A la venta 'Un mundo aparte. 50 visiones cinematográficas sobre la creación literaria' Breves apuntes sobre Sitges 2018 Programa Vivir Rodando 102: Cómo acabar con la contracultura Programa Vivir Rodando 101: Oscars 2018 Programa Vivir Rodando 100: Jacques Vallée / Encuentros en la tercera fase
1

Interpretaciones de cine: Michael Sheen (The Queen). Mi amigo Tony Blair












Es lo que tienen los huracanes. Arrasan con todo y no dejan títere con cabeza. Algo parecido hizo, hace unos años, Helen Mirren. Su papel en The Queen recibió, merecidamente, todo tipo de alabanzas y vítores. Arrasó como un huracán por casi todos los premios no dejando ni una migaja. El problema es que eso afectó a que se hablará menos del conjunto de una soberbia película como era The Queen. Y el segundo problema fue que tapo una interpretación igual de brillante y perfecta, la de su compañero de reparto Michael Sheen emulando a Tony Blair. Porque para mí The Queen erró en el titulo. Se dabia haber llamado: The Queen and The British Prime Minister Tony Blair. Hubiera sido lo justo.

Tony Blair es un personaje fascinante. Político joven, Blair significó un aire nuevo a una Inglaterra a veces caduca y conformista. El conformismo que representaba la monarquía inglesa. Sheen interpreta a un Blair moderno que no confía, en un principio, en la monarquía que representa Isabel II. Y ahí es donde Michael Sheen ofrece una exhibición. Mirren le enseña el capote, en su interpretación Isabel II, y Sheen aguanta como nadie sabiendo que su personaje es tan importante y decisivo como el de Mirren. El actor inglés ofrece una actuación llenaa de matices. Ya podemos intuir en el personaje que recrea Sheen al Blair que se hará una foto con Bush y Aznar en las Azores. Sobrio y sin ningun tipo de sobreactuación, que es el gran mal de las recreaciones, Sheen simplemente se transforma en Tony Blair. Y para ello nos deja una escena para la historia. Está reunido con sus compañeros de partido, tan modernos ellos, que se dedican a despellejar a Isabel II (ojo a la recreación de Cherie Blair como furiosa antimonárquica). En ese momento Sheen pierde toda la flema británica y les dice, completamente enfadado, a sus compañeros un discurso sobre el gran trabajo que hace Isabel II en Inglaterra. Ahí Sheen se ganó una nominación al Oscar al mejor actor de reparto que, injustamente, no llegó jamás.

La película acaba como debe acabar. Con los dos titanes, Helen Mirren y Michael Sheen, hablando tras haber ofrecido una exhibición actoral de altos vuelos. Allí hablan sobre el futuro e Isabel II le avisa a Blair, con la clarividencia que sólo da la edad, de su futuro. Y pensamos en esas amistades extrañas que tuvo Blair y que merecen una película. Eso si que Tony Blair sea Michael Sheen de nuevo. De otra forma no nos la creeríamos.

1 comentarios:

Coronado

Afortunadamente así será. Está prevista una nueva película sobre el personaje que en este caso abarcaría sus primeros años de mandatario y las relaciones que mantuvo con el presidente de Estados Unidos por aquellos años Bill Clinton.

Michael Sheen repetirá papel (completando trilogía sobre Blair tras la serie "The deal" que él ya protagonizó, "The Queen" y ahora esta tercera que se rodará este año) y será Peter Morgan (guionista de "The Queen") quien salte a la dirección.