A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Lo mejor de 2018 (I): Momentos Programa Vivir Rodando 104: José Luis Garci Programa Vivir Rodando 103: Sitges 2018 Programa Vivir Rodando 102: Cómo acabar con la contracultura
2

Es el corazón, imbécil

- El escritor - (Roman Polanski, 2010)





Si un mismo director es capaz de realizar algo tan, tan grande, terrorifico y estimulante como La semilla del diablo y veinte años después ponerme de los nervios con esa cosa horrorosa llamada Frenético es para tenerlo en cuenta. Porque eso significa que Roman Polanski es un personaje extraño, con mucho talento pero al que a veces cuesta encontrarle un estilo propio. Y con estas llega la buena nueva de El escritor que mucha gente señala como el mejor Polanski en años. Pero entonces recuerdo que me gustó bastante La novena puerta mientras bastante gente la ponía de vuelta y media con lo cual decido tomar con calma la visión del nuevo film de Polanski.

Y la verdad es que Polanski le da una interesante atmósfera opresiva a una historia realmente apetitosa. Esa isla y ese apartamento de lujo se convierten en unos infiernos cercanos a La muerte y la doncella y es ahí donde Polanski se siente más cómodo y nosotros disfrutamos más. Curiosamente el problema viene por una de las supuestas virtudes de El escritor. Su argumento justifica a Polanski a hacer cosas que suenan a estirar el chicle por el camino que toma la película, el del thriller europeo, seco, duro pero también frío. Porque tenemos que aguantar polvos absurdos con ex – primeras damas británicas, un GPS mágico y esclarecedor y la típica aparición del anciano diciendo la mágica frase “esa muerte fue muy extraña” (te queremos Eli Wallach pero no cuela). Aunque la sensación de estiramiento esta ahí por lo menos tenemos una saludable atmósfera turbia que lo acompaña.

Las virtudes de El escritor son mucha. Su recta final e inicial son magnificas y te meten en una historia muy interesante aunque quizá de menos de lo que promete. Pero sin duda una de las cosas que más se disfrutan del film es su magnifico reparto. Aunque Ewan McGregor está más que correcto en su papel de guía por los mundos turbios del poder los aplausos se los lleva su compañía. Las apariciones de Kim Cattrall, Olivia Williams (una agradable sorpresa) o Tom Wilkinson elevan el nivel e interes de la película dándonos a entender que son personajes oscuros con mucho que ocultar. Y ahí llegamos a Adam Lang / Pierce Brosnan, que está realmente en su aparición como ex – primer ministro británico. Tanto cuando está como cuando no está tiene una presencia magnética que hace que creamos que El escritor tenga más carne de la que realmente tenga. El problema es que sus duelos con McGregor son tan apasionantes que se echan de menos durante la parte central del film y hace que uno se pregunte que hubiera pasado si Polanski y sus guionistas hubieran optado por otra camino. En resumen, lo que hubiera hecho Oliver Stone si hubiera sido el director. Porque aunque es realmente disfrutable este último Polanski se echa en falta que el polaco escuche más los consejos de sus propios personajes. James Belushi le dice al personaje de McGregor que para escribir el libro sobre Adam Lang vaya directo al corazón. Pues al final será eso lo que chirrié en El escritor. Simple y llanamente algo más de corazón.

Lo mejor: una conseguida atmosfera turbia

Lo peor: Brosnan debería aparecer más

. ¿Polanski a la altura de Hitchcock? (Mr. Beldevere, El blog de Mr. Beldevere)

. Malditos suizos (Rubén Lardín, Cine 365)

. El suspense como tesis política (Nacho Cabana, Kane 3)

2 comentarios:

Victoria Marrero

Me gustó mucho. La disfruté bastante. Intriga, confusión, y un final para mí discutible.

Marco Nocturno

Esta me gustaría verla, pero bastante. Lo malo es que no me gustaría pagar el cine.