Programa Vivir Rodando 97: Verónica Programa Vivir Rodando 96: 40 aniversario del Festival Internacional de Cine Independiente de Elche Programa Vivir Rodando 95: Selfie Programa Vivir Rodando 94: John Keel / Mothman, la última profecía Programa Vivir Rodando 93: Sueños eléctricos. Cine y cultura rock
  • INICIO
  • VIVIR RODANDO ES...
  • ► PODCAST VIVIR RODANDO (2008-2017)
  • LO MEJOR (2007-2016)
  • HISTÓRICO
      2016 

      Película 

      Carol / The Duke of Burgundy

      Interpretaciones

      Adam Driver (Paterson)
      Lorena Iglesias (Esa sensación)

      Encuesta anual

      Los odiosos ocho

      2015 

      Película 

      It Follows

      Interpretaciones

      Ramón Barea (Negociador)
      Essie Davis (Babadook)

      Encuesta anual

      Del revés (Inside Out)

      2014 

      Película 

      Sólo los amantes sobreviven

      Interpretaciones

      Leonardo DiCaprio (El lobo de Wall Street)
      Emmanuelle Seigner(La Venus de las pieles)

      Encuesta anual

      El gran hotel Budapest

      2013 

      Película 

      La cabaña en el bosque

      Interpretaciones

      Philip Seymour Hoffman (The Master)
      Adèle Exarchopoulos (La vida de Adèle)

      Encuesta anual

      Django desencadenado

      2012 

      Película 

      Moonrise Kingdom

      Interpretaciones

      George Clooney (Los descendientes)
      Rooney Mara (Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres)

      Encuesta anual

      Moonrise Kingdom

      2011

      Película 

      Drive

      Interpretaciones

      Ryan Gosling (Drive)
      Natalie Portman (Cisne negro)

      Encuesta anual

      Midnight in Paris

      2010

      Película 

      La red social

      Interpretaciones

      Joaquin Phoenix (Two lovers)
      Emma Stone (Rumores y mentiras)

      Encuesta anual

      Origen

      2009

      Película 

      La clase

      Interpretaciones

      Frank Langella (El desafío. Frost contra Nixon)
      Charlotte Gainsbourg (Anticristo)

      Encuesta anual

      El curioso caso de Benjamin Button
      Déjame entrar
      Los mundos de Coraline
      El secreto de sus ojos

      2009

      Película 

      Tropic Thunder

      2008

      Película 

      Zodiac
  • TWITTER | FACEBOOK | RSS | ITUNES
  • CONTACTO
  • LISTAS
  • ► PROGRAMA VIVIR RODANDO 97: VERÓNICA
  • RESUMEN 2016
  • EVENTO: SHE MAKES NOISE (19-22 OCTUBRE / LA CASA ENCENDIDA)
0

Tintín para todos



Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio 
(Steven Spielberg 2011)

En estos años se han hecho adaptaciones de cómic al cine de todo tipo pero siempre había un personaje que infundía el mayor de los respetos cuando se hablaba de su paso al cine. Tintín es ese cómic europeo, aventurero, periodístico y algo intelectual al que muchos no sabían cómo hacer que su adaptación gustara a los tintonófilos de pro y a los que siempre han mirado con distancia (y no nos engañemos cierto recelo) al personaje creado con Hergé. Por eso nada más finalizar la visión de Las aventuras Tintín: El secreto del Unicornio hay que felicitar a Steven Spielberg (y al equipo formado por Peter Jackson, Steven Moffat, Edgar Wright, Joe Cornish....) al haber realizado una adaptación fiel y respetuosa al mundo de Tintin elevándolo a un espectáculo aventurero y juvenil de ritmo endiablado.

En Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio Haddock es Haddock y Milú es Milú. Al revés de lo que suele pasar en las adaptaciones en la película estos personajes no son aproximaciones de estas figuras popular sino que saben recoger el alma de estos y mostrarlos en pantalla. Spielberg no ha sacrificado nada de su genio espectacular (el tremendo plano secuencia en la persecución, Haddock recordando la historia de la batalla de navíos....) y lo ha sabido sumar al clasicismo aventurero que habia en Tintin. Spielberg ha sido más Spielberg que nunca pero sin visos de egocentrismo quizá sabiendo que tocaba material sensible. Los que tuvieran los cuchillos preparados tendrán que guardárselos porque en Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio están la Castafiore, Rackham el Rojo, El secreto del Unicornio, Hernández y Fernández...perfectamente acoplados con el ritmo y sentido de una película de Steven Spielberg. Todo un ejemplo de que la unión hace la fuerza.

Lo mejor: la unión de los mundos de Spielberg y Hergé

Lo peor:  estaría bien un poco de calma en algunos momentos

. No mires a los ojos de Tintín (Salvador Llompart, La Vanguardia)

Este Tintín es una buena película de entretenimiento, capaz de atrapar el espíritu de las aventuras del famoso personaje como hasta ahora nunca se había hecho en cine. Pero que, desgraciadamente, en esa captura (de movimiento), pierde buena parte de su efectividad a través de los ojos vacíos de sus personajes

. Trepidante interpretación del cómic (David Genovés, The cinéfagos)

Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio se desarrolla de una manera, cuanto menos, peculiar. Varias han sido las veces durante la película en las que mi sensación ha sido la de encontrarme delante de un videojuego. La estructura colabora a ello desde el inicio, pero es que las escenas de acción multiplican ese efecto conforme avanza el metraje dejando una sensación final todavía mayor en este sentido. Quede claro que este punto no es tan negativo, pues desde el momento en el que la película juega con la baza del Motion Capture, técnica hasta ahora más propia del mundo de los videojuegos que del cine, deja claras cuales son sus intenciones y estas pasan a ser no tan criticables

. Un Indiana Jones belga y con tupé (Elena Zafra, Trailers y estrenos)

A los que duden respecto a las cuestiones técnicas del film sólo puedo decirles que Las aventuras de Tintin: El secreto del Unicornio aprovecha al máximo la técnica de Capture Motion para dotar a sus personajes de realismo, expresividad y fluidez de movimientos

0

Crónica de la supervivencia



Margin Call 
(J.C. Chandor 2011)

Aunque es bastante fastidiosa la etiqueta de película necesaria a veces no queda otro remedio que utilizarla. Margin Call se esfuerza en todo momento en ganarse y merecerse esa etiqueta. La película de J.C. Chandor pretende convertirse en un fresco de la crisis actual (en realidad la de toda la vida) describiéndonos a los protagonistas / culpables de esta masacre que estamos viviendo. Uno de los problemas de Margin Call es su indefinición entre si quieres contar las causas y sus consecuencias o intentar ahondar en el corazón (o más bien su falta) de estos personajes. Eso provoca que algunos personajes interesantes rocen con peligro el arquetipo (Paul Bettany o los momentos perro de Kevin Spacey) y a veces minimicen el relato de terror que es en realidad Margin Call.

Obviando estos temas que en realidad apenas afectan a la película, Margin Call es implacable en lo que cuenta. La idea de que los ciudadanos y trabajadores no dejan de ser peones prescindibles ante reyes supervivientes que jamás ven afectados sus puestos de privilegio circula por toda la película. Es interesante que la película se concentre casi entera en el edificio de la empresa que vive este momento de crisis dando una sensación de claustrofobia y de inopia ante la realidad (que ellos mismos provocan) que sucede en el mundo real, fuera de ese edificio. Chandor concentra perfectamente la tensión (y la indignación del espectador) en menos dos horas haciendo que no puedas dejar de ver el horror y no centrándose en tecnicismos absurdos que podría provocar que uno se fuera de la película. Todo el mundo sabe lo que es el abuso del poderoso sin necesidad de conocer lo que son indices de volatilidad. Por eso Margin Call es fastidiosamente necesaria para completar lo que vemos en telediarios y prensa y como deja entender y para lo cual (como deja entender la película) no hay solución posible. Dado el engaño que sufrimos día a día el pesimismo de la película de Chandor es reconfortnte. Curiosamente esta vez el cine no nos engaña. Ya lo hacen otros en la vida real.

Lo mejor: funciona como pequeña radiografía de la stiuación actual

Lo peor: Paul Bettany a veces se pasa

. Toma el dinero y corre (Sergi Sánchez, La Razón)

«Margin Call» es una película pedagógica. Tiene sentido: todos sabemos que va a acabar mal, pero lo que nos importan son los detalles, los pormenores de este gigantesco timo de la estampita

. El pragmatismo del tiburón (Carlos Boyero, El País)

Chandor narra con estilo y tensión esta crónica sobre la desfachatez de los tiburones financieros, su capacidad para sobrevivir a la ruina colectiva que ellos han creado haciéndose aun más ricos, su implacable pragmatismo para engañar a sus competidores y adueñarse de las tablas de salvación cuando el barco se hunde

. Pirañas en la piscina (Borja Crespo, El Correo)

‘Margin Call’ es un retrato descarnado, nada frívolo, de los financieros -operadores de bolsa, banqueros, analistas- que afrontan las decisiones que determinarán el futuro de nuestro mundo
0

Sin identidad



La cosa (The thing) 
(Matthijs van Heijningen Jr. 2011)

Cuando acaba La cosa (The thing) uno puede optar por dos caminos. a) Pensar que lo que ha visto no le va a cambiar la vida y no era necesaria su realización o b) admitir que tras su inutilidad a uno no le deja una sensación de enfado por sus méritos (que los tiene). En mi caso la segunda opción fue la correcta. En esta precuela (que en realidad es un remake) Matthijs van Heijningen Jr.se admite incapaz de llegar a toda la profundidad (magnifico estudio sobre el ser humano) que tenía la obra maestra de John  Carpenter y decide crear una película espectacular pero sin salirse de la raya. The Thing no deja de ser una película sobre y con un sano espíritu de serie b que suele ser la condición más honrada que puede haber para una película de estas características.

La cosa (The thing) gana en sus excelentes y bien utilizados efectos especiales y de maquillaje que resultan tan apabullantes que uno se olvida que todo esto ya lo habíamos visto y mejor contado hace unos años. Aun así Van Heijningen Jr. tiene el mérito de lograr una película que nunca pierde su interés y no se da a absurdas excentricidades (chistes fáciles, ritmo exagerado...) propias de es tipo de películas. Sus estallidos en las partes de acción están muy bien medidos quizá porque es la principal baza con la que juega la película para ganarse al espectador. La cosa (The thing) tiene más caricatura que estudio de personajes y carece de la claustrofobia que está pidiendo a gritos pero todo ello es compensado con una realización no original pero si directa y a veces incluso apabullante. Parece claro que Matthijs van Heijningen Jr. era un fan de la obra de Carpenter por el respeto que le impone a La cosa (The thing). Quizá demasiado.

* La cosa (The thing) se pudo ver en el 44 Festival Internacional de Cinema de Catalunya

Lo mejor: unos FX soberbios

Lo peor: la parte final en la nave es prescindible

. Crisis de la mediana edad (Bob Rock, Almas oscuras)

De hecho, es curioso analizar en que aspectos funciona la cinta de Heijningen Justamente en aquellos en que funcionaba la cinta de Carpenter: el horror de verse atrapado junto a compañeros que pudiesen ser monstruos (¡paranoia! ¡paranoia!), el diseño alienígena de las mutaciones y un pesimismo muy de los ochenta – reinado de la música punk y siniestra –

. El enigma de otra industria (José Arce, La Butaca)

Técnicamente la propuesta se sostiene de modo ajustado, filmada, fotografiada y editada sin ningún tipo de alarde, buscando que el respetable no trate de encontrar la lógica a algo que no lo tiene ─la forma de contagio carece totalmente de interés, así como la profundidad o la capacidad de los personajes para empatizar con el palco─, con un puñado de puntuales sustos a golpe de surround pensados para que las palomitas y las emociones de los chavales vuelen por los aires

. Una horrible película de horror (Fernando Gil-Delgado, Fila siete)

Sustos tópicos, escenas previsibles, copias serviles de tomas de Carpenter, a menudo peor rodadas, y también secuencias nuevas completamente absurdas. El nuevo equipo cree que por incorporar efectos digitales mejoran la producción, y es un burdo error
2

Sitges 2011: (mucho) cine ante la crisis


En repetidas ocasiones el director del Festival de Sitges, Ángel Sala, ha dicho que si un país en crisis comienza a recortar en cultura la sociedad se acercará “a la barbarie”. Quizá por eso el Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya ha vuelto a ofrecer en 44º edición un festival enorme y excesivo donde se ha podido ver cine de todo y  más calidad que la ofrecida el año anterior. Cuando hay carencia se ha agudizado el ingenio para ofrecer un gran espectáculo.

El Festival de Sitges salió ganando con la temática de este año. La inteligencia artificial no sólo ha servido para rendir homenaje a la obra maestra de Spielberg sino que dio pie a que el doctor Ishiguro ofreciera una multitudinaria charla sobre este campo. En un tiempo en donde el presente es gris Sitges nos ha hecho reflexionar sobre el futuro. Eso si siempre con una mirada algo descorazonadora sobre el ser humano. Con Frankestein, Juegos de guerra o Westworld hemos recordado el pasado para comprobar que la realidad supera la ficción. Los geminoides ya están aquí. El futuro ya está aquí.

Como siempre Sitges ha recibido un apoyo masivo por parte del público. Fue impresionante ver como el Auditori se llenaba el pasado sábado para ver The artist, una de las revelaciones de este año, y como durante su proyección no se oyó a nadie...en una película muda. La ovación final a la película demostró que Sitges está hecha de una pasta especial. Sin duda el tanto conseguido al proyectar la película de Michel Hazanavicius fue importante pero no menos que los pases de ese futuro clásico que es Drive. También hubo ovación pero no solo al final. Cuando el nombre de Nicolas Winding Refn aparecía en pantalla al principio del film los espectadores de Sitges irrumpieron en aplausos quizá sabiendo que iban a ver algo especial. Sólo cabe felicitar al festival por hacer que el último sábado fuera un dia grande proyectando The thing, The artist, Drive, Diamond Flash (desgraciadamente sólo tuvo un pase) o Killer Joe una estupenda bizarrada de William Friendkin con un soberbio Matthew McConaughey. Películas como Melancholia, Extraterrestre, Mientras duermes... hicieron que uno se alegre del esfuerzo que se hace en Sitges por traer películas que muchos tenemos marcadas en la agenda.

Dentro de la cantidad de nombres que han pasado por Sitges hay dos que salen reforzados. El primero que hay que resaltar es Kevin Smith. Su aventura por el terror salió mal parada en Estados Unidos y Sitges la ha recibido con los brazos abiertos dándole el premio a la mejor película. Bien recibida por la critica y el publico Red State ha recibido una segunda oportunidad en Sitges para poder ser distribuida en Europa. No en vano este hecho fue clave para darle el premio según confesó el miembro del jurado J.A. Bayona. La guinda para Red State fue que obtuviera el premio al mejor actor para el carismático Michael Parks recogiendo el testigo de Patrick Fabian por El último exorcismo. Otra película sobre un América profunda y sobrecogedora.

Pero como suele suceder la triunfadora moral de Sitges 2011 no fue la ganadora del premio a la mejor película. Attack the block tuvo ese honor. Recibida con entusiasmo por el público y la prensa en su primer pase la película de Joe Cornish fue una de las más comentadas en esta edición. Deudora de un nuevo cine británico con gusto por el humor, el fantástico y realidad social (Zombies Party) es una película con ritmo y con la suficiente caradura para encandilar un buen publico festivalero. Se llevó los premios del público, critica (nada usual sumar esos dos), banda sonora y un premio especial. Pero consiguió algo más que fue que todo el mundo se quedará con el nombre de Joe Cornish para futuros proyectos. Un debut inmejorable para Cornish. Quizá Attack the block debió llevarse el premio a la mejor película (dio la sensación que fue la que más gustó al jurado) pero las ganas de “ayudar” a Kevin Smith pesaron más en la decisión final. Brit Marling mejor actriz (Another earth), Na Hong-jin mejor director (The yellow sea), Lucy McKee y Jack Ketchum mejor guión (The woman) y los efectos especiales de Eva fueron añadidos a un palmarés en general bien recibido. El olvido de una película que contenía un interesante debate ético como Womb fue un pequeño lunar.
0

"Eva tiene una gran carga de melodrama"
(Kike Maíllo, director de Eva)



Ni Almodóvar, ni Vigalondo, ni Balagueró. Uno de los grandes estrenos españoles del año surge del trabajo de un joven director llamado Kike Maíllo. En su debut como director Maíllo se ha atrevido a contar una historia de ciencia ficción en donde la robótica, la inteligencia artificial y las relaciones humanas son clave. Vivir Rodando en colaboración con el blog científico Feedback (creado por Ángeles Gómez) hablamos con Kike Maillo sobre la arriesgada y apasionante aventura de crear Eva. Kike Maíllo habló sobre las influencias de la literatura robótica, el imponente reparto de la película o su base científica dejando claro que Eva es un proyecto  ambicioso y diferente y con un carrera prometedora. Tras su premio en el Festival de Venecia Eva se presentará este jueves 6 de octubre en Sitges para abrir su certamen. El 28 de octubre será la prueba de fuego definitiva con su estreno en salas de toda España.

 

Para escuchar o descargar la entrevista con Kike Maíllo pincha en: 

0

Yihad absurda



Four Lions 
(Christopher Morris 2010)

Todo tipo de violencia es fruto de la ignorancia. Por ello ante la violencia extrema e inhumana que es el terrorismo sólo vale poner en ridículo las ideas de quienes la practican. Esa debe ser la máxima que utiliza ... para su Four Lions en donde nos muestra la preparación de un ataque terrorista por un grupo islámico radical. Poco a poco nos damos cuenta que como todo fanatismo estos aspirantes a mártires se dejan llevar por ideas confusas, absurdas y manipuladas dando pie a unas situaciones tan surrealistas como divertidas. Aunque la apuesta por la comedia es arriesgada viendo Four Lions uno acaba pensando que es el único camino para mostrar como el fanatismo es una de las lacras del mundo en que vivimos. Porque un genero tan loco como la comedia es quizá el más cuerdo para hablar del sin sentido del ser humano.

Christopher Morris podía haber optado por el camino fácil y ahondar en la parte disparatada de la cinta. En cambio y de manera inteligente el director realiza Four Lions de una manera áspera y documental logrando que la sonrisas que logran tengan un tamiz oscuro algo que sólo podía salir de un país como Gran Bretaña donde se maneja perfectamente este tipo de humor. Por eso Four Lions sacude por dentro y hace que el espectador se divierta pero nunca se relaje. Y es valiente Morris en poner el foco también el otro lado, en el occidental, donde la idiotez también es bandera y acaba provocando violencia y caos (una de las escenas finales en Egipto es demoledora). Por eso su final no es nada acomodaticio y completamente realista. Al final Four Lions acaba siendo una película necesaria para pensar y reflexionar sobre como han pasado siglos y siglos y el mundo sigue completamente absurdo.

Lo mejor: su acertado tono

Lo peor: cierta irregularidad argumental

. Horror feísta (Sergi Sánchez, La Razón)

La torpeza de este cuarteto de incompetentes se mantiene intacta todo el metraje, y sólo al final la parodia se despega de su transgresor concepto para demostrar que está dispuesta a llegar tan lejos como sea necesario. Es decir, está dispuesta a llegar a aquel lugar donde el horror demuestra su dimensión más absurda, arbitraria y perturbadora

. Parodiar el terrorismo y salir victorioso (Javier Ruiz de Arcuate, Las horas perdidas)

A nivel visual Morris opta por un estilo sucio, casi documental, muy en la línea de Greengrass, pero igual que en los vídeos de los protagonistas, a ratos bordeando lo “feo”


En su caza del integrista imbécil, Four Lions alcanza además la comedia pura, de fisicidad explosiva y lenguaje irremediable (pondremos una bomba en internet), que nos hace olvidar esa Guerra Santa soterrada desde el comienzo