A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Breves apuntes sobre Sitges 2018 Programa Vivir Rodando 102: Cómo acabar con la contracultura Programa Vivir Rodando 101: Oscars 2018 Programa Vivir Rodando 100: Jacques Vallée / Encuentros en la tercera fase
0

Indie con niño

- HappyThankYouMorePlease - (Josh Radnor, 2010)


HappyThankYouMorePlease juega con fuego. En esta crónica sobre vidas cruzadas neoyorquinas hay cierto clima de buenrollismo que mal utilizado podría llegar a ser estomagante. Y aunque hay algunos momentos de exceso indierománticos Josh Radnor sale muy bien parado de su primera experiencia como director. El actor / director decide apostar por la sencillez como el arma para poder conquistar al público y evitar cierta tendencia a lo impostado que tienen estas películas. La relación de Radnor con el niño es contado con ternura y normalidad evitando excesos melodramáticos engolados que tanto gustan a esos directores noveles cuya meta es triunfar en algún festival. Menos acertado está en narrar de forma poco natural la relación de la amiga calva de la protagonista Annie y su compañero de trabajo Sam. De todas formas, HappyThankYouMorePlease acaba conquistando y nunca aburriendo porque sus historias parecen hechas con cronometro en mano finalizándolas cuando están a punto de entrar en la autocomplacencia dando paso a la siguiente.

HappyThankYouMorePlease es un fresco íntimo de la ciudad en Nueva York y aunque hay muchos interiores una pequeña carta de amor a la vida allí. No en vano las mejores frases de la película se las lleva la comparación de la Gran Manzana con una ciudad con tan mala fama como es Los Angeles. Al final Radnor es inteligente y cierra la película de forma rápida sin diálogos y sin montar escenas artificiales. HappyThankYouMorePlease es un agradable relato corto como los que escribe el personaje principal de la cinta. Suficientemente corto y sencillo para ver más sus virtudes que sus defectos.

Lo mejor: su sencillez

Lo peor: los lugares comunes a los que suelen caer este tipo de cintas

. Elogio de la sencillez (Sergio Roma, Cineol)

Película que en apariencia no aspira a demasiadas cosas ni inventa nada nuevo, pero que sí consigue trasladar situaciones cotidianas en un mundo rabiosamente actual donde las relaciones personales se convierten en un eje dinámico al que amarrarse cuando la soledad llama a la puerta

. Jovenzuelos en la Gran Manzana (Violeta Kovacsics, Cine 365)

Los únicos momentos en los que el director parece querer correr cierto riesgo son las secuencias musicadas; pero ahí, como en el resto del filme, Radnor no hace más que seguir un patrón –en este caso, el del cine indie bienintencionado–. Happythakyoumoreplease supone así un debut sin cuerpo, digno de un peso pluma de la realización

. Adiós a la tristeza (Alberto Santaella, Extracine)

La película puede que no esté llena de gags memorables — aunque alguno de ellos si que sacan una carcajada al espectador —. Puede que no tenga fabulosas secuencias románticas — aunque un par de momentos están narrados desde la más absoluta sinceridad —, pero en conjunto forman una cinta prácticamente redonda, que no sigue los designios del género, pese a mantener todos sus estereotipos; que se acerca por momentos al drama para acto seguido volver a animarte el día con una banda sonora memorable

0 comentarios: