A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Breves apuntes sobre Sitges 2018 Programa Vivir Rodando 102: Cómo acabar con la contracultura Programa Vivir Rodando 101: Oscars 2018 Programa Vivir Rodando 100: Jacques Vallée / Encuentros en la tercera fase
4

Psique militar

- Los hombres que miraban fijamente a las cabras - (Grant Heslov, 2009)





Sátira y militar son dos palabras que deberían ir siempre unidas. Los estamentos militares (como otras asuntos como la monarquía) es algo que en pleno siglo XXI resulta absurdo, incoherente y anacrónico. Pero todos conocemos que es algo tan fuerte como una roca que nunca podrá desaparecer de la sociedad en que vivimos. Pues ese absurdo hace que reírse de ello sea el único camino para conocer bien todo lo referente a las actividades militares que se suceden diariamente en el mundo entero. Por ello hay que sonreír ante la posibilidad de que Los hombres que miraban fijamente a las cabras se haya fijado en las pruebas mentales que el ejercito estadounidense realiza desde hace años para construir una historia tan absurda como cierta. Porque, como casi todos sabemos, el Pentágono norteamericano derrocha millones y millones de dólares en pruebas absurdas como juegos mentales o ejercicios que suelen rozar el surrealismo.

Por eso la ironía (o muchas veces cachondeo) que hay en Los hombres que miraban fijamente a las cabras es tan bien recibida. Y debemos aplaudir que nombres tan potentes como George Clooney, Ewan McGregor, Jeff Bridges y Kevin Spacey se hayan atrevido a enrolarse en una película cuyo uno de sus ejes poner en tela de juicio algunas “estrafalarias” actividades de una institución tan discutible. O por lo menos esa es una de sus intenciones. La película transcurre de manera tranquila y con un guión bastante inteligente en el viaje por Irak que emprenden los personajes de Clooney y McGregor. El problema es que parece que Grant Heslov tiene demasiado respeto por la institución porque no acaba de soltarse y aleja cualquier tipo de locura a la historia. Comprendemos mejor las intenciones del director con los estupendos flashbacks que tiene como protagonista a la mejor interpretación del lujoso reparto, Jeff Bridges. Con las lecciones del hippie Bill Django, Los hombres que miraban fijamente a las cabras encuentra su punto de locura y sátira que el film pide a gritos. Un ejemplo es ver a Clooney soltando a su verdadero yo gracias a las lecciones de baile de Bridges que se convierte en uno de los grandes momentos del film.

Ironía placida. Así se podría definir a Los hombres que miraban fijamente a las cabras. Un buen guión, grandes actores y una buena historia a la que lamentablemente le falta algo más de caos y locura para transmitir todo lo que no quiere decir el film. Esa anarquía llega en una parte final del film donde cabras y hombres se juntan en un peculiar mensaje de libertad, militares y LSD que hace que acabemos con una sonrisa una película cuyas intenciones hay que comprenderlas más que verlas.

Lo mejor: las lecciones psíquicas de Jeff Bridges

Lo peor: le falta algo de locura

. Mentalisme i autopàrodia (Quim Casas, El Periódico)

. El pelotón chiflado de los Jedi (El cinéfago, Cinéfagos anonimos)

. La guerra de las galaxias, o casi (Ana Sánchez de la Nieta, Fila Siete)

4 comentarios:

sé de cine

Muero por ver esta película, tiene un reparto excelente y es verdad que el guión parece genial. Al director no lo conozco.

Marisol

Mi opinión es distinta. Es la película más estúpida que he visto jamás, me preguntaba qué demonios hacían ahí esos grandísimos actores.

Anónimo

Mi crítica no va hacia lo que pareciera que es la película sino a algunos aspectos de tu comentario. ¿Tu crees que lo militar es algo absurdo y anacrónico? la guerra, la violencia entre humanos y la legítima defensa contra ella son algo tan doloroso pero natural y vigente como la enfermedad... Es como si yo pensara que por tener hogares más calefaccionados que hace 100 años la idea de que alguien se resfrie es "absurda y anacrónica". Me asombra ver cada vez difundida esa visión que hace de los militares una anomalía o anormalidad en nuestra sociedad "evolucionada", como si no fuera que son tan necesarios a nuestro estilo de vida como los maestros y médicos. No te olvides de que para que exista algo tan elemental como una norma de tránsito (no cruzar un semáforo en rojo), debe haber un poder que la imponga y un arma y un brazo armado que disuada al potencial infractor. Creer otra cosa es ser iluso. Por otra parte, concuerdo en criticar al imperialismo beligerante de USA y a ciertos aspectos tragicómicos de las ideologías que los sustentan
Un abrazo desde Argentina,
Ignacio.

Vivir Rodando

¿Lo militar es necesario? Por supuesto. Y creo que no se les da la importancia y el valor que realmente tienen. Pero si el mundo ha necesitado la ayuda de la fuerza militar es que lo hemos montado muy mal. Es una crítica a nuestra sociedad, no al aparato militar

Un saludo y mil gracias por visitar Vivir Rodando