A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Programa Vivir Rodando 101: Oscars 2018 Programa Vivir Rodando 100: Jacques Vallée / Encuentros en la tercera fase Lo mejor de 2017 (IV): Películas Lo mejor de 2017 (III): Interpretaciones
2

Infravalorados de cine: Oliver Platt. Alegrame el día

Este domingo, El Pais ha elegido a los 100 personajes iberoamericanos más importantes del año 2009. En el apartado de deportes estaba, como no, Pep Guardiola y el texto que acompañaba estaba escrito por Vicente Del Bosque. La tesis del seleccionador español de fútbol era que aunque no conocía personalmente a Guardiola le caía bien. “No le conozco por dentro, ni su relación con los jugadores, ni el desarrollo de la estrategia deportiva, ni el método de trabajo. Cuando hablas de una persona, para resumir lo que piensas y simplificarlo hay una frase que siempre utilizamos: “Me cae bien””, escribe Del Bosque

Esa sensación del buenrollismo que te da una persona sin conocerla pasa mucho en la televisión, cine o teatro. Pues esa sensación del honorable Del Bosque la tengo yo cuando aparece en escena el actor Oliver Platt. No sé si esconde cadáveres en su armario o estafa hacienda. La realidad es como Del Bosque con Guardiola a mí Oliver Platt me cae bien. Porque sé que aunque esté viendo una película nefasta (y Platt ha rodado tanto que ha hecho más de un bodrio) si aparece el orondo Oliver la película crecerá. Su fisico orondo su cara bonachona y su capacidad para la ironía hacen que les llueva los papeles robaescenas. Él es el que entra el salón para aportar otra visión de lo que estamos viendo. Ya sea defendiendo como abogado al presidente de los Estados Unidos en un papel más serio (El Ala Oeste de la Casablanca), siendo el contrapunto cachondo / irónico, el amigo de... (Tango para tres) o el experto que llega al film a robar escenas a los protas (Mandíbulas) o alguien que con una imitación de Richard Nixon hace que te olviden que en ese film hay actores más consolidados como Frank Langella, Sam Rockwell o Michael Sheen (El desafío. Frost contra Nixon). Platt llega, roba la escena y se va, esperando su próximo y episódico trabajo.

Platt me cae bien y quizá nunca llegue su oportunidad. Su protagonista que le permita llegar a publico masivo (¡qué bien estaba en esa joya llamada Funny Bones!), su secundario que le permita una nominación al Oscar... Quizá eso no vaya a llegar nunca. Es una pena porque este actor puede alegrar una tarde con una mala película. Y yo sería el primero que se alegraría si llegara su merecida recompensa. Simplemente porque es un tipo que me cae bien.

2 comentarios:

Jhonny
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Sean Bauer

Jaj, un artículo muy interesante, xq a mi me pasa lo mismo con Tom Wilkinson. No se nada d ese tio, nada. Pero me cae genial, tiene algo q me invita a querer ser su amigo! xD

Un saludo!

http://cineastasextraordinarios.blogspot.com/