A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Breves apuntes sobre Sitges 2018 Programa Vivir Rodando 102: Cómo acabar con la contracultura Programa Vivir Rodando 101: Oscars 2018 Programa Vivir Rodando 100: Jacques Vallée / Encuentros en la tercera fase
0

Inofensiva broma oriental

- Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos - (Zhang Yimou, 2009)


Zhang Yimou sigue dirigiendo películas y trabajando pero, a la vez, poco a poco ha ido desapareciendo de festivales y de círculos cinéfilos exigentes. Quizá por haberse adaptado demasiado bien al gobierno de su país o por haber cogido proyectos más o menos alejados de películas que le dieron gloria, le perdíamos la pista a Yimou como cineasta de referencia. Por eso la noticia de que su próxima película es un remake de Sangre fácil de los Hermanos Coen descoloca y, no nos engañemos, hace desconfiar. La suerte (o desgracia) es que Yimou ha tomado su Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos como una especie de broma que exige la comprensión (y el humor) del espectador para que la película no resulte pesada. 

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos demuestra que ruede lo que ruede Yimou sigue teniendo un gran talento visual. Esas estupendas escenas en ese desierto rojizo mezclándose con el vestuario de los actores conformar un poderío cromático que embelesa por muy tonto que sea lo que se esté contando. Porque todo el mundo negro de los Coen Yimou lo reduce a la broma de un chiste barato. Pero aun así Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos llega a entretener como pequeña película de engaños, equívocos y humor oriental. Destacando además en el reparto la estupenda interpretación de Ni Yan que salta del humor al (escaso) drama y que aporta la energía a una película que a veces languidece por lo anecdótico de su trama. Uno puede disfrutar Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos si acepta el chiste que Yimou nos quiere contar. Lo bueno es que el chiste lo cuenta alguien con talento y eso ya es algo.

Lo mejor: la interpretación de Ni Yan

Lo peor: es una película que se olvida pronto

. Humor amarillo (Beatriz Martinez, Cine 365)

Nos encontramos ante una obra en la que ni siquiera sus indudables capacidades plásticas sirven para que nos abstraigamos de la intragable sucesión de gags que trufan la función

. Neo-noir pervertido (Jordi Revert, La Butaca)

Es de agradecer que el director haya optado por la insumisión a la fuente como base para una obra nueva, disfrutable en su calidad de entretenimiento pasajero y llamativamente impropio

. La tragicomedia bufa de Yimou (Beatriz Maldivia, Blog de cine)

Personalmente, considero una pena que la maestría fílmica de Zhang Yimou esté al servicio de una pantomima de enredos, teatral y vodevilesca, de humor bufo y de personajes guiñolescos

0 comentarios: