A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Programa Vivir Rodando 101: Oscars 2018 Programa Vivir Rodando 100: Jacques Vallée / Encuentros en la tercera fase Lo mejor de 2017 (IV): Películas Lo mejor de 2017 (III): Interpretaciones
0

Tensión entre superpotencias apta para todos los públicos



El caso Farewell 
(Christian Carion 2009)

El caso Farewell parece una película de otra época. Enmarcada en la tradición de películas de espías europea el film está realizado con la sobriedad y eficacia que este tipo de historias tienen. Para bien y para mal El caso Farewell se aleja de cualquier fuego de artificio y se limita a contar en dos o tres trazos el conflicto entre los bloques occidental y comunista. A través de un caso real uno intuye la tensión, paranoia y violencia que se respiró en esos años donde la información era un valor más preciado que cualquier tipo de bomba..

El problema de El caso Farewell es que una virtud como la sobriedad se acaba convirtiendo en un problema. Al final la película tiene cierto tufillo a telefilm de lujo que trata con demasiada frialdad un tema de importancia tan grande. Por eso la aparición de personajes históricos como Ronald Reagan o François Mitterrand parecen ser unos muñecos lujosos que nunca se convierten en personas de verdad. Y en esa tesitura se encuentra El caso Farewell que logra acercar un pedazo de historia a todos los públicos pero que no rasca más allá de la superficie. Afortunadamente el personaje de un acertado Emir Kusturica logra insuflarle algo de vida y humanidad a una entretenida película realizada con una profesionalidad intachable.

Lo mejor: el personaje de Emir Kusturica

Lo peor: el momento Queen

. El drama humano tras los terremotos políticos (Beatriz Maldivia, Blog de cine)

‘El caso Farewell’ no es una película perfecta ni cuenta con ningún aspecto concreto llevado a cabo de manera grandiosa. Pero tiene la virtud de sostener la curiosidad durante sus casi dos horas de duración. Con algún momento especialmente logrado y unas interpretaciones sentidas y auténticas, funciona como drama y como recuerdo de una época que parece más pasada de lo que es

. La sutileza del espía (Javier Ocaña, El País)

Con un ritmo mucho más calmoso del habitual, la película está infinitamente mejor dirigida que escrita

. Espías como nosotros (Sergi Sánchez, La Razón)

Las escenas de tensión se reducen a lo mínimo y el espionaje se desnuda de su aparato místico, dando espacio para que la vulnerabilidad de los protagonistas conquiste el ánimo del espectador

0 comentarios: