claro que este punto no es tan negativo, pues desde el momento en el que la película juega con la baza del Motion Capture, técnica hasta ahora más propia del mundo de los videojuegos que del cine, deja claras cuales son sus intenciones y estas pasan a ser no tan criticables

. Un Indiana Jones belga y con tupé (Elena Zafra, Trailers y estrenos)

A los que duden respecto a las cuestiones técnicas del film sólo puedo decirles que Las aventuras de Tintin: El secreto del Unicornio aprovecha al máximo la técnica de Capture Motion para dotar a sus personajes de realismo, expresividad y fluidez de movimientos

0 comentarios: