Programa Vivir Rodando 92: El cine Alcázar de Elche. Arquitectura y vida de las salas cinematográficas Programa Vivir Rodando 91: Oscars 2017 (II) Programa Vivir Rodando 90: Oscars 2017 (I) Lo mejor de 2016 (IV): Películas Lo mejor de 2016 (III): Interpretaciones
  • INICIO
  • VIVIR RODANDO ES...
  • ► PODCAST VIVIR RODANDO (2008-2017)
  • LO MEJOR (2007-2016)
  • HISTÓRICO
      2016 

      Película 

      Carol / The Duke of Burgundy

      Interpretaciones

      Adam Driver (Paterson)
      Lorena Iglesias (Esa sensación)

      Encuesta anual

      Los odiosos ocho

      2015 

      Película 

      It Follows

      Interpretaciones

      Ramón Barea (Negociador)
      Essie Davis (Babadook)

      Encuesta anual

      Del revés (Inside Out)

      2014 

      Película 

      Sólo los amantes sobreviven

      Interpretaciones

      Leonardo DiCaprio (El lobo de Wall Street)
      Emmanuelle Seigner(La Venus de las pieles)

      Encuesta anual

      El gran hotel Budapest

      2013 

      Película 

      La cabaña en el bosque

      Interpretaciones

      Philip Seymour Hoffman (The Master)
      Adèle Exarchopoulos (La vida de Adèle)

      Encuesta anual

      Django desencadenado

      2012 

      Película 

      Moonrise Kingdom

      Interpretaciones

      George Clooney (Los descendientes)
      Rooney Mara (Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres)

      Encuesta anual

      Moonrise Kingdom

      2011

      Película 

      Drive

      Interpretaciones

      Ryan Gosling (Drive)
      Natalie Portman (Cisne negro)

      Encuesta anual

      Midnight in Paris

      2010

      Película 

      La red social

      Interpretaciones

      Joaquin Phoenix (Two lovers)
      Emma Stone (Rumores y mentiras)

      Encuesta anual

      Origen

      2009

      Película 

      La clase

      Interpretaciones

      Frank Langella (El desafío. Frost contra Nixon)
      Charlotte Gainsbourg (Anticristo)

      Encuesta anual

      El curioso caso de Benjamin Button
      Déjame entrar
      Los mundos de Coraline
      El secreto de sus ojos

      2009

      Película 

      Tropic Thunder

      2008

      Película 

      Zodiac
  • TWITTER | FACEBOOK | RSS | ITUNES
  • CONTACTO
  • LISTAS
  • ► PROGRAMA VR 92: EL CINE ALCÁZAR DE ELCHE. ARQUITECTURA Y VIDA DE LAS SALAS CINEMATOGRÁFICAS
  • RESUMEN 2016
  • EVENTO: CRAFT FILM FESTIVAL (7-9 ABRIL / BARCELONA)
1

Vivir Rodando ganador moral y perdedor real en los II Premios Micrófono UMH. Y si no, nos enfadamos arrasa con justicia



Gran jornada la del jueves 28 de mayo. Se concedían los II Premios Micrófono UMH que premian los mejores programas y cuñas de la radio universitaria. Vivir Rodando tuvo su momento de gloria al obtener una doble nominación en las dos categorías. En el apartada de cuña hay que darle las gracias a Silvia Muñoz, Alejandra Jiménez y Raquel Céspedes por su creatividad y ayuda en las cuñas de Vivir Rodando. Se dio un hecho curioso el jueves, Vivir Rodando no gano ninguno de los dos premios pero si que obtuvo una victoria. Por el hecho de que los dos premios se los llevo Y si no, nos enfadamos.

El magazín Y si no, nos enfadamos, creado por esos dos locos maravillosos llamados Roberto Pascual y Ángeles Gómez , es el ganador más justo que podia haber. Por varias razonez. El principal, es un gran programa. Hacer algo divertido (pero de verdad) es complicado y ellos lo hacen. Son muy divertidos. Más razones. Es un programa absolutamente coral. Por ahí pasan, Lourdes, Cloti, Aarón, Estefanía... y todos son geniales. No hay ninguno que no sea rematadamente brillante. Además es un programa trabajado. Hecho por currantes de la UMH que se matan por sacar tiempo de donde sea para grabar el magazín (esas jornadas de cuatro a seis). Pocos se matan tanto por un programa. Y la razón más importante. Son muy buena gente y mis amigos. Con lo cual ese premio es completamente merecido (es más yo les voté personalmente). Y Vivir Rodando no encuentra otras manos mejores donde podría caer el Micrófono UMH que en la de estos dementes tan geniales.

Mejor programa

Ganador

Y si no, nos enfadamos

Nominados

Oficina ambiental (La fabrica verde)
"¿Y tú que sabes?"
Desaparece aquí
Hard Rock Time
Vivir Rodando

Mejor cuña

Ganador
Y si no, nos enfadamos

Nominados
Hard Rock Time
El Quinto Cuarto
Oficina de movilidad
Vivir Rodando

5

Agradecimientos y despedidas de la temporada 2008/09





Aunque dicen que el hombre es un ser social yo siempre he dejado en cuarentena esa afirmación. Lo que está claro es que Vivir Rodando es un aparato social. Él que escribe (Raúl Cornejo, encantado) locuta, monta y dirige este espacio de cine pero en realidad no hace nada. Todo el trabajo corre por parte de la gente que aparece en Vivir Rodando para hablar de cine y de la vida. Y esta temporada 2008/09 ha sido un lujo especial.

David Cacho, Ruth Méndez y Antonio Muñoz de Mesa. Televisivos, creativos y geniales. Es curioso que los más “famosos” hayan sido las personas más fáciles de conseguir que participen en Vivir Rodando. Aunque para ello tuvieran que hacer una pausa en su trabajo. Un lujo, especialmente en el factor humano.

Cuando ves a Lluis Campos sabes que esta es una persona cuya cabeza está pensando cosas continuamente. Una de las cabezas visibles de Malabarraca nos presentó todo un torrente de ideas creativas sobre el mundo del cine y, en especial, del cortometraje.

Con José Luis González se empezó hablando de Ciudadano Kane y acabamos charlando de política, periodismo... Objetivo cumplido, la vida a través del cine y viceversa. Una clase magistral.

Otra clase magistral fue la que dio Miguel Ors. Es uno de los tipos más brillantes que yo he oído en mi vida y fue genial tener su sabiduría, ingenio y socarronería para hablar del cine de la guerra civil.

Yo de mayor quiero ser Pablo Poveda. Nuestro Dj favorito nos llevó por mundos ochenteros con Regreso al futuro. Siempre sin perder su carisma ni esa mirada inteligente tras sus gafas de pasta.

Maria García vino a hablar de Amèlie. Era obvio. Una persona que traslada tan buen rollo y tiene esa sonrisa sólo podía hablar del film de Jean-Pierre Jeunet. Magia en Vivir Rodando.

Con mi amiga Mariasun Miquel siempre me queda una duda. ¿A alguien le puede caer mal alguien tan rematadamente encantador? Vendió tan bien el III Festival Digital El Sector (del que es jefa de prensa) que estaré en Madrid disfrutándolo en unos días.

Si Ficciones no existiera habría que inventarlo. Por eso fue un placer descubrir los entresijos de esa gran tienda de cine que hay en el centro de Alicante de mano del gran Miguel Ángel Pozo. Como fue una maravilla pasarlo de miedo con Emilio Martínez director de la imprescindible Aullidos.com

Roberto Pascual y Ángeles Gómez. Roberto y Ángeles. Roberto y Wendy. Han aportado locura a mi vida. Me han dejado participar en ese carrusel surrealista que es Y si no, nos enfadamos. E hicieron un especial de Mariano Ozores. ¿Algo más? Son mis amigos. Eso es lo más grande.

A Nacho Gonzalo no le importó hacer de manera altruista un par de programas sobre los Oscars. No se quejó de tenerle casi una hora colgado al teléfono hablando de Slumdog Millonaire o Mickey Rourke. Y él se gana la vida con ello. Generoso y genial disfruté como un enano charlando de cine y premios con él. Un monumento para Nacho.

Antonio Sempere es mi sospechoso habitual. “Antonio nos hacemos un programa”, le digo. Y nos ponemos a hablar por los codos de lo que sea. El cine o la vida, eso da igual. Él es Vivir Rodando, no hace falta que se lo diga.

Agradecer a otros compañeros mi ídolo radiofónico Fernando Miró (QPH?) y luego vendrían CJ y Jorge Navas (Fuera de Series), mi hermano Ángel Blasco y Alejandro Ferri (El Quinto Cuarto), Gregorio Fernández (Clave de Do en Tercera), Eva Corbalán (En un rincón del mundo), Ximo Matarredona (Mestizaje en la UMH), Pablo Poveda, Vicent Pérez, Enrique Navarro, Juan Miquel Ortuño (Cultura), mi ídola Tania Baeza, Sandra Murcia y Marta Juan (La fábrica verde), Virginia Mendoza y Silvia López (Blacksheep)...tanto y tantos. Un lujazo.


1

Programa Vivir Rodando 21 Mayo 09



Vivir Rodando mira al precipio. El final de la temporada 2008/09 ha llegado y hay que saber decir adiós. Sin lagrimas y con risas. Con nostalgia pero sin pesar. Por eso este último espacio debía ser loco, absurdo y divertido. Por eso necesitaba la ayuda de los mejores que son Roberto Pascual y Wendy, los líderes de esa maravilla surrealista que es Y si no, nos enfadamos. Su misión es fascinante. Defender con uñas y dientes el cine y el mundo de Mariano Ozores.

Vivir Rodando ha hablado de Woody Allen, Jean-Luc Godard, Orson Welles...y ahora Ozores. Esto es el cine y esto ha sido Vivir Rodando. Amor por la gente que cuenta historias. Y esta historia se cerrará esta temporada como debe ser. Con una sonrisa en la boca.

Si quereis descargar o escuchar el programa pinchad en:
4

Joyas a reivindicar: Carretera al infierno. El horror sin aditivos



Con Carretera al infierno me paso uno de esos milagros que ocurren con las películas muy de tanto en tanto. Después de disfrutar por televisión de ese exceso maravilloso y genial de cine que es la película Aliens de James Cameron me disponía a irme a dormir ya que empezaba a caer la madrugada. De repente el canal (bendita TV3) se disponía a ofrecer otra película que no iba a ver ya que el sueño me estaba ganando. O eso creía yo. Comencé a ver una historia que se suponía que era un thriller con psicópata incluido. Nada nuevo bajo el sol. Pero Carretera al infierno era todo menos convencional. Árida y seca la película de Robert Harmon no es una película de terror al uso es un film sobre el horror más crudo. El que se mete bajo la piel. Por supuesto no despegue los ojos de la pantalla durante su más de hora y media de duración.

Carretera al infierno apenas tiene sangre. Ni hay muchos cadáveres en ella. El miedo que despliega es el real. El que sentimos todos muchas veces en la nuca cuando sentimos un peligro que nos está acechando. Por eso empatizamos tanto con ese joven C.Thomas Howell que se ve acosado por Rutger Hauer. Y hay que pararse en este momento. El gran Hauer interpreta (o vive) a uno de los más terribles villanos de la historia del cine, John Ryder. Este personaje es la película porque representa el mal más puro. Hauer no necesita hacer gestos o sobreactuaciones baratas para parecer un loco desquiciado. Simplemente porque el Ryder de Carretera al infierno no es un desequilibrado cualquiera. Es un hombre que no se siente, provoca muerte, destrucción y dolor de la manera más cruel sin plantearse si disfruta o si tuvo una infancia traumática. Es el mal en esencia pura.

Carretera al infierno es una obra kafkiana. Un personaje que sin saber porqué se ve en una espiral de horror y violencia que no tiene ningún sentido. Porque el estilo frío y seco de Harmon hace que la película tenga un ambiente irrespirable. Nosotros viajamos en el coche de C.Thomas Howell por esas carreteras norteamericanas que no parecen tener fin. Y donde no parece haber ningún sitio para la esperanza porque si es algo esta grandiosa obra es que es de una crueldad increíble. Sin dobles vueltas, sin elementos gratuitos, ni tonterías, Carretera al infierno es el horror en estado puro.

3

Finales de cine: Ratatouille. El corazón del crítico

“Lo que importan son las buenas historias, no si es animación o no”. Así de rotundo se expresaba John Lasseter tras la enésima marginación de la Academia a la factoría Pixar en los últimos premios Oscar. Y no le falta razón. A pesar de que critica y publico han ovacionado el talento, emoción e inteligencia de las películas de Pixar los miembros de esta Academia, a veces caduca , se niega a considerarlos una PELÍCULA (así en mayúsculas)

Pero la Pixar ya había mandado un mensaje sobre que ellos no hacían películas de animación sino que hacían simple y llanamente PELÍCULAS. No importaba la procedencia, ni su protagonista era un ratón o un robot. Importaban los sentimientos, las historias y las sensaciones. “No todos pueden convertirse en grandes artistas, pero un gran artista puede provenir de cualquier parte”, sentenciaba el, en un principio odioso, crítico Anton Ego en la que sea (quizá) la obra maestra de la factoría, Ratatouille.

Anton Ego es un crítico exigente que no disfruta con la comida que ingiere. Simplemente la califica y, generalmente, destroza. Hasta que alguien le vuelve a enseñar porque era critico de cocina. La razón es simple, por el placer de comer. Por las sensaciones gustativas e incluso sentimentales que puede tener un simple plato. Porque, como dice Ego, los críticos “arriesgan poco y tienen demasiado poder sobre los que critican”. Poco riesgo. Es fácil escribir una mala valoración de algo o incluso positiva. Es sencillo hacer algo sin pasión ni ilusión. Por eso Ego se rinde ante el plato preparado por la rata Remy. Es arriesgado e innovador. Algo se mueve en el corazón y en el estomago de Ego. No importa su procedencia.

El mensaje que mandaba la grandísima obra del (no menos grande) Brad Bird es obvio. Lo que importa es lo que haga que se te muevan las entrañas. Película, disco, comida, persona... no importa el dónde sino el cómo. Si los académicos se emocionaron con Wall.E como lo hizo medio mundo sería injusto que no la consideraran como la mejor película. Sean dibujos o personas reales lo importante es saber contar historias. Y si es tan buena como Ratatouille no importa que sea una rata el protagonista. Y si un plato es bueno da igual que lo haya hecho Ferran Adrià o una ama de casa.
3

Joyas a reivindicar: Sopa de ganso. Anarquía político-militar marxiana



Antes de nada explicaré porque incluyo a Sopa de ganso en la categoría de Joyas por descubrir. Es verdad que es una película siempre incluida en las listas de mejores comedias de la historia. Aunque no es menos cierto que en posiciones generalmente bajas. También es verdad que entre la gente más cinéfila se sabe que esta era la mejor película de los Hermanos Marx. El problema, en mi opinión, es que los Marx no son patrimonio del cine. Lo son de la humanidad. Un niño y un adulto pueden disfrutar por igual del humor marxiano. Por eso me fastidia que entre la corriente popular siempre que se habla de los Hermanos Marx se nombre antes a Una noche en la opera (una muy buena comedia) que a una obra redonda, completa e insuperable como Sopa de ganso. Película a veces es olvidada en artículos y reportajes que se hacen sobre ellos.

Sopa de ganso es la gran obra marxiana. Cogían todos los elementos fuertes de los hermanos: ritmo, velocidad, anarquía, diálogos absurdos e imposibles, Groucho, Chico y Harpo. Sabiendo que esos elementos ya se tenían y eran muy buenos el merito de Sopa de ganso es saber rodearlos de algo más. Saber juntar una trama política y militar con el puro humor marxiano. Por supuesto la mezcla fue explosiva y rotunda.



Los Marx no son de este mundo y por eso se inventan dos países en guerra, Freedonia y Sylvania. Uno de ellos (Freedonia) que sólo puede tener un primer ministro tan absurdo como es Gruocho. Sopa de ganso se rie de la guerra, de la política, de la estupidez de los hombres. Evita los errores de películas posteriores de los Marx como algunos numeros musicales sobrantes (los que hay en el film son escasos, justificados y brillantes) y las noñas historias de amor que cortaban el ritmo de los films. Curiosamente esos errores vinieron provocados por el fracaso comercial que fue esta película en taquilla, otro clásico más que fue incomprendido en su día.En Sopa de Ganso sólo hay humor marxiano y anárquico puro y duro. Escenas físicas memorables (el juego de espejos) y diálogos grouchianos totales (Esto lo entendería hasta un niño de cinco años...Tráiganme a un niño de cinco años) y una carga de farsa política y militar que pocas comedias tienen incluso hoy en día.

Al finalizar la película aprendes varias cosas. Primero, te das cuenta que has visto la mejor comedia de los hermanos Marx. Segunda, constatas que has visionado una de las mejores comedias (y películas) de la historia del cine. Tercero, admites que entre la política y la guerra que nos presentan los Marx y la real no hay apenas diferencia. Son igual de absurdas. Y pensando en eso a lo mejor se te quita la sonrisa que te ha dejado Sopa de ganso.

1

Programa Vivir Rodando 7 Mayo 09




Si Woody Allen hizo una película que se llamaba Todos dicen I love you también hay que decir que todos conocen al propio Allen. Para hablar bien o mal, comentar su vida privada, sus películas (algunos sin verlas)...está claro que Allen se ha convertido en un icono de la cultura popular. Por eso Vivir Rodando va a jugar a desmontar a Woody Allen y le dedica el programa de hoy. Con la inestimable y valiosa ayuda de la, ya clásica, Claudia Seva.

Si queréis descargar o escuchar el programa pinchad en:


3

Momentos de cine: Declaración de amor de Holden a Alyssa (Persiguiendo a Amy) El gracioso sí que tenía corazón



A estas alturas del partido no sé como posicionarme ante Kevin Smith. Alabo su ingenio, sus diálogos, su frescura... Pero debo reconocer que pienso que comienza a repetirse como el ajo y que su película tótem (Clerks) pierde con el paso del tiempo. Y esto lo digo con tristeza porque en 1997 pude disfrutar de una magnifica obra madura e inteligente como era Persiguiendo a Amy.

Esta película tiene todo lo que gusta de Smith. Sus diálogos, su manera de hablar sin tapujos del sexo, su ritmo fresco cercano al cómic. Pero todo esto hacía que no hubiera poca empatía a los personajes que parecían unos personajes con poco trasfondo. Unos graciosos sin corazón. Smith supo hacer sufrir a los personajes de Persiguiendo a Amy. Se puede ser joven, moderno e ingenioso y también sufrir por amor. El no correspondido, el que más jode. Diversión con un permanente halo de tristeza es lo que transpira esta Persiguiendo a Amy y que tiene uno de sus puntos álgidos (junto con otros como el fantástico final) en la declaración del personaje de Holden (Ben Affleck) a Alyssa (Joey Lauren Adams).

¿Cómo no meter la pata con una declaración de amor? Además con una relación imposible... Esa sería la duda que tendría Smith mientras escribía la escena. En un guión tan equilibrado como es el de Persiguiendo a Amy escribir una declaración de amor es un momento de alto riesgo. Ni caer en el sentimentalismo barato, ni en meter ningún momento gracioso inoportuno... Por suerte todo lo que rodea Persiguiendo a Amy parece mágico porque encontró la solución. Ser sincero. Una persona se enamora de una buena amiga y se lo dice. A pesar de que su relación es imposible. Sin tapujos, ni tonterías. Nos olvidamos del director de Clerks y aparece la persona de Kevin Smith. Por eso es un momento de cine tan genial, por su honestidad sencilla y brutal sin dobles sentidos. Te amo, es muy sencillo y muy sincero, dice Holden. Y por eso es tan genial tanto este momento como toda Persiguiendo a Amy. Porque es original y divertida. Es muy Kevin Smith. Pero también es honesta y con corazón. Como también debe ser Kevin Smith.