A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Programa Vivir Rodando 101: Oscars 2018 Programa Vivir Rodando 100: Jacques Vallée / Encuentros en la tercera fase Lo mejor de 2017 (IV): Películas Lo mejor de 2017 (III): Interpretaciones
0

Riot Girls

 - The Runaways - (Floria Sigismondi, 2010)

Los primeros años en solitario de PJ Harvey dieron discos tan sensacionales como Dry o Rid of me. En ese principio, Polly Jean adopto una imagen (me refiero a la física no al contenido de sus trabajos) donde explotaba su sexualidad femenina equiparándola a cierta idea de la independencia de la mujer como estrella del rock. Recuerdo que en un articulo sobre la cantante (lamento no recordar su procedencia), la propia Harvey se medio arrepentía de dar esa imagen ya que, al final, acababa siendo más machista y equivocada de lo que se pretendía. Porque la imagen que se pretende dar de una cantante o banda de rock (especialmente si es del sexo femenino) acaba siendo un arma de doble filo en donde sólo el talento sobrevive al paso del tiempo.

El principal atractivo de The Runaways es observar la creación de la nada de un artificio que, en esta ocasión, toma la imagen de un grupo de rock. Y no se queda ahí la cosa sino que la banda en cuestión está formada por unas chicas adolescentes. De la película interesa el moldeamiento artificial y anómalo de unas “niñas” en las nuevas chicas malas dela ciudad. Y en esa labor Floria Sigismondi acierta al darle al film un tono sucio y antipático quitándole cualquier tipo de glamour a la carrera artística de la banda. También es un acierto la recreación de la época, especialmente de todo el mundo underground que rodea a las bandas noveles o de menos caché. La carrera hacia la gloria del grupo The Runaways acaba siendo victima, y a la vez fruto, de una época que pedía arquetipos y parodias de modelos ya conocidos (David Bowie o Iggy Pop, por ejemplo). En realidad lo mismo que en los ochenta, noventa... El mundo cambia menos de lo que parece y los lobos del marketing y el negocio musical siguen teniendo los mismos colmillos afilados.

El lado negativo de The Runaways es que cogen lo peor del marketing. La película acaba siendo demasiado superficial y gustándose de la “decadencia de postal”. Es verdad que es coherente con la idea de la película pero insuficiente para lograr un total interés. Al final el trabajo de los actores quedan en un segundo plano (voluntariosos Dakota Fanning, Kristen Stewart y Michael Shannon que hacen lo que pueden...o les dejan) porque sus personajes, y sus motivaciones, quedan enterradas en la imágenes (poderosas eso si) de Floria Sigsmondi. Si el grupo The Runaways vive de imágenes masculinas tópicas (lolitas rockeras con mala leche) la película acaba padeciendo el mismo mal. The Runaways evita el retrato psicológico tapándolo con dosis de rock, decadencia, sexo (bastante ingenuo) y drogas. El film de Sigismondi es interesante y disfrutable pero se queda a medias de realizar un buen retrato del fascinante y, a veces, vacío mundo de la música.

Lo mejor: la acertada recreación de todo lo que rodea a la banda

Lo peor: cierta superficialidad en el retrato de los personajes

. Más juguetes rotos (José Arce, La Butaca)

La presencia de dos juguetes mediáticos involuntarios ─más Stewart que Fanning, ya adolescente y alejada de aquella niña prodigio que encadenó un enorme puñado de éxitos hace unos años─ imposibilita una mayor veracidad de la historia que nos cuentan, que no es otra que la de un puñado de niñas que se lanza al abismo de neón con total y absoluto desconocimiento en un cosmos peligroso, sugerente, auténtico, tan alejado de nuestra mortecina y clonada realidad artística que eones parecen separarnos de él

. La música es sólo una excusa (Beatriz Maldivia, Blog de cine)

La fotografía es bonita y la ambientación es un acierto —los parecidos con las auténticas músicas son asombrosos—, pero eso hace que la directora se recree demasiado en estos logros e incluya escenas que simplemente se aprecian por su belleza formal

La ternura de la salvaje insolencia adolescente (Luis M. Álvarez, Lunes de cine en la radio)

Sorprende gratamente encontrarse con un filme tan sincero como inteligente que no intenta manipular al espectador, sino que plantea conflictos y cuestiones sobre la legitimidad de convertir a un grupo de adolescentes en estrellas de rock

0 comentarios: