A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Breves apuntes sobre Sitges 2018 Programa Vivir Rodando 102: Cómo acabar con la contracultura Programa Vivir Rodando 101: Oscars 2018 Programa Vivir Rodando 100: Jacques Vallée / Encuentros en la tercera fase
1

Veredicto: No culpable

- El inocente -  (Brad Furman, 2011)


Mattew McConaughey  tiene mucho mérito. Ha sabido sobrevivir en el feroz mundo de Hollywood a pesar de sufrir esa losa de ser nombrado “el sucesor de Paul Newman” (Dios nos pille confesados). Es verdad que lo ha hecho a través de comedias odiosas / insufribles románticas y de proyectos de chichinabo. Pero lo ha conseguido, no ha desaparecido entre esa masa anónima de futuras estrellas de Hollywood que nadie sabe donde han acabado. Sería injusto meter a El inocente en el saco de “películas de Matthew McConaughey” ya que tiene más de un punto de interés.

El principal es que es una adaptación de una novela (El inocente) del sólido escritor de novelas policíacas Michael Connelly. Con lo cual uno puede sospechar que, por lo menos, habrá una trama interesante y sólida. Y no decepciona. Su tramo inicial mantiene el interés gracias a un interesante punto de partida y a un McConaughey bastante creíble y enérgico. También hay que reconocerle mérito a Brad Furman que hace un trabajo bastante sobrio sin apenas excesos logrando que uno nunca salga de la historia. Y si uno ha ido a ver El inocente sabiendo que van a aparecer actores como William H. Macy, Marisa Tomei y Bryan Cranston  uno se frota las manos. Pero con esas interpretaciones pasa como con el resto de la película, que uno acaba pensando: “tanto para al final tan poco”. El director sigue haciendo lo que puede pero la historia se pierde en giros y explicaciones superficiales que hacen que desconectes con la película y te acabe interesando más bien poco la historia. Y sí, salen Macy, Tomei, Cranston…pero en personajes tan fugaces, superficiales y sin capacidad de lucirse que uno piensa si hacía falta llevarlos allí para tan poco cosa.  Al final El inocente no aburre ni toma el pelo pero quizá no hacían falta dos horas y tanta explicación para todo lo al final ofrecido.

Lo mejor: un buen arranque

Lo peor: una parte final demasiado atropellada

. El rey del mambo (La Butaca, José Arce)

Atractiva ya desde sus créditos iniciales, la película avanza con un ritmo fantástico a lo largo de sus dos horas de narración, conducida por una estupenda, dinámica y consciente labor de dirección de Furman

. Los peligros que entraña la justicia (Beatriz Maldivia, Blog de cine)

A pesar de haber pasado un rato sumamente entretenido durante el visionado de ‘El inocente’, no puedo afirmar que me dejase una huella imborrable en la memoria. Por lo tanto, no concluyo que se trate de una obra maestra, ni de la renovación del género ni ninguna otra consideración grandilocuente que pudiese justificar instar ferviente e impacientemente a que os acerquéis al cine

. La diversión del juzgado (Javier Ocaña, El País)

El inocente no inventa nada. En ella se dan cita desde el posible culpable con cara de pan de Las dos caras de la verdad (1996) hasta el abogado sin escrúpulos con la soberbia como segundo traje de Algunos hombres buenos (1992), pero la graduación de la información siempre es la correcta, los giros de guion contienen la sorpresa necesaria, y los personajes, su punto justo de atractivo malsano y de sensibilidad

1 comentarios:

daniel

Interesante, por algun motivo su sinopsis me ha llamado bastante la atención, ya caera en estos dias. Por las criticas parece estar muy correcta; veremos.

Saludos!