A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Breves apuntes sobre Sitges 2018 Programa Vivir Rodando 102: Cómo acabar con la contracultura Programa Vivir Rodando 101: Oscars 2018 Programa Vivir Rodando 100: Jacques Vallée / Encuentros en la tercera fase
6

Insobornable amor por el cine

- Malditos bastardos - (Quentin Tarantino, 2009)




Cualquier detractor acérrimo de Quentin Tarantino (que cada vez son menos) debería admirarle por una especial característica suya. Ama el cine. No me refiero a que le guste ver películas, Tarantino piensa en el séptimo arte como una forma de vida. Algo especial e importante que se merece toda la atención y cariño del mundo. Aunque parezca una contradicción muchos de los que trabajan en el negocio del cine (directores, actores, productores...) no les interesa muchísimo el cine. En cambio, Tarantino no sabría vivir sin él. Si todas sus películas son homenajes en si mismos a este arte, Malditos bastardos lo es más si cabe. Ser una película de nazis o de la Segunda Guerra Mundial es la superficie necesaria para, en realidad, hacer un film que implícitamente (a veces los planos parecen que rueden un spaguetti-western, otros simulan un drama intimista) o explícitamente (la parte final en el cine, ¡el celuloide salvará el mundo!) hablan del cine como la expresión más grande de la vida.

Y el espectador debe tomar esa pasión para ver Malditos bastardos, como si estuviéramos viendo el corto de un amigo nuestro apasionado del cine. Porque si no entramos en este juego cinéfilo puede ser que en su larga, que no pesada, duración salgamos varias veces del film. Una vez que (¡por fin!), vemos el gran proyecto mil veces frustrado de Tarantino nos queda la sensación de que debe tener poco que ver con el proyecto inicial del director. Lo más obvio es que una idea interesante como son los sanguinarios bastardos acaban difuminados durante toda la película. Curiosamente en el film Malditos bastardos lo que menos trabajado está son...¡los malditos bastardos! (a pesar de la fuerza que desprenden Brad Pitt, Eli Roth y Til Schweiger) Podemos imaginarnos al bueno de Quentin escribiendo el guión y viendo que mes a mes, año a año, Hans Landa (grandioso Christoph Waltz) o Shossana Dreyfuss (bellísima y fuerte Mélanie Laurent) iban creciendo y ganando importancia mientras que sus queridos bastardos se iban quedando sin sitio en su película.

También se nota el peso de los años en Tarantino. Aunque las claves de su cine siguen ahí en Malditos bastardos se le nota más reposado y tranquilo. Deja que las palabras fluyan sin importarle el tiempo que requiera en ello. Porque a pesar de que la gente acude en masa a ver el film de Tarantino se podría decir que Malditos bastardos es una película anticomercial. Tiene momentos de furia y violencia pero también reposo y tranquilidad. Pero sobre todo es una película hecha por alguien que ama el cine, sin prejuicios ni cortapisas. Sólo alguien asi puede hacer que un film de dos horas y media con momentos geniales, pero con aristas en su narración, pueda pasar en un suspiro. Tarantino no ha hecho la obra maestra que quería pero no importa. Malditos bastardos merece completamente la pena.

. Pastitx brillant (Quim Casas, El Periódico de Catalunya)

. ¡Hail, Tarantino! (Alicia, La linterna mágica)

. Revisionismo pop (Jordi Costa, El País)

6 comentarios:

Kinezoe

Ya tenía ganas yo de leer una primera impresión de su nuevo trabajo. Y me alegro de que haya sido positiva. Pues nada, habrá que ir a verla, aunque sólo sea para quitarnos el mal sabor de boca que nos dejó Death Proof... :p

Ángelico pan y vinico

Increible la peli, raúl. Lo que dices de la fluidez de los diálogos. Tarantino consigue además que fluidez de los diálogos a través de los planos. Un ejemplo es la conversación entre Aldo Rein y Hans Landa en el cine donde el diálogo se sigue de un moviemiento espectacular de cámara. Incluso diría mareante.jaja.

Solo puedo decir que ojala fueran menos los estrenos y todos fueran de tanta calidad.

Jose Barriga

Tarantino no me gusta del todo. En estos días se le tiene muy sobrevalorado, pero quiero ver la película. Puede que me agrade algo el elenco me parece sugestivo. Excelente reseña. Un Saludo

Vivir Rodando

Jose debes verla. Un tipo que ama el cine como tú disfrutará de la pasión que le pone Tarantino al rodarla

mge

El comienzo y Hans Landa. Dos razones por las que hay que ver la película. El resto no me dejó del todo conforme, pero aún así le doy el visto bueno.

Saludo.

Carolina Pardo Delgado

Hola, me ha gustado mucho este blog y pues he llegado a través de enlaces. Me gusta mucho esta página y los posts. También soy una apasionada al cine desde hace muchisimo tiempo y hasta ahora me decidí a crear un espacio para alabarlo. Me gustaría que te pasaras por mi blog a ver si te gusta y me cuentas...
Ya soy una seguidora tuya...

http://carolinapardodelgado.blogspot.com/