A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Lo mejor de 2018 (I): Momentos Programa Vivir Rodando 104: José Luis Garci Programa Vivir Rodando 103: Sitges 2018 Programa Vivir Rodando 102: Cómo acabar con la contracultura
1

Hagamos algo superficial y vulgar

- Noche y día - (James Mangold, 2010)

A Tom Cruise se le va la vida. Su lugar en el imaginario del paraíso taquillero cada vez es menor. Risky Bussines ha muerto y Cruise se dedica a proyectos interesantes y reivindicables (Collateral, Minority Report...) pero fuera del ámbito del blockbuster de toda la vida. Con parte de la opinión pública en contra (generalmente de forma injusta y amarillista) lucha por agarrarse a su status de hombre capaz de dar un gran espectáculo a todo el que pague una entrada. Si pudo meter un helicóptero en un túnel cuando todo el mundo le decía que no se podía hacer  nadie le va a decir cuando debe retirarse de la lucha del star-system. Por eso hay que aplaudir a Noche y día. Por llevar con sana honestidad su condición de blockbuster veraniego con acción, romance y humor que conquiste a las taquillas de medio mundo y permita que Cruise vuelva a ser el rey del mundo. Desgraciadamente, el producto le falla a la megaestrella.

Cruise es lo mejor de la función. Dispara, lucha y sonríe con todo el carisma de estrella hollywodiense que tiene de todos sus años en el mercado de las películas. Él pone todas las ganas y la energía que le falla a la película que protagoniza. Da la impresión que un decente artesano (con sus ligeros ataques de autor como James Mangold) iba todas las mañanas al rodaje a darle al botón REC...y a nada más. No hay ingenio, ni ganas de darle una vuelta de tuerca a la historia (el guión simplista no ayuda mucho) y parece que las elipsis (¿demasiadas?) que hay en Noche y día son realizadas más por vagancia que por un motivo artístico. Incluso a ese desinterés que pulula por toda la cinta afecta a una estupenda actriz cómica como Cameron Diaz que casi no encuentra momentos para el lucimiento. Como desaprovechados están Peter Sarsgaard, Paul Dano y Viola Davis  ya que en su lugar podrían haber puesto a unos maniquíes y no se hubiera notado la diferencia.

Noche y día ni siquiera aburre. Empieza con cierto interés y sólo repunta de verdad en la vigorosa persecución por los sanfermines sevillanos (la obsesión de Cruise por modificar las fiestas españolas es digna de estudio). El resto es placidez con algún momento de diversión que generalmente viene del mismo lado, el de Tom Cruise. No aburre pero tampoco enfada. Noche y día no da ni frío ni calor. Cruise quiso recuperar su trono elaborando una especie de Dos pájaros a tiro en el 2010. Se olvidó que John Badham dirige mejor que Mangold y que Goldie Hawn pone más ganas y gritos que Cameron Díaz. Una oportunidad menos, un verano perdido para Tom Cruise. 

Lo mejor: Tom Cruise agarrándose con uñas y dientes a su carisma de estrella del blockbuster 

Lo peor: la sosa dirección de James Mangold

. El espía que llegó del absurdo (Sergi Sánchez, Canal TCM)

Noche y día -traducción de lo más torpe de lo que era un juego de palabras intraducible: Knight and Day- deconstruye el género de espionaje a través del lavado de imagen de un actor que sabe perfectamente lo que quiere

. Tinto de verano (Óscar Pablos, Miradas de cine)

Concebida, en primera instancia, como lúbrico vehículo de lucimiento para el actor y su partenaire en escena, Cameron Diaz, Noche y día se descubre, casi automáticamente, como espejismo falaz de un star system periclitado que, años atrás, lograba mantenerse mejor en forma


Las actuaciones de Diaz y Cruise, que ya coincidieran en Vanilla Sky, no sobresalen en particular pero hacen un trabajo correcto dentro de un guión verdaderamente flojo y lleno de clichés del género

1 comentarios:

Victoria Marrero

No la hubiera definido mejor ;)
La via ayer. Era lo que me esperaba. Ni más, ni menos. Buscaba película facilona para sábado noche. Algo de humor (los sanfermines sevillanos ahí hicieron su papel), algo de acción (esa imagen de Tom en primer plano con la explosión del avión detrás... no words), y nada de giros de última hora. Yo salí "contentica" ;) pero estoy contigo sus papeles están más quemados que la pipa de un indio.