Programa Vivir Rodando 101: Oscars 2018 Programa Vivir Rodando 100: Jacques Vallée / Encuentros en la tercera fase Lo mejor de 2017 (IV): Películas Lo mejor de 2017 (III): Interpretaciones Lo mejor de 2017 (II): Encuesta anual Vivir Rodando
0

Crónica de la supervivencia



Margin Call 
(J.C. Chandor 2011)

Aunque es bastante fastidiosa la etiqueta de película necesaria a veces no queda otro remedio que utilizarla. Margin Call se esfuerza en todo momento en ganarse y merecerse esa etiqueta. La película de J.C. Chandor pretende convertirse en un fresco de la crisis actual (en realidad la de toda la vida) describiéndonos a los protagonistas / culpables de esta masacre que estamos viviendo. Uno de los problemas de Margin Call es su indefinición entre si quieres contar las causas y sus consecuencias o intentar ahondar en el corazón (o más bien su falta) de estos personajes. Eso provoca que algunos personajes interesantes rocen con peligro el arquetipo (Paul Bettany o los momentos perro de Kevin Spacey) y a veces minimicen el relato de terror que es en realidad Margin Call.

Obviando estos temas que en realidad apenas afectan a la película, Margin Call es implacable en lo que cuenta. La idea de que los ciudadanos y trabajadores no dejan de ser peones prescindibles ante reyes supervivientes que jamás ven afectados sus puestos de privilegio circula por toda la película. Es interesante que la película se concentre casi entera en el edificio de la empresa que vive este momento de crisis dando una sensación de claustrofobia y de inopia ante la realidad (que ellos mismos provocan) que sucede en el mundo real, fuera de ese edificio. Chandor concentra perfectamente la tensión (y la indignación del espectador) en menos dos horas haciendo que no puedas dejar de ver el horror y no centrándose en tecnicismos absurdos que podría provocar que uno se fuera de la película. Todo el mundo sabe lo que es el abuso del poderoso sin necesidad de conocer lo que son indices de volatilidad. Por eso Margin Call es fastidiosamente necesaria para completar lo que vemos en telediarios y prensa y como deja entender y para lo cual (como deja entender la película) no hay solución posible. Dado el engaño que sufrimos día a día el pesimismo de la película de Chandor es reconfortnte. Curiosamente esta vez el cine no nos engaña. Ya lo hacen otros en la vida real.

Lo mejor: funciona como pequeña radiografía de la stiuación actual

Lo peor: Paul Bettany a veces se pasa

. Toma el dinero y corre (Sergi Sánchez, La Razón)

«Margin Call» es una película pedagógica. Tiene sentido: todos sabemos que va a acabar mal, pero lo que nos importan son los detalles, los pormenores de este gigantesco timo de la estampita

. El pragmatismo del tiburón (Carlos Boyero, El País)

Chandor narra con estilo y tensión esta crónica sobre la desfachatez de los tiburones financieros, su capacidad para sobrevivir a la ruina colectiva que ellos han creado haciéndose aun más ricos, su implacable pragmatismo para engañar a sus competidores y adueñarse de las tablas de salvación cuando el barco se hunde

. Pirañas en la piscina (Borja Crespo, El Correo)

‘Margin Call’ es un retrato descarnado, nada frívolo, de los financieros -operadores de bolsa, banqueros, analistas- que afrontan las decisiones que determinarán el futuro de nuestro mundo

0 comentarios: