Programa Vivir Rodando 95: Selfie Programa Vivir Rodando 94: John Keel / Mothman, la última profecía Programa Vivir Rodando 93: Sueños eléctricos. Cine y cultura rock « Las de salas de cine clásicas son un patrimonio que debería cuidarse» (Raúl Cornejo, Alicante Plaza) Programa Vivir Rodando 92: El cine Alcázar de Elche. Arquitectura y vida de las salas cinematográficas
  • INICIO
  • VIVIR RODANDO ES...
  • ► PODCAST VIVIR RODANDO (2008-2017)
  • LO MEJOR (2007-2016)
  • HISTÓRICO
      2016 

      Película 

      Carol / The Duke of Burgundy

      Interpretaciones

      Adam Driver (Paterson)
      Lorena Iglesias (Esa sensación)

      Encuesta anual

      Los odiosos ocho

      2015 

      Película 

      It Follows

      Interpretaciones

      Ramón Barea (Negociador)
      Essie Davis (Babadook)

      Encuesta anual

      Del revés (Inside Out)

      2014 

      Película 

      Sólo los amantes sobreviven

      Interpretaciones

      Leonardo DiCaprio (El lobo de Wall Street)
      Emmanuelle Seigner(La Venus de las pieles)

      Encuesta anual

      El gran hotel Budapest

      2013 

      Película 

      La cabaña en el bosque

      Interpretaciones

      Philip Seymour Hoffman (The Master)
      Adèle Exarchopoulos (La vida de Adèle)

      Encuesta anual

      Django desencadenado

      2012 

      Película 

      Moonrise Kingdom

      Interpretaciones

      George Clooney (Los descendientes)
      Rooney Mara (Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres)

      Encuesta anual

      Moonrise Kingdom

      2011

      Película 

      Drive

      Interpretaciones

      Ryan Gosling (Drive)
      Natalie Portman (Cisne negro)

      Encuesta anual

      Midnight in Paris

      2010

      Película 

      La red social

      Interpretaciones

      Joaquin Phoenix (Two lovers)
      Emma Stone (Rumores y mentiras)

      Encuesta anual

      Origen

      2009

      Película 

      La clase

      Interpretaciones

      Frank Langella (El desafío. Frost contra Nixon)
      Charlotte Gainsbourg (Anticristo)

      Encuesta anual

      El curioso caso de Benjamin Button
      Déjame entrar
      Los mundos de Coraline
      El secreto de sus ojos

      2009

      Película 

      Tropic Thunder

      2008

      Película 

      Zodiac
  • TWITTER | FACEBOOK | RSS | ITUNES
  • CONTACTO
  • LISTAS
  • ► PROGRAMA VIVIR RODANDO 95: SELFIE
  • RESUMEN 2016
  • EVENTO: CICLO MARCO BELLOCCHIO (JUNIO-JULIO / FILMOTECA ESPAÑOLA)
5

Lo mejor de 2009 (IV): Las mejores películas de 2009







1. LA CLASE (Laurent Cantet)
2.DÉJAME ENTRAR (Tomas Alfredson)
3. EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BUTTON (David Fincher)
4. DONDE VIVEN LOS MONSTRUOS (Spike Jonze)
5. ENEMIGOS PÚBLICOS (Michael Mann)

A principios de este año que se va se estrenaba la ganadora de la Palma de Oro de Cannes, La clase (absurda traducción de Entre les murs). A primera vista una muestra más de cine social de Laurent Cantet. Pero si rascamos nos encontramos ante una de las películas más complejas de la última década. Tratar un tema delicado y complejo como la educación sin ningún viso de demagogia barata. Simplemente haciendo algo tan fácil como meter una cámara hasta la cocina de lo que es una clase en un instituto de verdad. Ni un dialogo de más. Ni un giro de guión absurdo. Cantet hace algo tan difícil como es crear una obra maestra simplemente haciéndolo de la manera más fácil posible.

A pesar de ser una película de terror (¿o no? ¿o es un drama social? ¿o una película romántica?) Déjame entrar es la película que más simpatías ha despertado entre todo el público este 2009. Por la sencilla razón de sorprender al personal cuando parece que ya nadie lo puede hacer en una pantalla de cine. Porque Déjame entrar sólo se puede ver en pantalla grande, para poder admirar cada belleza helada que tiene cualquier fotograma de la película. Y porque cualquier escena entre los jovenes Lina Leandersson y Kare Hedebrant merece más la pena que muchos films que se estrenan en España.

El curioso caso de Benjamin Button, Donde viven los monstruos y Enemigos públicos son tres casos similares. Directores (David Fincher, Spike Jonze y Michael Mann) por los que merece la pena pagar para ir al cine simplemente porque sabes que vas a ver algo especial. En estos tres casos vemos a tres grandes genios que superan retos complejos (especialmente en el caso de Mann) volando por encima de sus películas. Cada fotograma de El curioso caso de Benjamín Button, Donde viven los monstruos y Enemigos públicos (vaya final en esta última) son de tan belleza que te hace reconciliarte con el mundo hayas tenido los problemas que hayas tenido ese día.

2009 ha sido un buen año de cine. Muchas buenas historias que podían haber estado en este top five como Celda 211, Malditos bastardos, Los mundos de Coraline, Un cuento de navidad, El desafío (Frost contra Nixon), Pagafantas, El luchador, Up, El imaginario del doctor Parnassus, Los abrazos rotos, Star Trek, El secreto de sus ojos... Y en otro grupo los films que me he dejado en el tintero (por mil razones aunque la principal sería la falta de tiempo) por ver y que gente con buen gusto me aseguran que han sido de lo mejor del año. Películas como Gran Torino, Revolutionary Road, Still Walking, Vals con Bashir, The reader, La duda, (500) dias juntos, Distrito 9, The Damned United, Los límites del control (en estos dos últimos casos culpa de su lamentable distribución), Tres días con la familia, Avatar...

Lo mejor de todo esto es que las listas son algo muy personal y donde uno descubre una obra maestra otro ve una basura. Lo deseable es que no pare el cine y que cada uno decida que es lo mejor o peor del año. Y si miramos al futuro en 2010 descubrimos Alicia en el país de las maravillas (Tim Burton), Un prophète (Jacques Audiard), The lovely bones (Peter Jackson), Shutter Island (Martin Scorsese), La cinta blanca (Michael Haneke), Invictus (Clint Eastwood)... Aunque cambiemos de año esto no para. Feliz 2010.
2

Lo mejor de 2009 (III): Interpretaciones de cine en 2009

INTERPRETACIONES MASCULINAS DEL 2009







1. Frank Langella (El desafío. Frost contra Nixon)

2. Christoph Waltz (Malditos bastardos)

3. Pablo Rago (El secreto de sus ojos)

4. Sam Riley (Control)

5. Mathieu Amalric (Un cuento de navidad)

También fueron grandes interpretaciones: Michael Sheen (El desafío. Frost contra Nixon), Gorka Otxoa (Pagafantas), Sam Rockwell (Moon), Luis Tosar, Alberto Ammann (Celda 211), Mickey Rourke (El luchador), Johnny Depp (Enemigos públicos), Ricardo Darín, Guillermo Francella (El secreto de sus ojos), José Luis Gómez (Los abrazos rotos), Max Records (Donde viven los monstruos), Kare Hedebrant (Déjame entrar), François Bégaudeau (La clase), Sean Penn, James Franco (Mi nombre es Harvey Milk)

INTERPRETACIONES FEMENINAS DEL 2009







1. Charlotte Gainsbourg (Anticristo)

2. Lina Leandersson (Déjame entrar)

3. Mélanie Laurent (Malditos bastardos)

4. Rachel Evan Wood (Si la cosa funciona)

5. Marisa Tomei (El luchador)

También fueron grandes interpretaciones: Cate Blanchett y Tilda Swinton (El curioso caso de Benjamin Button), Soledad Villamil (El secreto de sus ojos), Sabrina Garciarena (Pagafantas), Cristina Alcázar (Al final del camino)
3

Lo mejor de 2009 (II): 2009, momentos de cine para el recuerdo




. Mélanie Laurent vistiéndose para la venganza al son de David Bowie en la divertida y cinéfila, Malditos bastardos

. Charlotte Gainsbourg, todo dolor y locura en Anticristo

. Michael Mann dando un lección de dirección y volando por encima del guión, de la historia y los personajes de Enemigos Públicos

. Pagafantas, humor (español) sin complejos. Ochenta minutos divertidos y directos al grano de la comedia

. Star Trek o como J.J. Abrams sabe crear un espectáculo divertido y trepidante sin tomar al espectador como idiota



. Resurrecciones en pantalla grande, Sam Riley toma el cuerpo y el alma del lider de Joy Division, Ian Curtis en Control

. Las múltiples caras de Heath Ledger con la forma de Johnny Depp, Colin Farrell y Jude Law en El imaginario del doctor Parnassus

. Sam Raimi vuelve al terror más puro con Arrástrame al infierno. No es Posesión infernal pero mola

. El amor otoñal de Tilda Swinton y Brad Pitt en El curioso caso de Benjamin Button



. Penélope Cruz rompiendo doblemente (en carne y hueso y en pantalla de cine) con José Luis Gómez en Los abrazos rotos

. Evan Rachel Wood y Patricia Clarkson en Si la cosa funciona.El cine de Woody Allen es de las mujeres

. La clase o saber hablar de un problema social de forma clara, brillante y sin demagogias



. Marisa Tomei en El luchador desplegando más belleza, inteligencia y erotismo que cualquier veinteañera estrella norteamericana

. Duelos que saltan chispas, Alberto Ammann contra Luis Tosar en Celda 211 y Sam Rockwell contra Sam Rockwell en Moon

. La intensidad que tiene cada fotograma de la ¿familiar? Un cuento de navidad

. El tono oscuro de Los mundos de Coraline y el fantástico repertorio de interpretaciones de El secreto de sus ojos (Ricardo Darín, Soledad Villamil, Pablo Rago, Guillermo Francella...)

. El rostro de Max Records en Donde viven los monstruos. Perfecto acompañamiento a las poderosas y emocionantes imágenes de Spike Jonze

. Toda la helada belleza que contiene esa maravillosa sopresa llamada Déjame entrar

. Música y cine, imposible vivir sin ellos. Una muestra la han dado Clint Mansell (Moon) Alexandre Desplat (El curioso caso de Benjamin Button), Michael Giacchino (Star Trek / Up), Bruno Coulais (Los mundos de Coraline), Karen O y Carter Burwell (Donde viven los monstruos), Elliot Goldenthal (Enemigos públicos)...
2

Cara a cara: Donde viven los monstruos



Seres inadaptados de este y otros mundos, por Raúl Cornejo



Maurice Sendak sólo necesito nueve frases para lograr que libro, Where the wild things are, fuera todo un fenómeno sociológico en su momento e impactará a un montón de niños estadounidenses. Spike Jonze, ya sin Charlie Kaufman, tampoco necesitaba mucho más para expresar una multitud de emociones con sus poderosas imágenes. Jonze crea una intensa historia en su Donde viven los monstruos sobre la inadaptación social que tenemos todos (o casi todos) en este u otros mundos que haya a nuestro alrededor. Porque en ese universo monstruoso creado por Max para huir de su aburrida realidad se encuentran los mismos defectos de los que huía. La inadaptación no es sólo un comportamiento humano sino que es tan, tan universal que lo podemos hallar donde vayamos. Incluso aunque esos mundos no existan. Porque ese amigo que necesita Max ,en forma de monstruo llamado Carol, no será un escape hacía una realidad más placentera sino la confirmación de que no hay huida para los monstruos internos que tenemos cada uno. Max y Carol descubrirán su incapacidad para ser felices por mucha felicidad que tengan alrededor en forma de madre o de amor secreto.

Y para hablar sobre todo ello Jonze se busca unos cómplices de lujo que acompañen a su tamaño talento. La música de Karen O y Carter Burwell (con pinceladas de lujo de Arcade Fire) y ese milagro llamado Max Records y sin cuyo rostro Donde viven los monstruos no tendría la intensidad que pulula por cada fotograma ayudan a que nos demos cuenta que estamos ante algo especial que necesita de nosotros nuestros cinco sentidos. No es extraño que Donde viven los monstruos hable sobre lo duro que es sentirnos bien en un sitio ya que no es una película fácil. Necesita demasiado complicidad para entrar en su maravillo y oscuro juego y no salir huyendo como hace Max en la película. Pero si comprendes los pensamientos y los miedos de Max y Carol puede ser que esa isla donde viven los monstruos se convierta en un lugar placentero y cómodo donde no sentirte extraño.

. Lo mejor: la capacidad de Jonze para hacer suyo un relato ajeno / . Lo peor: tiene muy complicado encontrar su público

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Chantaje emocional, por Ángeles Gómez



Que esté basado en un cuento infantil mítico de los años sesenta que apenas tiene texto, que Spike Jonze haya tardado cinco años en sacar adelante el proyecto, que la factoría Henson haya invertido creatividad y cariño en hacer que los muñecos de los monstruos nos muestren sus emociones, que el actor principal sea un niño de increíble talento, que la banda sonora sea preciosista y evocadora, que la fotografía de todas las localizaciones roce el clímax estético.

Con todos estos ingredientes si no te emocionas con mi peli es que realmente eres un monstruo. Eso quizá debió pensar el director cuando comenzó esta empresa. De lo que a lo mejor no se percató es que una cosa es el lenguaje visual de un cuento infantil de nueve frases, y otra muy distinta es una película de casi dos horas.

De lo que promete el film al principio cuando se muestran los conflictos en los que vive el pequeño Max a lo que ofrece a partir del momento en que se han presentado los monstruos hay un abismo en el que se estampan las expectativas de los que esperan ver realmente una historia. Que los monstruos tienen serios problemas está muy claro, pero los guionistas, con Jonze a la cabeza, no logran plantear bien cuáles son realmente los conflictos y las motivaciones de los monstruos, lo cual puede provocar aburrimiento y decepción en el espectador. Y claro, si uno no se encuentra en el paroxismo del reencuentro con la infancia y los sentimientos con tal alarde de medios es que es lo peor. Esperemos que nadie se deje llevar por el chantaje emocional de Donde viven los monstruos y que quien quede satisfecho con el resultado no sea porque haya llevado a la taquilla un maletín lleno de trajes nuevos del emperador con números no correlativos.

. Lo mejor: la factura visual / . Lo peor: su falta de guión en la parte central de la película

* Ángeles Gómez es la creadora del programa "Y si no, nos enfadamos"

. Una obra entrañable que carece de la suficiente empatía (Alberto Quintanilla, Pasión por el cine)

. Salvajemente inocente (Sergio Roma, Cinebulosa)

. Imaginar, crecer... (Beatriz Martínez, Miradas de cine)

2

Lo mejor de 2009 (I): El público dicta sentencia



Sobre artes como la literatura, el cómic o el teatro siempre ha pesado la losa de ser expresiones algo elitistas. Todo lo contrario le sucede al cine que es quizá el arte más popular que existe. Por eso, Vivir Rodando se exigió este año preguntarle a sus oyentes / simpatizantes que era lo mejor que habían visto este año. Con las interesantes y exquisitas aportaciones de los amigos hemos podido realizar un crisol ecléctico y genial de lo que ha sido este año 2009. Listas que van desde personas que han marcado un film a entusiastas que han señalado diecisiete (Roberto, ese gran cinéfilo) . Todas y cada uno han demostrado, es un lujo conocer a gente con tan buen gusto. Para ellos esto es lo mejor de 2009.

En un primer grupo se han destacado tres maravillosas y emocionantes películas. El curioso caso de Benjamin Button, Déjame entrar, El secreto de sus ojos y Los mundos de Coraline. Fincher tras realizar su obra maestra Zodiac (¿la mejor película de la década?) realiza un largo cuento sobre la muerte, la vejez y el tiempo que no ha dejado indiferente a los oyentes. Poco que decir sobre Déjame entrar. Una de las películas más hermosas (gélida belleza) de los últimos años. Pocas veces un éxito boca-oreja fue tan merecido. Y si hablamos de popularidad tenemos que referirnos a El secreto de sus ojos. La típica película tan bien realizada, con tan buena mezcla de géneros y buenas interpretaciones (de Ricardo Darín a Pablo Rago pasando por Soledad Villamil) que es imposible que deje indiferente a alguien. Películas con emociones humanas que también transmiten personajes que no son humanos como en la oscura y brillante, Los mundos de Coraline.

En el segundo grupo los oyentes sitúan una interpretación escalofriante de Kate Winslet con The Reader, la cruda realidad de la educación con La clase, la solidez de una buena historia carcelaria con Celda 211, los sueños y decepciones del matrimonio Winslet-DiCaprio con Revolutionary Road y lo que no puede faltar en toda lista de lo mejor del año, un Pixar con Up.

Y un poco más lejos se sitúa un tercer grupo de películas más amplio y heterogéneo aunque con amplias dosis de calidad. Aquí se sitúan, Still Walking, La duda, Malditos bastardos, El desafío. Frost contra Nixon, Anticristo, El vuelo del globo rojo, Un cuento de navidad, Los abrazos rotos, Enemigos públicos, Arrástrame al infierno, Slumdog millonaire, Gran Torino, El imaginario del doctor Parnassus, Resacón en Las Vegas, Ponyo en el acantilado, City of Ember y Los sustitutos.

Y por último lo más importante de todo, que no son las películas sino las personas que han colaborado para saber que es lo que más ha gustado este 2009. Roberto Pascual, Nacho Gonzalo, Annabel Martínez, Ángeles Gómez, Antonio Chaves, Unai Álvarez, Xavier Vidal, Alex F. Cornejo y Ángel Blasco, han participado en esta visión cinéfila de lo que fue 2009. Nunca un año pudo encontrar mejores jueces.
2

Infravalorados de cine: Oliver Platt. Alegrame el día

Este domingo, El Pais ha elegido a los 100 personajes iberoamericanos más importantes del año 2009. En el apartado de deportes estaba, como no, Pep Guardiola y el texto que acompañaba estaba escrito por Vicente Del Bosque. La tesis del seleccionador español de fútbol era que aunque no conocía personalmente a Guardiola le caía bien. “No le conozco por dentro, ni su relación con los jugadores, ni el desarrollo de la estrategia deportiva, ni el método de trabajo. Cuando hablas de una persona, para resumir lo que piensas y simplificarlo hay una frase que siempre utilizamos: “Me cae bien””, escribe Del Bosque

Esa sensación del buenrollismo que te da una persona sin conocerla pasa mucho en la televisión, cine o teatro. Pues esa sensación del honorable Del Bosque la tengo yo cuando aparece en escena el actor Oliver Platt. No sé si esconde cadáveres en su armario o estafa hacienda. La realidad es como Del Bosque con Guardiola a mí Oliver Platt me cae bien. Porque sé que aunque esté viendo una película nefasta (y Platt ha rodado tanto que ha hecho más de un bodrio) si aparece el orondo Oliver la película crecerá. Su fisico orondo su cara bonachona y su capacidad para la ironía hacen que les llueva los papeles robaescenas. Él es el que entra el salón para aportar otra visión de lo que estamos viendo. Ya sea defendiendo como abogado al presidente de los Estados Unidos en un papel más serio (El Ala Oeste de la Casablanca), siendo el contrapunto cachondo / irónico, el amigo de... (Tango para tres) o el experto que llega al film a robar escenas a los protas (Mandíbulas) o alguien que con una imitación de Richard Nixon hace que te olviden que en ese film hay actores más consolidados como Frank Langella, Sam Rockwell o Michael Sheen (El desafío. Frost contra Nixon). Platt llega, roba la escena y se va, esperando su próximo y episódico trabajo.

Platt me cae bien y quizá nunca llegue su oportunidad. Su protagonista que le permita llegar a publico masivo (¡qué bien estaba en esa joya llamada Funny Bones!), su secundario que le permita una nominación al Oscar... Quizá eso no vaya a llegar nunca. Es una pena porque este actor puede alegrar una tarde con una mala película. Y yo sería el primero que se alegraría si llegara su merecida recompensa. Simplemente porque es un tipo que me cae bien.
1

Programa Vivir Rodando 10 Diciembre 09





Aunque estemos a diez de diciembre es hora de recogerlo todo y empezar a hacer balance. Que es lo mejor (o lo peor) de este año de cine que se acaba en unas semanas. Para ello hemos contado con la colaboración de la mejor persona que puede hacernos un resumen del año ya que pocas personas viven los días tan intensamente como él. El inefable Antonio Sempere. Con él charlaremos de cine extranjero y español además de mirar el futuro de lo que nos viene encima. También se podrá oír los valoraciones de algunos de los oyentes que opinan sobre lo mejor que han visto este 2009. Unai Álvarez, Antonio Chaves, Ángel Blasco, Ángeles Gómez y Roberto Pascual nos comentan las mejores películas que han visto este año. Vivir Rodando dice adiós a un año de cine.

Para descargar o escuchar el programa pinchad en:

. Programa Vivir Rodando 10 Diciembre 09 (Lo mejor de 2009)
0

Joyas a reivindicar: Están vivos. Conciencia social carpenteriana


¿El cine de Ken Loach o Fernando León se acerca realmente a la vida de los obreros, los parados o desclasados? Hay corrientes creen que este cine social (también depende de qué películas hablamos) tiene ciertas dosis de demagogia e irrealidad que le alejan de cualquier tipo de posible realismo. A veces intentar acercarte los que más sufren te aleja de ellos puesto que la realidad es prácticamente imposible de fotografiar. En otro orden de cosas tenemos un genero que siendo la antitesis de lo creíble y real, muchas veces, consigue que palpemos cómo siente de verdad el género humano. Me refiero al cine fantástico, refugio de unas libertades que no tienen otros tipos de cine.

En 1988 John Carpenter con Están Vivos se dispuso a estrenar lo que se podría considerar una gracieta (como son consideradas algunas de sus películas). Una película de alienígenas o zombies, otra más. El quid de la cuestión es que Carpenter se puso el mono de Ken Loach y queriendo (como persona inteligente social) realizó una impactante y acertada metáfora social. En realidad algo más allá que una metáfora, una visión de lo que debería ser la conciencia de clase norteamericana. Porque los “extraterrestres” tardan en aparecer. La práctica totalidad de la primera parte del film habla sobre las circunstancias terribles en las que viven la clase baja-media en Norteamérica. Bajo la excusa de la crisis (sí amigos, no sólo en estos tiempos hay crisis) las empresas fagocitan a sus trabajadores arrojándoles a la calle con nada. Eso si es puro realismo.



Pero la parte fantástica no se queda atrás. Los extraterrestres son invasores que llevan años ocultos entre nosotros. Son los ricos, los poderosos, la clase alta que nos dominan y nos duermen impidiéndonos rebelarnos contra la situación (de miseria) que nos hacen llevar. Y sólo podemos ver su verdadero rostro (decrepito y horroroso) con unas gafas de sol especiales. En realidad Carpenter dice que más allá de la película esos extraterrestres viven entre nosotros. Igual que en el film nos dominan, nos obligan a consumir, a ver (mala) televisión, a seguir dormidos... El claro problema es que no llevamos gafas para ver sus verdaderos rostros. O quizá que no queremos verlos. Que no nos interesa usar esas gafas imaginarias porque estamos mejor dormidos y subyugados. En resumen, todo un puñetazo carpenteriano a nuestra realidad.
0

Programa Vivir Rodando 26 Noviembre 09



Hablar sobre la peculiar relación que han tenido y tienen el cine y los cómics es harto complicado. Pero como todo en la vida si estás bien acompañado todo es más fácil. Para este último programa de Vivir Rodando hicimos un viaje de media hora sobre el binomio fascinante que forman el cine y los cómics con la mejor compañía posible, nuestro superhéroe favorito, Fernando Miró. El profesor de la UMH y mente pensante del imprescindible programa ¿Qué puedo hacer? nos lleva por un programa de celuloide y viñetas donde aparecerán nombres como Alan Moore, Frank Miller o M.Night Shyamalan. Toda una aventura fascinante que te invito a escuchar.

Si quieres escuchar o descargar el programa pincha en:

2

Interpretaciones de cine: Edward G. Robinson (Perdición). Las buenas fragancias siempre vienen en frascos pequeños



De las muchas de las cosas en las que estoy de acuerdo con Luis García Berlanga destacó una. Su pasión por los secundarios. En cine y televisón no importan tanto los protagonistas como la aparición en su justa medida de un buen personaje secundario que sepa sostener una historia. ¿Qué sería de Los Soprano sin Christopher Moltinsanti? ¿Cómo hubiera sido Malditos Bastardos sin el lenguaraz Christoph Waltz? Son el pilar que debe sostener una buena película o serie. Por eso por mucho que cuando recordamos Perdición pensemos en Fred MacMurray o Barbara Stanwyck es imposible que no se nos vaya a la mente al verdadero ganador de la partida que es Edward G.Robinson.



Seamos claros. Fred MacMurrray es un tipo inteligente capaz de crear planes perfectos (¿?) para llevarse la pasta y a la chica. Y es verdad. Todos los hombres del mundo mataríamos hasta nuestro perro por estar con una mujer como Stanwick. Pero insisto, seamos sinceros. El pastel se lo lleva el patito feo. El bajito es el que tiene todas las respuestas, el que sabe decir la palabra adecuada en el momento preciso. La persona a la que no le importa mandar al cuerno a su jefe porque ÉL (y sólo él) tiene la razón. Porque Barton Keyes es amigo de sus amigos hasta que huele la mentira y cuando se pone a investigar ya pueden frotarse todo lo que quieren MacMurray y Stanwick. La pantalla es para él y los afilados diálogos de Billy Wilder y Raymond Chandler. Pero la película es suya porque nadie enciende una cerilla como él para darle a un amigo su último cigarro de libertad. Probad a hacerlo, con el pulgar para intentar impresionar a alguien (ya sea unos amigos o una mujer). Quedaréis en ridículo y os dejareis la piel en ello. Eso sólo lo saben hacer los grandes. Aunque, como en este caso, vengan en recipientes pequeños.
0

Programa Vivir Rodando 12 Noviembre 09




El hombre que mató a Liberty Valance habla sobre la creación de un falso mito. Jordi Costa intenta dar una visión realista de un mito hinchado, según él, como Alejandro Amenábar a través de su cómic Mis problemas con Amenábar. Miguel Carvajal habla de un mito que no merece discusión como John Ford. De eso hablamos en el último Vivir Rodando, de mitos y leyendas.

Si queréis escuchar o descargar el programa pinchad en:

. Programa Vivir Rodando 12 Noviembre 09
2

A la yugular y sin rehenes

- Celda 211 - (Daniel Monzón, 2009)





Hace más de diez años mis tíos, unos amantes del cine clásico, me llamaron para ir al cine. Mi sorpresa fue que la película a la que me querían llevar era algo que parecía bastante alejado de sus gustos, el film en cuestión era Algo pasa con Mary. Al preguntarles la razón de su elección la respuesta fue contundente: “Daniel Monzón le ha puesto la máxima nota en Fotogramas y sabemos que tus gustos suelen coincidir con los suyos”. Y en parte era cierto. Desde sus textos en Fotogramas, Monzón abogó por una libertad total, sin prejuicios y con un gusto en especial por el buen cine de género (thriller o fantástico). Y así ha permanecido su carrera buscando una buena película de género sin ningún tipo de complejo. Eso ha hecho que sus películas (El corazón del guerrero, El robo más grande jamás contado...) sean bandazos irregulares pero llenos de talento.

Por eso para lograr que Celda 211 sea su película más redonda se ha arremangado la camisa y se ha puesto a trabajar duro. Ha olvidado la fantasía y ha decidido ir directo a la yugular de la historia, de los personajes y del espectador. Y para eso había que dejarse los complejos en casa y mirar todos los referentes norteamericanos que hay. Porque Celda 211 es una película de género sin complejos. Un thriller carcelario, eso si con un magnifico retrato de personajes y una sólida base argumental. Las magnificas escenas entre Luis Tosar (futuro Goya al mejor actor) y Alberto Ammann, la conseguida interacción entre el motín carcelario y lo que sucede fuera (ese juego de cámaras), el perfecto casting tanto en la prisión como fuera de ella, el inteligente argumento de los presos de ETA, la valentía y acierto en la crítica a los aparatos institucionales...todo funciona por el simple hecho de que Celda 211 se cree a si misma. Ni se avergüenza de tener referentes ni se acomoda en copiar y pegar. La única pega de la película de Monzón es que también exige un acto de fe.

Monzón y su coguionista Jorge Guerricaechevarría necesitan inventarse un giro argumental para que la película siga creciendo en su recta y oscura parte final. Ese giro ,del que no hay que decir mucho, es a todas luces poco o nada creíble. Pero lo mejor de Celda 211 es que nos gusta tanto lo que cuenta que se lo perdonamos e intentamos olvidarnos de ese pequeño truco de feria para continuar disfrutando de lo que nos cuenta Monzón. Porque Celda 211 es una película que se disfruta y se sufre. Cine que no necesita rendirle cuentas a nadie ni avergonzarse de lo que. Puro cine de género realizado con maestría.

Lo mejor: Su contundencia

Lo peor: Su poco creíble giro argumental (aunque necesario para su recta final)

. Amistad entre rejas (Sergi Sánchez, Canal TCM)

. Un western entre rejas (Iris Martín-Peralta, Cine 365)

. De prisiones, lealtades y bofetadas de la vida (Juan Zapater, Noticias de Gipuzkoa)
3

Première, interesante y estimulante programa cinéfilo / radiofónico



Hace bastante tiempo anuncié en este blog la aparición de una interesante revista llamada Première que tenia como finalidad hablar sobre Ciudad de la Luz y las películas que se ruedan alli. Para fortuna de todos los que nos gusta el cine el proyecto no ha muerto sino que ha mutado y se ha transformado. El papel se ha convertido en ondas radiofónicas y Première es ahora un programa de radio. A través de la Radio UMH conoceremos las últimas novedades de Ciudad de la Luz así como entrevistas a conocidos actores y directores. En este primer programa pudimos escuchar a gente como Juanma Cifuentes o Adán Aliaga entre otros. Première es un programa creado y dirigido por Chuse Congost, Marco Martínez y Silvia Muñoz.

Si quieres escuchar o descargar el primer programa de Première pincha en:

. Première (Primer Programa)
1

Elogio de un todoterreno



Ante el fallecimiento de su padre, el hijo de José Luis López Vázquez respondía a la pregunta de cómo le gustaría ser recordado a su padre de esta manera: “Con cariño que le ha profesado la gente cuando estaba vivo”. Esa sería la frase que se utiliza con muchos de los actores más populares muertos. Con una simple diferencia. Con José Luis López Vázquez ese cariño era real.

Porque a todo el mundo le gustaba imitar su “señorita” que espetaba a la gran Gracita Morales. Porque fue un cómico genial que supo llegar al pueblo a base de tics y gestos geniales que bordeaban la línea de la sobreactuación pero nunca la superaba. Hizo películas realmente populares, trabajó con un fenómeno de masas como Paco Martínez Soria e hizo el cine del que muchos se avergonzarían con cierta edad. Pero él no. Porque sus personajes tenían que ver con nosotros, con la gente de verdad. Y sin esa vergüenza supo trabajar con Carlos Saura, hacer Mi querida señorita, vivir en el caos berlanguiano de los Leguineche, poner su talento cómico a una pequeña gran obra como Atraco a las tres... Hacer de todo y todo bien. Sin pedanterías, ni intelectualidades sobrantes. Su carrera es envidiable porque simple y llanamente lo hizo todo. Y lo más difícil, de manera sobresaliente. Nunca se sabrá si era el mejor pero lo que si sabemos es que era historia. Un auténtico todoterreno.

. El gran versátil (Diego Galán, El País)

1

Programa Vivir Rodando 29 Octubre 09




Esto es como una buena serie. Por mucho que empiece bien en sus dos primeras temporadas sabes que cuando se le juega es en la tercera. Donde se decide cual va a ser su lugar verdadero en la historia. Vivir Rodando vuelve a las ondas con su tercera temporada. Y como las novias lo hace con algo viejo y algo nuevo. ¿Algo viejo? Nos arropa el magistral director británico Alfred Hitchcock del cual conoceremos todas las claves de su cine gracias a Begoña Ivars (profesora de la UMH y de Ciudad de la Luz). ¿Algo nuevo? El genial proyecto cultural La Kuriosa que pretende ofrecer otra visión de la vida en la provincia de Alicante. Hablaremos con sus creadores Elizabeth Aribau y Daniel Dilar.

Para bien o para mal, Vivir Rodando ha vuelto.

Si quieres escuchar o descargar el programa pincha en:

. Programa Vivir Rodando 29 Octubre 09
3

Cara a cara: El imaginario del Doctor Parnassus



Cuentos que ya no nos cuentan, por Raúl Cornejo



El imaginario del Doctor Parnassus, es una película que cuenta con la aparición de Heath Ledger (en su última actuación), Colin Farrell, Jude Law y Johnny Depp. Con estos datos podriamos pensar que sería un film completamente vendible que se estrenaria en varias salas de España. Pero ojo, en la ficha también tenemos que mirar al director que es nada más y nada menos que Terry Gilliam. Ese dato hace que la película no se haya estrenado del todo mal para ser un Gilliam pero con ese tufillo molesto de pánico hacía la obra del ex Monty Python. Y hay algo que no se puede negar. El imaginario del Doctor Parnassus es puro Gilliam. Barroquismo, imaginación y ningún miedo a mostrar su mundo tal y como es. Es verdad que ese vivir al filo hace que El imaginario del Doctor Parnassus le cueste encontrar su tono personal e intransferible. Como si William luchará contra su película y el interés de hacer algo más accesible para que su película pueda ser estrenada. Pero en un momento concreto la película vuela sola con las alas de Terry Gilliam.

La aparición del Imaginario en el centro comercial con ese viaje al mundo de una mujer cuyo guía es Johnny Depp (a Gilliam se le ve el plumero y le da la mejor parte a su amiguito Johnny) hace que la película se encuentre a si misma. El cuento realmente se vuelve cuento y El imaginario del Doctor Parnassus toma toda la pasión y magia que necesita. A partir de ahí es un carrusel de imaginaciones, diablos (¿podría haber mejor Lucifer que Tom Waits?), héroes de mentira y apuestas con almas por en medio. Todo una gozada para quienes amamos el cine de ese loco personaje llamado Terry Gilliam. Si obviamos cierta irregularidad en su primera parte y miramos con los ojos de un niño al que le están contando un cuento (oscuro, como los buenos cuentos) tendremos el lujo de disfrutar de películas que, desgraciadamente, ni se hacen o, lo que es peor, ni mucho menos se estrenan.

. Lo mejor:
La ensoñación con Johnny Depp como guía / .Lo peor: la marginación a la que parecen condenadas todas las películas de Gilliam

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Terry, ¿pero qué me estás contando?
, por Ángeles Gómez




Tras el trágico acontecimiento del 22 de enero de 2008 es difícil valorar quién de los dos estaba en una situación más desoladora: Heath Ledger por morirse durante el rodaje de, entre otras, El imaginario del Doctor Parnassus, o Terry Gilliam por tener que calentarse la cabeza para suplir tamaña pérdida. La película comienza con una secuencia que es la trampa para que el espectador se trague que Ledger cambia de cara cada vez que entra en conexión mental con el viejo doctor. Los amigos de Gilliam han intentado sacarle del apuro, pero a este director más que el fondo le pierden las formas, y ahí se ha quedado. Este apaño se queda sólo en eso, en un chicle pegado a la rueda de una bicicleta, sin valor narrativo alguno, como muchas de las escenas minuciosamente diseñadas para que se sepa que es eso, una peli de Gilliam, pero sin tener claro qué cuento quiere contar y quién es exactamente el doctor Parnassus, un personaje tan débil como la historia y sus poco verosímiles subtramas.

Sus devotos encontrarán lo que buscan: la estética de siempre con una realización exquisita y una historia fantástica, pero llena de trampas y poco respaldada por las supuestas reglas del juego que a veces tímidamente nos invoca el director. Una chica de dieciséis años en la época actual cuya madre la concibió con sesenta años y que tenía veinte en la década de los treinta lo único que consigue es despistar y que el público pierda el respeto a Parnassus. Que por cierto, ¿qué quién es este tío?
-¡Ah! ¡Que es un monje!
-¿Y de qué orden?
- Y yo que sé… unos que van en alfombras voladoras… y luego se picó con un diablo y se pusieron a apostar…
-¡Ah! Vale.

Y aquí prácticamente termina la biografía del viejo acabado protagonista del cuento.

Mucha estética y tela rota, buenos actores, imaginación y kilométrico metraje es lo que se puede ver si no se si no se busca nada más.

.Lo mejor: su aspecto visual / .Lo peor: su confusión narrativa

* Ángeles Gómez es la creadora del programa "Y si no, nos enfadamos"

. El soñador en su crepúsculo (Jordi Costa, El País)

. Un truco de feria (Jesús Manuel Rubio, Las horas perdidas)

. Al otro lado del espejo (Antonio Weinrichter, ABC)
2

Joyas a reivindicar: Todo en un día. La adolescencia, una aventura pasajera



El año pasado moría Robert Mulligan. No pasó nada. Hace unas semanas falleció John Hughes. Y tampoco pasó nada. Los dos tuvieron carreras interesantísimas y, a su modo, fueron autores. En cambio sus perdidas se pasaron alto ya que en el mundo del cine existe cierta pedantería por la cual sólo interesan los nombres que salen en letras de oro en la historia del séptimo arte. Pues John Hughes hizo un cine completamente reconocible y se adentro con un gran acierto en la mente de los adolescentes norteamericanos. Jugando con las claves de la comedia adolescente realizó un acertado estudio de los triunfos y miedos del joven estadounidense. Aunque muchos apuntan a que su obra maestra es la intimista El club de los cinco yo siempre me quedaré con Todo en un día.

Todo en un día es sencilla. Vemos el día de pellas que se toma el protagonista, Ferris Bueller (excelente, como casi siempre ,Matthew Broderick) con su novia Sloane (Mia Sara) y su mejor amigo Cameron (Alan Ruck) en Nueva York. Junto a esta trama corre otra historia paralela, la odisea que emprenden el director del colegio Ed Rooney (Jeffrey Jones) y su hermana Jeanie (Jennifer Grey) para pillarle en su mentira. Ya tenemos comedia adolescente al canto. Y, si amigos, la tenemos porque es una comedia y no se avergüenza de ello ni uno lo hace de disfrutar con ella. Pero en el fondo, Todo en un día es perfecto análisis del comportamiento y la forma de ser del adolescente en Norteamericana. Ferris Bueller es simpático, sociable y popular pero también arrogante y manipulador. Fruto de unos padres “yuppies” que confunden el amor a su hijo con darle todo lo que quiere. Eso lo refleja el carácter de la hermana de Ferris, Jeanie, que sufre la marginación por parte de esos padres que consideran que sólo tienen un hijo que merezca la pena. Si eso no es el reflejo de un hogar desestructurado...



Pero la aventura de los tres protagonistas en la Gran Manzana no está exenta de miga. El objeto de la escapada de Ferris es disfrutar con sus amigos de un día ya que dentro de poco sus caminos se separaran por culpa de la universidad. Todo el film tiene un halo triste ya que la juventud es algo muy breve que se escapa día a día. Luego llegan las responsabilidades, los problemas, la madurez... La fiesta no es para siempre y, a veces, sólo puede durar un día. Como otro retrato durísimo es el de Cameron (que, en muchas ocasiones, le come el protagonismo a Ferris) , adolescente con mil y un traumas infantiles por haber nacido en un hogar donde el cariño sólo se le concede a lo material.

¿Por qué un día de pellas es justificado por Hughes? ¿Por la simple excusa de rodar una comedia? Hay algo más. El breve retrato que se hace de las clases en Norteamericana es demoledor (ríete tú del Laurent Cantet de La Clase o de la cuarta temporada de The Wire). Profesores sin motivación que no quieren dar clase, alumnos aburridos y directores de colegio sólo preocupados por su carrera. La huida es la única solución que les queda a los jóvenes. Y si se puede hacer en el principal símbolo del materialismo USA, un buen coche, mejor que mejor. Todo en un día sigue teniendo el mismo ritmo y diversión (perfecto colofón con la carrera de Ferris entre las casas de sus vecinos) que cuando se estrenó en 1986. Y sigue conservando esa acertada lectura sobre la adolescencia y que resume Ferris, “la vida pasa muy deprisa y te la puedes perder”.
0

Space Oddity

- Moon - (Duncan Jones, 2009)


No es extraño que la primera película del hijo de un artista como David Bowie, cuyo alter ego Ziggy Stardust presumía de venir del espacio, se sitúe en la luna. Haber crecido con los versos y marcianadas de Bowie seguro que han inspirado a Duncan Jones para crear este Moon. Aunque la verdad es que el debut de Jones en el cine da mucho más de lo que promete.Viendo el tráiler podemos intuir que estamos ante la típica película de ciencia ficción opresiva con toques psicológicos de andar por casa y una oportunidad de oro de lucirse para el actor protagonista. Afortunadamente, Moon es algo más.

Es una película que crece minuto a minuto con un argumento complejo pero ni mucho menos lioso y enrevesado. El film va creciendo y planteando cuestiones sobre el ser humano y su futuro en la tierra. En este caso la clonación es una excusa para hablar sobre los miedos, sentimientos y esperanzas que tenemos los seres humanos y de cómo el futuro y sus avances nos alejan de ellos. Porque Sam Bell (Sam Rockwell) nos representa a todos nosotros. A ese vestigio de humanidad que poco a poco va desapareciendo de nuestro mundo mientras la sociedad avanza.

Si a estas interesantes reflexiones le sumamos la elegante y nada brusca dirección de Jones, la soberbia música de Clint Mansell, la interpretación de Sam Rockwell, un ordenador más humano que los propios humanos y el ser una película que va de menos a más, se puede decir que Moon es una de las apuestas más atractivas que hay en la cartelera actual. Tan atractiva que se merecería que David Bowie le compusiera una oda espacial al film de su hijo.

Lo mejor: La música de Clint Mansell

Lo peor: Las veces (afortunadamente escasas) que utiliza la psicología de manual
3

Campanella o cómo hacer una "buena" película

- El secreto de sus ojos - (Juan José Campanella, 2009)




Juan José Campanella dirgió hace unos un capítulo de House que consiguió ser el más visto de ese año. Un día, una habitación (así se llamaba el episodio) se alejaba de los típicas excesos de la serie planteando un interesante têt-a-têt entre House y una de sus pacientes. Gracias a éxitos como ese Campanella ha ido haciendo una carrera televisiva sólida en Estados Unidos logrando según reconocía en Fotogramas “ganar dinero para lograr hacer sus películas en Argentina”. En mi opinión el director logra algo más. Su experiencia como realizador en el primer pais del mundo le está dando la oportunidad de saber cómo realizar películas sólidas, interesantes y que, en resumen, “gusten”. Como le pasa a El secreto de sus ojos.

El secreto de sus ojos es un thriller, un drama, una comedia, una denuncia social... Campanella ha logrado hacer una larga y no pesada película en la cual cualquier espectador se siente reconfortado porque encuentra su historia. Para lograr esto se necesita tener mucho oficio y cerebro, lograr engarzar todos los géneros sin hacer una película ridícula. Está claro que Campanella ha aprendido en Estados Unidos a tener oficio y a saber realizar como lo haría un perfecto artesano. Sabiendo cuando ser sobrio o contenido o cuando se necesita darle un toque más artístico (como la espectacular secuencia en el partido de fútbol). Con un plantel de lujo (excepcionales todos destacando a Soledad Vilamil y Pablo Rago) la película nunca decae a pesar de que la trama es lo que es. A pesar de que el nudo criminal no es el más original del mundo y tiene algunas aristas, Campanella logra formar un producto sólido y creíble. Creando un drama más que una cinta de genero al uso.

Lo mejor que se puede decir de El secreto de sus ojos es que es ejemplar. En planteamiento y en ejecución. No se le escapa nada a Campanella y logra que nosotros estemos toda su larga duración atentos a la pantalla. Nunca cayendo el sentimentalismo barato ni rozando el cine negro cutre e incluso sabiendo superar los tópicos (que los tiene). Aunque sea ya un director con sus años de experiencia Campanella sigue aprendiendo a hacer cine. Que no es sólo grabar escenas con una cámara y luego montarlas en el estudio.

Lo mejor: Las breves pero intensas apariciones de Morales (Pablo Rago)

Lo peor: Las trampas que inevitablemente tiene la historia

. Una cierta mirada (Marcbranches, La linterna mágica)

. Sencillamente una obra maestra (Adrián Massanet, Blog de cine)

. La mirada de los otros (Ezequiel Boetti, Escribiendo cine)
5

Canto a la vida neoyorquina desde el pesimismo

- Si la cosa funciona - (Woody Allen, 2009)


Estoy seguro que no soy el único que esbozó una sonrisa al saber que en el regreso de Woody Allen a sus raíces (Nueva York, la comedia...) iba a ir de la mano de Larry David. Si Allen fue una bocanada de aire fresco en su estilo cómico, David ha logrado revolucionar el humor norteamericano con esa obra maestra llamada Seinfeld (que creo junto al cómico Jerry Seinfeld). Woody Allen sabía que lo tenía difícil ya que no muchos confiaban en que volvería a ser el de siempre. Quizá por eso necesitaba ir de la mano con uno de los artífices de la mejor comedia estadounidense...aunque sólo fuera como actor. Se podría sospechar que Si la cosa funciona es toda una exhibición de Larry David soltando frases las envenenadas que Allen le había escrito. En resumen, un doctor House pasado por el prisma del genio de Manhattan. Y durante la primera parte de la película así es como funciona la nueva película de Allen que muestra todas sus fobias y desconfianza hacia el ser humano.

Pero estaba claro que Si la cosa funciona era otra cosa, el regreso de Woody Allen a su querida Nueva York. Esa ciudad que siempre ha sido un oasis de vida y cultura en la primera potencia del mundo. Por eso, Si la cosa funciona actúa como una pequeña carta de amor a la ciudad y al estilo de la vida de los neoyorquinos. No importa como haya sido tu vida antes, cual sea tu ideología o tus frustraciones, Nueva York te liberará. Por eso toda la segunda parte es menos Boris Yellnikoff (Larry David) y más Nueva York. Y todos los bienes que te pueden producir Nueva York los centra Allen en lo mejor de película que es Evan Rachel Wood. Una sencilla pueblerina que acaba imbuida (como toda su familia comandada por la estupenda Patricia Clarkson) por el espíritu libre y bohemio de la ciudad norteamericana. El talentoso encanto de Rachel Wood (que no pierde en todo el film) hace que todo el tono amargo y pesimista que trata de trasladarnos el personaje de David acabe convirtiéndose en una llamada optimista a la libertad y a liberarnos de todos los prejuicios que nos rodean. Conseguir la felicidad a través de un pesimismo racional. Mediante bandazos, Allen logra transmitir toda esta filosofía y todo su amor por Nueva York.

Lo mejor: Evan Rachel Wood

Lo peor: A veces es demasiado irregular

 . Regreso (por fin) a Nueva York (Quim Casas, Cine 365)
. De la amargura al optimismo (Beatriz Maldivia, Blog de cine)
. Dejarse llevar (Sergio Roma, Cinebulosa)
3

Series de cine: The Wire. La vida es dura, chaval



Cuando se realizan las típicas listas sobre las mejores series de la historia de la televisión aparecen nombres comunes como Los Soprano, Seinfeld o El Ala Oeste de la Casablanca. Y siempre en esas listas aparece una sombra, un titulo que muchos reclaman como “la mejor serie de la historia” pero que, en un principio, carece del glamour o la popularidad de otras. The Wire es sin duda la serie de culto por excelencia, marginada en los premios, ( sin una acogida masiva del público pero elevada a los altares, con justicia, por unos seguidores que sabían que con cada capítulo estaban viendo algo bueno, inteligente y profundo.

The Wire miente y engaña como lo suelen hacer sus personajes. En realidad toda ella es una serie sobre la mentira. Observando los primeros capítulos parece que estamos ante una serie policíaca sobria y efectiva que refleja la lucha contra la droga de los policías de Baltimore. Mentira a medias. The Wire es una serie social (¡2 nominaciones a los Emmy en cinco temporadas!)seguro que la cuarta temporada la hubiera gustado firmar Ken Loach) sobre el funcionamiento de una ciudad desde todos los puntos de vista posible. Es lógico que The Wire sea fruto de la mente de un periodista (David Simon), ya que sólo uno podía indagar sobre la situación de una comunidad. Y los resultados son escalofriantes. No importa el comportamiento de policías, camellos, periodistas, políticos...si una sociedad no funciona la culpa la tienen los estamentos de poder y su absurda burocracia implícita.



Si se metiera a The Wire en el genero policiaco seria uno completamente distinto. A David Simon le importan tanto los buenos como los malos. Los policías son seguidos con lupa como lo son los traficantes o camellos. No hay demagogia ni tópicos , un policía y un camello sufren y trabajan igual sólo que con un diferente código ético. Y los dos chocan con las injustas y absurdas decisiones de sus jefes que consiguen hacer que las ciudades tengan un funcionamiento lento, absurdo e injusto. Y Simon no se centra sólo en estos dos sectores. La educación (alumnos y profesores), los trabajadores, los periodistas, los políticos...son examinados con lupa y todos tienen el mismo final, el sinsentido de la burocracia y el poder crean una sociedad que atenta contra el sentido común. Los ciudadanos son la victima del poder.

Para lograr una radiografía tan exacta Simon teje un fascinante laberinto de personajes que cruzan sus vidas durante cinco temporadas. Omar Little, Stringer Bell (uno de los grandes villanos de la historia de las series), Jimmy McNulty, Chris Partlow, Cedric Daniels, Tommy Carcetti (para saber cómo es la política de verdad sólo hay que seguir a este gran personaje), Lester Freamon, Bunk Moreland... Imposible quedarse sólo con un personaje, cada uno de su padre y de su madre, juntos forman una ciudad condenada como es Baltimore. Porque The Wire hace algo tan difícil como mostrar la vida. Y no le importa que un supuesto protagonista no aparezca apenas toda una temporada o matar a un personaje carismático en mitad de otra. Porque así es la vida y The Wire la muestra tal y como es con un estilo sobrio y contundente. Y todos esos lugares que aparecen en la serie nos suenan. Porque Baltimore podría ser Alicante, Madrid, Nueva York, La Habana o Buenos Aires. The Wire son todas las ciudades en una. No sé si The Wire es mejor que Seinfeld o Los Soprano y no me importa. Quienes hayamos visto The Wire sabemos que somos afortunados. Porque disfrutarla y sufrirla es una de las mejores experiencias que se pueden tener viendo una pantalla de televisión. Una experiencia necesaria si quieres saber cómo funciona el mundo.

. Periodistas, maleantes y Baltimore
(Javier Del Pino, El País)