Programa Vivir Rodando 95: Selfie Programa Vivir Rodando 94: John Keel / Mothman, la última profecía Programa Vivir Rodando 93: Sueños eléctricos. Cine y cultura rock « Las de salas de cine clásicas son un patrimonio que debería cuidarse» (Raúl Cornejo, Alicante Plaza) Programa Vivir Rodando 92: El cine Alcázar de Elche. Arquitectura y vida de las salas cinematográficas
  • INICIO
  • VIVIR RODANDO ES...
  • ► PODCAST VIVIR RODANDO (2008-2017)
  • LO MEJOR (2007-2016)
  • HISTÓRICO
      2016 

      Película 

      Carol / The Duke of Burgundy

      Interpretaciones

      Adam Driver (Paterson)
      Lorena Iglesias (Esa sensación)

      Encuesta anual

      Los odiosos ocho

      2015 

      Película 

      It Follows

      Interpretaciones

      Ramón Barea (Negociador)
      Essie Davis (Babadook)

      Encuesta anual

      Del revés (Inside Out)

      2014 

      Película 

      Sólo los amantes sobreviven

      Interpretaciones

      Leonardo DiCaprio (El lobo de Wall Street)
      Emmanuelle Seigner(La Venus de las pieles)

      Encuesta anual

      El gran hotel Budapest

      2013 

      Película 

      La cabaña en el bosque

      Interpretaciones

      Philip Seymour Hoffman (The Master)
      Adèle Exarchopoulos (La vida de Adèle)

      Encuesta anual

      Django desencadenado

      2012 

      Película 

      Moonrise Kingdom

      Interpretaciones

      George Clooney (Los descendientes)
      Rooney Mara (Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres)

      Encuesta anual

      Moonrise Kingdom

      2011

      Película 

      Drive

      Interpretaciones

      Ryan Gosling (Drive)
      Natalie Portman (Cisne negro)

      Encuesta anual

      Midnight in Paris

      2010

      Película 

      La red social

      Interpretaciones

      Joaquin Phoenix (Two lovers)
      Emma Stone (Rumores y mentiras)

      Encuesta anual

      Origen

      2009

      Película 

      La clase

      Interpretaciones

      Frank Langella (El desafío. Frost contra Nixon)
      Charlotte Gainsbourg (Anticristo)

      Encuesta anual

      El curioso caso de Benjamin Button
      Déjame entrar
      Los mundos de Coraline
      El secreto de sus ojos

      2009

      Película 

      Tropic Thunder

      2008

      Película 

      Zodiac
  • TWITTER | FACEBOOK | RSS | ITUNES
  • CONTACTO
  • LISTAS
  • ► PROGRAMA VIVIR RODANDO 95: SELFIE
  • RESUMEN 2016
  • EVENTO: CICLO MARCO BELLOCCHIO (JUNIO-JULIO / FILMOTECA ESPAÑOLA)
0

/ VR38.4X11 / Programa Vivir Rodando 29 Mayo 11 (Bud Spencer y Terence Hill)



Hace muchos años el destino juntó a dos actores italianos que, en un principio, no tenían mucho que ver.Carlo Pedersoli y Mario Girotti cambiaron sus nombres por los de Bud Spencer y Terence Hill y comenzaron a protagonizar películas que mediante la simpleza argumental, los mamporros y un humor surrealista conquistaron a los espectadores de media Europa. No había que pedirle mucho a Le llamaban Trinidad o Y si no, nos enfadamos, sólo ver la cara de hastío de Spencer, la picaresca de Hill y el sonido de los mamporros para enganchar a toda una generación. Por eso el programa 38 de Vivir Rodando le dedica un homenaje a una pareja que nunca saldrá en ninguna lista sobre los mejores actores de la historia pero que sacaron las sonrisas a millones de espectadores y ahora son considerados iconos de la cultura popular. Y para hablar de un duo divertido y surrealista sólo se podía contar con otra pareja igual, Ángeles Gómez (creadora de Feedback y El Espacio) y Roberto Pascual (co-creador junto a Gómez del mítico espacio YSNNE). Golpes desde el cariño en este programa de Vivir Rodando.



Si quieres escuchar o descargar el programa pincha en:

1

Más grande que la ficción

- Senna - (Asif Kapadia, 2010)

Se dice que en esta época hemos perdido la intimidad y que todos nuestros movimientos están de alguna manera grabados...quizá por eso cuando vemos imágenes por televisión de personajes celebres nos parecen artificiales, como si estuvieran actuando. El gran punto de interés de Senna es el impacto que muchas de sus imágenes documentales tienen al mostrarnos al ídolo (y al mundo que le acompaña) como algo real y de carne y hueso. En una primera vista se puede acusar a Senna de ser un documental algo superficial que pasa de puntillas por la biografía del mito brasileño centrándose en la carrera deportiva. En realidad, la película ejerce de espejo de un personaje y de una época sin pretender ni enaltecer ni distorsionar cualquier imagen. Viendo la película sabemos que Ayrton Senna era de buena familia, intuimos su afición por el sexo femenino y sí que pone algo de énfasis en su aspecto religioso, vital para entender al personaje.

El principal atractivo es su exhaustivo trabajo documental. La gran virtud de Senna están en momentos la fuerza de esas explosivas reuniones de pilotos (impensables de ver ahora) o lo bien montado que está la mítica rivalidad entre Alain Prost y Ayrton Senna que elevó el status de la Formula 1. Y Asif Kapadia como si un maestro del puzzle se tratará realiza un documental a primera vista sobrio pero donde la la naturalidad y el realismo de sus imágenes tienen tanta fuerza que no hace falta ningún subrayado molesto. Ni siquiera en la muerte de Ayrton Senna se permite ningún tipo de exceso. Kapadia sólo necesita mostrar a la gente de Brasil y las personas que le acompañaron en su vida para mostrar la magnitud de la tragedia. No es Senna una pieza “artística” porque no lo necesita. Todo lo que necesitábamos saber de Ayrton Senna estaba en las imágenes.

Lo mejor: la naturaleza cinematográfica de sus imagenes

Lo peor: alguno podría echar de menos más profundidad

. Ayrton Senna, el piloto de Dios (Jordi Costa, El País)

Resulta problemático y discutible afirmar que haya vidas tocadas por la gracia, pero Senna, documental casi hagiográfico construido a mayor honra y gloria del piloto brasileño Ayrton Senna, tres veces campeón de fórmula 1, parece demostrar que hay vidas dotadas de esa impecable construcción narrativa que exigiría el más dogmático e inflexible manual de escritura de guión

. Vida y muerte de un piloto (Carmen L. Lobo, La Razón)

Pero, a la postre, qué sabemos del chico generoso y de mirada tímida, además que fue un genio de las pistas, que ganó varias veces el título mundial, que el volante se transformó en amante y verdugo. Hay veces en que es mejor que el misterio les sobreviva
. Entre la épica y la idealización (Andrea Rodríguez Rodríguez, La Factoría del Cine)

Cabe destacar la valiosa documentación empleada que, a través de películas familiares y videos de archivo –desde las reuniones de los pilotos, pasando por entrevistas concedidas a las televisiones, hasta las grabaciones de las carreras-, el espectador llega a conocer las motivaciones, las preocupaciones y la visión del piloto sobre la forma de vivir el deporte
0

Inofensiva broma oriental

- Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos - (Zhang Yimou, 2009)


Zhang Yimou sigue dirigiendo películas y trabajando pero, a la vez, poco a poco ha ido desapareciendo de festivales y de círculos cinéfilos exigentes. Quizá por haberse adaptado demasiado bien al gobierno de su país o por haber cogido proyectos más o menos alejados de películas que le dieron gloria, le perdíamos la pista a Yimou como cineasta de referencia. Por eso la noticia de que su próxima película es un remake de Sangre fácil de los Hermanos Coen descoloca y, no nos engañemos, hace desconfiar. La suerte (o desgracia) es que Yimou ha tomado su Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos como una especie de broma que exige la comprensión (y el humor) del espectador para que la película no resulte pesada. 

Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos demuestra que ruede lo que ruede Yimou sigue teniendo un gran talento visual. Esas estupendas escenas en ese desierto rojizo mezclándose con el vestuario de los actores conformar un poderío cromático que embelesa por muy tonto que sea lo que se esté contando. Porque todo el mundo negro de los Coen Yimou lo reduce a la broma de un chiste barato. Pero aun así Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos llega a entretener como pequeña película de engaños, equívocos y humor oriental. Destacando además en el reparto la estupenda interpretación de Ni Yan que salta del humor al (escaso) drama y que aporta la energía a una película que a veces languidece por lo anecdótico de su trama. Uno puede disfrutar Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos si acepta el chiste que Yimou nos quiere contar. Lo bueno es que el chiste lo cuenta alguien con talento y eso ya es algo.

Lo mejor: la interpretación de Ni Yan

Lo peor: es una película que se olvida pronto

. Humor amarillo (Beatriz Martinez, Cine 365)

Nos encontramos ante una obra en la que ni siquiera sus indudables capacidades plásticas sirven para que nos abstraigamos de la intragable sucesión de gags que trufan la función

. Neo-noir pervertido (Jordi Revert, La Butaca)

Es de agradecer que el director haya optado por la insumisión a la fuente como base para una obra nueva, disfrutable en su calidad de entretenimiento pasajero y llamativamente impropio

. La tragicomedia bufa de Yimou (Beatriz Maldivia, Blog de cine)

Personalmente, considero una pena que la maestría fílmica de Zhang Yimou esté al servicio de una pantomima de enredos, teatral y vodevilesca, de humor bufo y de personajes guiñolescos
0

New Burlesque carnal y humano

- Tournée - (Mathieu Amalric, 2010)


Es una lastima la marginalidad con la que se ha estrenado la nueva película como director del actor Mathieu Almaric. Y es una lastima porque es un trabajo que demuestra que Almaric no sólo es uno de los más potentes actores del cine europeo reciente sino un artista con una mirada inteligente y personal. Tournée habla de la gira por Francia de unas artistas norteamericanas del llamado Burlesque (o  mejor dicho New Burlesque) dirigidas por un productor casi decadente bordado por Almaric. El director no se centra en fotografiar de manera brillante estos espectáculos ni por otra parte burlarse o ridiculizar esta forma de arte. Mathieu Almaric logra dentro del caos, curvas, risas... narrar la existencia de un grupo donde se necesitan los unos a los otros para sobrevivir. Joachim (el productor interpretado por Almaric) a sus bailarinas y viceversa, a pesar de las mentiras y fracasos del primero. Por eso Tournée tiene una capacidad humana que logra que esos cuerpos imponentes dejen translucir su alma.

Dentro de este grupo cohesionado de mujeres destaca la mirada y el rostro de una carnal y sensacional Miranda Colclasure. Tanto ella como la inteligente cámara que manda Mathie Almaric logran crear un personaje tremendamente tan delicado como fuerte que en sus encuentros con el personaje de Joachim en la recta final de la película logran los mejores momentos de Tournée. Capítulo aparte está la labor en la dirección de Almaric que logra transmitir la alegria y arte de ese New Burlesque sin recrearse en una mirada que, a la larga, sería superficial. Quizá por eso los números siempre parecen vistos por una tercera persona sin llegar a ser protagonistas absolutos. El trabajo tras las cámaras de Mathieu Almaric es soberbio. Como soberbia es su manera de reflejar esa extraña familia políglota que aspira a una actuación y una gloria que quizá nunca llegará. Una actuación en Paris es la eterna promesa incumplida de Almaric a sus artistas, que está tan lejos en la realidad como cerca  en la distancia. Pero mientras ese sueño no llega se tienen a ellos mismos para lamerse sus heridas. Y también tienen al espectador ya que el Almaric director ha logrado que esas estrellas del New Burlesque sean creíbles, humanas y cercanas. 

Lo mejor: la dirección de Mathieu Amalric y las miradas de Miranda Colclasure

Lo peor: la marginalidad con que se ha estrenado la película en España

. La contracultura del cuerpo (Jordi Costa, El País)

Todas ellas estrellas reales del new burlesque que interpretan, ante la mirada transversal de la cámara, los números que ellas mismas han concebido, las actrices convocadas por Amalric en el reparto de Tournée no responden, ni por edad, ni por estética, a los parámetros de belleza consensuados en nuestro presente plástico y vaciado de contenido: en la dignidad y el esplendor de sus cuerpos está uno de los mayores efectivos de una película que, además, logra trascender el rotundo argumento que, por sí mismas, generan esas presencias

. La rana y sus bailarinas (Xavier Vidal, Cinoscar & Rarities)

Amalric nos dice que la vida es igual de burlesca que esos espectáculos: burlesca por lo que tiene de festiva y jocosa, también porque invita a la burla o a la chanza (definición misma del DRAE) cuando alguien decide tomar un camino secundario. Tournée nos devuelve esa imagen deformada y al mismo tiempo muy lúcida de la vida. Si todo es un circo, más vale que disfrutemos el poco tiempo que estamos montados en la atracción. Una reflexión muy madura planteada con una estética muy estudiada. Será que Amalric no es un principiante

. Gira de variedades por el pasado (Alberto López, La Noche Americana)

Es una buena historia, bien rodada, con un buen plantel de actores y sin altibajos pero en la que se nota demasiado que está hecha para el lucimiento de su director, escritor y actor protagonista Mathieu Amalric
3

Los mágicos y reflexivos años 20

- Midnight in Paris - (Woody Allen, 2011)


Midnight in Paris es una de las películas de Woody Allen que más éxito y conexión con el publico ha tenido en los últimos años. Y curiosamente es uno de las películas donde el director más y mejor ha reflexionado sobre su carrera, su arte y su vida. Ya con setenta y seis años y críticas (a menudo injustas) sobre lo previsible que se ha vuelto su trabajo Midnight in Paris parece un estupendo capricho personal. Allen deja reflexiones sobre el sexo o el matrimonio para hablar sobre la creación y preguntarse sobre su carrera siempre tan frenética con película al año. Ese personaje que representa con acierto Owen Wilson podría ser el mismo Allen reflexionando sobre si los años de Manhattan, Annie Hall, Delitos y faltas o Maridos y mujeres realmente fueron los de verdad. Donde a él le gustaría estar.

Y todo esta reflexión de Allen la reviste de un cuento mágico, en una ciudad de ensueño (eso si nunca cayendo en la postal barata) y con un juego de iconos culturales que es un homenaje a personajes vitales en la historia de la humanidad nunca cayendo en la pedantería fácil. Hay cariño y humor en todos los mitos que aparecen por Midnight in Paris. Es cierto que la película tiene partes con algún trazo grueso, chistes ya vistos y algunos excesos como lo excesivamente irritante que se vuelve el personaje de Rachel McAdams conforme avanza la película, irregularidad de Woody Allen que también pertenece al sello del director aunque sea en esta última fase. Midnight in Paris no deja de ser una reconciliación consigo mismo para intentar disfrutar de su recta final como director. Y no lo ha hecho con una película agresiva ni cínica sino con un bonito cuento alegórico. Y en su viaje ha logrado que le acompañe el público. Viejo zorro. 

Lo mejor: la medianoche en París

Lo peor: ese inicio larguísimo con postales de París

. Magia parisina (Jesús Roma, Cinebulosa)

Bajo la apariencia de comedia romántica, Woody Allen nos envuelve por completo en su particular mundo, y con la premisa de una excitante carta de amor a una de las ciudades más bellas del mundo, se encarga de transformar dicha comedia en todo un compendio de cine de alto contenido intelectual, lo que nos permite viajar por mundos de ensueño sin apenas parpadear y nos permite reir sin complejos sin apenas perder la compostura

. Nadie faltó a la fiesta (Antonio Bordón, La Provincia)

Sencilla, pero muy crítica, emotiva, pero muy cerebral, Midnight in Paris nos ofrece en 90 minutos de salutífera diversión un Allen rejuvenecido, fiel a su idea del cine como ilusión, en el que la figura del artista deviene, una vez más, protagonista absoluto, dentro siempre de una caligrafía pulcra y tan marginal, en la vorágine del cine de montaje actual, como sus antihéroes

. Un viaje de ida y vuelta al amor (Julio R. Chico, La mirada de Ulises)

El director de “La Rosa Púrpura de El Cairo” sigue huyendo de la realidad porque no le satisface y porque el amor ideal sólo se encuentra en el imaginario del creador, algo que debe ser cualquier enamorado y cualquier artista, en cierto sentido: crear un universo donde todo cobre un sentido nuevo, donde las mismas palabras o las mismas notas musicales lleguen empapadas de sentimientos vivos y de encanto embriagador
1

Veredicto: No culpable

- El inocente -  (Brad Furman, 2011)


Mattew McConaughey  tiene mucho mérito. Ha sabido sobrevivir en el feroz mundo de Hollywood a pesar de sufrir esa losa de ser nombrado “el sucesor de Paul Newman” (Dios nos pille confesados). Es verdad que lo ha hecho a través de comedias odiosas / insufribles románticas y de proyectos de chichinabo. Pero lo ha conseguido, no ha desaparecido entre esa masa anónima de futuras estrellas de Hollywood que nadie sabe donde han acabado. Sería injusto meter a El inocente en el saco de “películas de Matthew McConaughey” ya que tiene más de un punto de interés.

El principal es que es una adaptación de una novela (El inocente) del sólido escritor de novelas policíacas Michael Connelly. Con lo cual uno puede sospechar que, por lo menos, habrá una trama interesante y sólida. Y no decepciona. Su tramo inicial mantiene el interés gracias a un interesante punto de partida y a un McConaughey bastante creíble y enérgico. También hay que reconocerle mérito a Brad Furman que hace un trabajo bastante sobrio sin apenas excesos logrando que uno nunca salga de la historia. Y si uno ha ido a ver El inocente sabiendo que van a aparecer actores como William H. Macy, Marisa Tomei y Bryan Cranston  uno se frota las manos. Pero con esas interpretaciones pasa como con el resto de la película, que uno acaba pensando: “tanto para al final tan poco”. El director sigue haciendo lo que puede pero la historia se pierde en giros y explicaciones superficiales que hacen que desconectes con la película y te acabe interesando más bien poco la historia. Y sí, salen Macy, Tomei, Cranston…pero en personajes tan fugaces, superficiales y sin capacidad de lucirse que uno piensa si hacía falta llevarlos allí para tan poco cosa.  Al final El inocente no aburre ni toma el pelo pero quizá no hacían falta dos horas y tanta explicación para todo lo al final ofrecido.

Lo mejor: un buen arranque

Lo peor: una parte final demasiado atropellada

. El rey del mambo (La Butaca, José Arce)

Atractiva ya desde sus créditos iniciales, la película avanza con un ritmo fantástico a lo largo de sus dos horas de narración, conducida por una estupenda, dinámica y consciente labor de dirección de Furman

. Los peligros que entraña la justicia (Beatriz Maldivia, Blog de cine)

A pesar de haber pasado un rato sumamente entretenido durante el visionado de ‘El inocente’, no puedo afirmar que me dejase una huella imborrable en la memoria. Por lo tanto, no concluyo que se trate de una obra maestra, ni de la renovación del género ni ninguna otra consideración grandilocuente que pudiese justificar instar ferviente e impacientemente a que os acerquéis al cine

. La diversión del juzgado (Javier Ocaña, El País)

El inocente no inventa nada. En ella se dan cita desde el posible culpable con cara de pan de Las dos caras de la verdad (1996) hasta el abogado sin escrúpulos con la soberbia como segundo traje de Algunos hombres buenos (1992), pero la graduación de la información siempre es la correcta, los giros de guion contienen la sorpresa necesaria, y los personajes, su punto justo de atractivo malsano y de sensibilidad
1

Exorcismos caseros

- El último exorcismo - (Daniel Stamm, 2010)

Daniel Stamm juega en El último exorcismo con el recurso de utilizar el estilo de falso documental para narrar esta historia de posesiones, exorcismo y terror. Y uno tiende a cogerle manía (en principio) a una película que se ha apuntado a esa moda que resulta un poco cansina. Por suerte El último exorcismo tiene elementos suficientemente interesantes como para cogerle cariño a una película hecha con bastante mimo y con un acertado sentido del ritmo. El principal elemento positivo es saber dotar de profundidad a su personaje protagonista, ese timador charlatán magníficamente protagonizado por el actor Patrick Fabian. El film logra que muchas veces que el efectismo de su trama inicial (la posesión de una eficaz Ashley Bell) quede en segundo plano para conferirle protagonismo a la historia del predicador y como se mueve en un mundo tan hostil como es el de la América profunda. Eso salva a El último exorcismo de caer en el olvido nada más acabar de verla.

No hay muchas sorpresas con el resto de El último exorcismo. Posesiones realizadas con bastante credibilidad, ambigüedad en su historia, alguna trampa innecesaria y un final más previsible que impactante. Pero todo con la sensación de película de terror pequeña y cercana que se ve con bastante agrado a pesar de ciertos lugares comunes y el empleo del falso documental. La culpa es de tener un director con pinta de artesano que ama el oficio y un protagonista carismático que logra darle otra dimensión al film.

Lo mejor: la interpretación de Patrick Fabian

Lo peor: el estilo de falso documental se hace cansino e innecesario

. Bienvenidos al infierno americano (Jesús Palacios, Cine 365)

A pesar de que ya estamos hartos de cámaras en mano, de equipos de rodaje que perecen convertidos en protagonistas/víctimas de su propia película, de envoltorios seudo-documentales, que pretenden y raramente consiguen actualizar las viejas fórmulas del cine mondo y del shockumentary de toda la vida, El último exorcismo resulta una experiencia inteligente, ingeniosa y, más aún, genuinamente escalofriante en ocasiones

 . Una visita al lado oscuro de la piedad (Nando Salvá, Cinemanía)

Si El último exorcismo funciona es ante todo por su rechazo a construir suspense a partir de sustos baratos, optando en cambio por una serie de imágenes bizarras, resultantes muchas veces de una cámara fuera de posición, o desenfocada, o alejada de la acción

. El exorcismo sin fin (Gloria Ana Diez, Escribiendo cine)

Lo esencial aquí es que el estilo documental no busca generar el terror en el espectador mediante su inclusión en la realidad de la historia, sino desarrollar la trama de un modo más intimista para permitirle que ingrese a la psicología del personaje
0

/ VR37.4x10 / Programa Vivir Rodando 3 Mayo 11 (Ovnis y extraterrestres)



Al cine no le ha bastado con reflejar en las películas la vida en el planeta Tierra. Al séptimo arte siempre le ha interesado “los otros”. Visitantes de otros mundos que llegan a nuestro planteta con diversos fines (desde belicos a amistosos). Un tema tan irreal (¿o no?) que ha serido al séptimo arte para hablar de multitud de temas que no sólo se cirncscriben a la ciencia ficción ya que films  con ovnis o extreteterrestes han hablado de política, amor, guerra... Por eso el programa 37 de Vivir Rodando hace un recorrido por este basto tema para hablar sobre esos visitantes imaginarios que han proporicado una serie de imágenes e historias insreibles. Para ello contamos con Pablo Vergel (autor de No en Portland) que hablará sobre las lecturas que tienen este tipo de películas y que se ha convertido en un género en sí mismo. Un programa para hacer contacto con la gente de aquí...y la de otros mundos.



Para escuchar o descargar el programa pincha en:

. VR37.4x10 Programa Vivir Rodando 3 Mayo 11 (Ovnis y extraterrestres)